El Europeo sub-17 define a sus cuatro aspirantes

Nabil Touaizi lamenta una ocasión perdida.

Inglaterra, Italia, Países Bajos y Bélgica. Tres de los cuatro campeones de grupo cumplieron con la condición de aspirantes a las semifinales, mientras el anfitrión, Inglaterra, se deshizo de Noruega, una de las revelaciones del torneo. A continuación analizamos lo más destacado de los cuatro partidos de cuartos de final.

Bélgica 2-1 España

Bélgica apeó a España del Europeo sub-17 con una formidable segunda mitad que borró del mapa al equipo de Santi Denia. La selección española arrancó muy bien el partido, generó tres o cuatro ocasiones muy claras en los primeros diez minutos y se adelantó con un gol de Alejandro Baena después de una jugada de Nabil Touaizi por la banda izquierda. Denia mantuvo el once que goleó a Alemania con un único matiz, el regreso del sancionado Víctor Mollejo en la banda derecha, que dejó a Nils Mortimer en el banquillo. España hizo circular la pelota con ritmo y agilidad, desequilibró por la banda izquierda con el desborde de Bryan Gil e hizo daño con las apariciones por sorpresa de Arnau Puigmal, portentoso en la media hora inicial. Nabil caía a la banda izquierda y abría huecos para el centrocampista del Manchester United, un llegador fantástico formado en la cantera del Espanyol.

Arnau Puigmal jugó una buena primera parte.
Arnau Puigmal jugó una buena primera parte. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Sin embargo, a España le faltó mayor pegada para traducir su superioridad inicial en una ventaja más cómoda. Nabil Touaizi se mostró muy activo en el juego de espaldas, en la presión, en los movimientos para abrir espacios para sus compañeros… pero le faltó contundencia en el remate. Bélgica salió viva de los minutos de mayor apuro y poco a poco ajustó las marcas: Onana empezó a marcar más de cerca a Baena, Masscho ató en corto a Mollejo y Arnau Puigmal hizo menos daño llegando desde atrás. Amenazó Bélgica con un remate de Dendoncker al larguero antes del descanso y golpeó con fuerza 40 segundos después del paso por los vestuarios. La introducción de Timassi en la medular aportó una energía extra en la medular belga y el centrocampista del Anderlecht tuvo un impacto inmediato en el juego. Bélgica empató nada más arrancar la segunda parte, presionó a España mucho más arriba e incomodó el juego del equipo de Santi Denia. Lo cortocircuitó por completo. Creció Yayi Mpie, que causó estragos cayendo por el sector izquierdo, y Bélgica inclinó el campo hasta convertir a Arnau Tenas en uno de los futbolistas con más trabajo del partido. El portero del Barcelona se equivocó en un despeje con el pie, que pegó en Yayi Mpie y se convirtió en el 2-1, pero luego también firmó varias paradas que mantuvieron a España con vida en el tramo final. Camello y Nabil Touaizi dispusieron de dos oportunidades para llevar el partido a la tanda de penaltis, pero finalmente fue Bélgica quien disputará la semifinal. El equipo belga cuenta sus partidos por victorias.

Yorbe Vertessen (r) of Belgium celebrates scoring to make it 1-1 during the UEFA Euro U17 Championship Quarter-Final match at the Banks's Stadium, Walsall Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 14/05/2018
Yorbe Vertessen celebra el gol del empate de Bélgica. Foto: Focus Images Ltd.

Países Bajos 1-1 Irlanda (5-4 penaltis)

Irlanda llevó al límite a la selección Oranje, que solo pudo eliminar al equipo verdiblanco en la tanda de penaltis. Holanda llegaba en forma al partido de cuartos, contra uno de los conjuntos de menor potencial que seguían en liza, pero se topó con un rival muy bien ordenado. Irlanda replegó, con mucha disciplina, y replegó muy atrás, muy cerca de la portería defendida por Corcoran. Así pues, el combinado neerlandés tuvo todo el tiempo del mundo para sacar la pelota jugada desde atrás, pero luego debía superar una defensa tremendamente tupida, superpoblada, que apenas concedía espacios entre líneas a la espera de desplegarse a la contra con la velocidad y potencia de Idah y Troy Parrott. Así Holanda apenas generó ocasiones de gol antes del descanso.

Ni tampoco en la segunda mitad. Solo los pases verticales de Burger, preciso en los envíos largos, inquietaban a la defensa de Irlanda. McEntee y Collins se impusieron en el eje de la zaga, demostrando un oficio fabuloso a la hora de despejar balones frontales y laterales, y de vez en cuando Idah bajó algún balón largo. El delantero del Norwich completó un partido muy meritorio: sin casi ayuda, sacó petróleo de balonazos y despejes de sus compañeros para provocar faltas, córners o saques de banda que permitieran respirar a Irlanda. En Holanda no apareció Redan, sin espacio para maniobrar. Sin embargo, el campeón del Grupo D abrió la lata a balón parado, cuando Van Gelderen remató de cabeza en el área pequeña. La alegría, no obstante, duró muy poco en la Oranje. Relajado, el equipo neerlandés concedió un tiro cómodo a Troy Parrott, que anotó su tercer gol en el Europeo sub-17 apenas un minuto después de la diana holandesa. Parrott ha participado en los cuatro goles de Irlanda en el torneo: ha marcado tres y ha asistido en el otro, de Idah ante Bosnia. Pertenece al Tottenham y tiene un año menos que la mayoría de compañeros, por lo que merece la pena apuntar su nombre.

