Compaginar competición y formación

mr-holanda sub17 Kees van Wonderen Marcadorint

El Europeo sub-17 es uno de los primeros grandes escaparates a los que se enfrenta un proyecto de futbolista profesional. Con 16 o 17 años, incluso 15 años en algunas ocasiones, los jóvenes talentos del viejo continente tienen que lidiar con una fase final de un gran torneo de selecciones, televisado especialmente en las rondas decisivas, que ya despierta interés. No son ajenos a los ojeadores, presentes en mayor o menor medida en su día a día en sus clubes, pero no siempre han tenido la oportunidad de medirse ante otras naciones futbolísticas, contra países que obligan a responder preguntas inéditas, que suponen nuevos retos. Rivales más físicos, más técnicos, más ofensivos o más defensivos. Algunos de estos desafíos se producen ya en las ligas nacionales, pero rara vez a un nivel como en un Europeo sub-17. Solo algunos privilegiados a estas alturas saben lo que es disputar la Youth League, un torneo que plantea retos parecidos. Tampoco es comparable a la experiencia de viajar al extranjero para participar en algunos campeonatos internacionales a nivel de clubes: las concentraciones son más largas, suena un himno de la UEFA, existen unas obligaciones a la hora de atender a los medios…

En este contexto, la UEFA ha ampliado esta temporada la nómina de futbolistas que puede convocar cada selección. Hasta la temporada pasada cada equipo solo podía llamar a 18 jugadores (2 porteros y 16 futbolistas de campo), con la posibilidad de reemplazar a alguna pieza en un caso de emergencia por lesión a lo largo del torneo. Este curso son 20 las fichas disponibles, lo que incrementa el abanico de posibilidades con el que cuentan todos los seleccionadores. Algunos técnicos, como Santi Denia, ya han manifestado su apoyo a la nueva normativa, que se empezó a aplicar ya en los partidos clasificatorios. “Está claro que está positivo (tener a 20 futbolistas). También en la fase de élite. Es algo positivo que ha hecho UEFA y estamos agradecidos. Pero las composiciones suelen ser más o menos igual, la gestión del grupo y de minutos también. Tengo más alternativas, más opciones”, declaró el técnico español cuando se le preguntó por este cambio legislativo.

Santi Denia se mostró satisfecho con la ampliación de la nómida de convocados.
Santi Denia se mostró satisfecho con la ampliación de la nómida de convocados. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Sin embargo, la reflexión más interesante la verbalizó el seleccionador de los Países Bajos, una de las dos selecciones que cuenta sus partidos por victorias en el Europeo sub-17. El combinado dirigido por Kees van Wonderen ha ganado sus dos partidos contra Alemania y España y ya ha dado minutos de calidad a 18 de los 20 convocados. Únicamente se han quedado sin jugar, hasta el momento, el portero suplente, Mees Bakker, y el delantero del Feyenoord Toshio Lake. No suele ser habitual que un equipo introduzca seis cambios en el once después de ganar el primer encuentro del campeonato, con la clasificación para la siguiente ronda en juego.

Sin embargo, Kees van Wonderen argumentó cómo afronta este tipo de torneos. No quiso esperar a la tercera jornada de la fase de grupos para repartir minutos en caso de haber sellado la clasificación, sino que entendía que un campeonato de estas características le exige usar todas las herramientas posibles: Estamos aquí para un torneo sub-17. Lo que hicimos en la Ronda Élite fue usar a todos los jugadores. Así los mantenemos frescos, administramos las energías para los otros partidos y también ofrecemos a todos los futbolistas la plataforma para desarrollarse en este nivel. Después de una victoria en el primer partido, quería darle a los otros jugadores la posibilidad de mostrar qué pueden hacer en este nivel y ver si podían lidiar con la demanda del alto nivel. Eso supone riesgos, lo sé, pero creo que es importante que todos los futbolistas adquieran esta experiencia”.

No siempre es fácil encontrar el punto de encuentro entre la búsqueda del mejor resultado posible en un torneo de prestigio, en el que a veces los entrenadores se juegan sus opciones de progresar dentro de una federación, y lo que quizás es mejor para la formación de los futbolistas en determinadas edades. El equilibrio entre apostar por los mejores jugadores y buscar la forma más efectiva para ganar al próximo rival o priorizar el crecimiento individual de cada uno de los chicos con minutos de competición que puedan significar experiencia a largo plazo.

Cutrone y Upamecano disputan un balón en el Europeo sub-17 de 2015. El delantero italiano ahora es una pieza importante en el Milan mientras el central francés ha sido titular en el RB Leipzig. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Cutrone y Upamecano disputan un balón en un partido del Europeo sub-17 de 2015. El delantero italiano ahora es una pieza importante en el Milan mientras el central francés ha sido titular en el RB Leipzig. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*