Parrott marcó un golazo de falta ante Bosnia. Ha anotado tres de los cuatro goles de Irlanda en el Europeo sub-17.
Parrott marcó un golazo de falta ante Bosnia. Ha anotado tres de los cuatro goles de Irlanda en el Europeo sub-17.

El partido se definió en la tanda de penaltis, donde la selección neerlandesa firmó una hoja impoluta. En Irlanda, Idah falló el primero. En el último lanzamiento, sin embargo, Redan se topó con el portero Corcoran. El colegiado indicó que el arquero irlandés se había adelantado antes del remate del capitán neerlandés, por lo que lo amonestó y mandó repetir el penalty. Corcoran había visto una amarilla por perder tiempo en la segunda parte, por lo que se marchó expulsado y el central McEntee se puso entre palos en el penalty decisivo. En el segundo intento, Redan perforó la portería y selló la clasificación para las semifinales.

Redan fue protagonista de la última jugada del partido. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Redan fue protagonista de la última jugada del partido. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Noruega 0-2 Inglaterra

Inglaterra se armó de paciencia para doblegar a Noruega en Burton y sellar el pase a las semifinales. Después del susto que le pegó Suiza, que se quedó a un gol de eliminar al anfitrión, Inglaterra firmó un encuentro serio y sobrio ante uno de los equipos más físicos del campeonato. Noruega se replegó con tres centrales y dos carrileros y cedió la pelota a la espera de golpear con las descargas de Holm y la velocidad de Hansen. Ante el cerrojo escandinavo, Inglaterra juntó a Amaechi y Appiah en la banda derecha para buscar el desequilibrio y habilitar el disparo con la pierna izquierda de dos de sus futbolistas más determinantes. Sin embargo, nadie fue más decisivo que Bobby Duncan, que marcó el primer gol al anticiparse en el primer palo para rematar un centro desde la izquierda y luego asistió a Amechi en el 0-2 en la segunda parte.

Bobby Duncan abrió la lata y asistió en el segundo gol de Inglaterra. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Bobby Duncan abrió la lata y asistió en el segundo gol de Inglaterra. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

El delantero Noah Holm, del RB Leipzig, fue la principal amenaza para la defensa inglesa. El ariete noruego se mostró productivo en el juego de espaldas, descargó balones largos y permitió a su selección instalarse en campo contrario. También dejó una grata impresión el capitán Thomas Rekdal, un mediocentro posicional de buen pie en la distribución. En la selección inglesa merece una mención Jimmy Garner, que asumió la responsabilidad de repartir juego en la medular con la baja de Doyle. La potencia de Saka en la banda izquierda y la seguridad del portero Ashby-Hammond, seguro en todo el trabajo que tuvo, fueron otras notas positivas en el desempeño del anfitrión. En contra cabe apuntar el individualismo de algunos de sus futbolistas, con Appiah y Amaechi buscando la jugada personal en demasiadas ocasiones.

Jimmy Garner jugó bien ante Noruega. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Jimmy Garner jugó bien ante Noruega. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Italia 1-0 Suecia

La selección sub-17 de Italia no se dejó sorprender por Suecia, que ya había apeado a Portugal en la fase de grupos. Italia se adelantó muy pronto con una diana de Vergani, que culminó con una buena maniobra dentro del área una jugada fantástica de Greco por el sector izquierdo, y luego se mostró segura en defensa. El tanto inicial de los transalpinos trastocó el planteamiento nórdico, pues Suecia se siente más cómoda cuando repliega y tiene espacios para contragolpear. No se sintió tan segura la selección escandinava con el 1-0, que envalentonó a los talentosos centrocampistas de la Azzurra. Fagioli jugó un gran partido en el centro del campo, partiendo desde la mediapunta. El liviano enganche de la Juventus se mueve con delicadez entre líneas, con una sutileza sublime. Apareció a la espalda del doble pivote sueco y se juntó con Greco y Riccardi en el sector zurdo del ataque italiano. Dejó varios detalles de genio, como un disparo desde el centro del campo que se toó con la madera. Fagioli formó una buena sociedad con Jean Freddi Greco, que es bastante más que el centrocampista de ida y vuelta que parece en primera instancia. El interior de la Roma es un centrocampista de mucho recorrido, pero también un jugador muy fino en la asociación con la pierna izquierda.

Nicolò Fagioli brilló ante Suecia.
Nicolò Fagioli brilló ante Suecia. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Suecia tuvo oportunidades para empatar. Hammar desaprovechó un penalty antes del descanso y Russo se convirtió en uno de los protagonistas de la selección italiana. Muy seguro en todas sus intervenciones, el guardameta transalpino detuvo el penalty de Hammar, descolgó a menudo los centros laterales del conjunto sueco y sacó un par de manos brillantes. El empuje nórdico llegó de la mano de la velocidad de Timossi Andersson, que hizo daño a los centrales italianos cuando apareció en la banda, y sobre todo a raíz de la entrada de Lahne, un incordio para Barazzetta en el flanco izquierdo de Suecia. Italia también desperdició varios contragolpes, pero la mala toma de decisiones de sus atacantes en los últimos metros mantuvo el encuentro con emoción hasta el pitido final.

Russo paró un penalty en la primera mitad. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Russo paró un penalty en la primera mitad. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Me he quedado muy sorprendido con la tanda de penalty qué has descrito en el Países Bajos Irlanda, que por adelantarse el portero le saquen amarilla, me parece mucho castigo, a no ser que lo hubiera hecho en todos los lanzamientos y de tanto hacer repetir se cansará el árbitro. No se la norma será así pero me parece una sanción muy dura

Deja un comentario

*