Holanda elimina al anfitrión en los penaltis

Faustino Anjorin of England tries to find a way past Wouter Burger (left) and Cristopher Mamengi of the Netherlands (right) during the UEFA Euro U17 Championship Semi-Final match at the Proact stadium, Chesterfield
Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751
17/05/2018

Siete años sin jugar un Mundial sub-17. Trece sin viajar a un Mundial sub-20. Cuatro participaciones en los últimos cinco Europeos sub-19, pero solo un concurso en el que han superado la fase de grupos. Once años sin disputar una final del Europeo sub-21, con solo una clasificación para este torneo en las últimas seis ediciones. Y seis años desde su última victoria en el Europeo sub-17 que pueden terminar el próximo domingo. La selección de los Países Bajos celebró este jueves su clasificación para una nueva final de su torneo favorito de categorías inferiores después de eliminar a Inglaterra en los penaltis. El equipo Oranje se impuso en los lanzamientos desde los once metros en un partido igualado, con ocasiones para ambas escuadras, pero en el que terminó más entero. Llevó el peso del partido contra Inglaterra, precisamente el país que le arrebató el triunfo en la última final neerlandesa en un torneo formativo. La generación del 97 (con Nouri, Van De Beek, Bergwijn, Ould-Chikh) se quedó sin premio en Malta 2014. Una nueva hornada de talentos, esta vez nacidos a partir del año 2001, puede romper una mala dinámica demasiado larga para un país de tanta tradición formativa. Tras varias decepciones, necesitan un impulso. Una semilla sobre la que hacer brotar nuevas ilusiones. Aunque también será necesario que las generaciones que vengan detrás demuestren que no se trata de una excepción en el nuevo paraje del fútbol tulipán.

Países Bajos 0
Inglaterra 0

Inglaterra vs Holanda - Football tactics and formations

La selección neerlandesa se quedó sin marcar en Chesterfield, aunque bien pudo perforar la portería de Ashby-Hammond en los primeros compases. Arrancó con muchísima fuerza, con dos ocasiones en el primer minuto de juego. Los extremos buscaron el uno contra uno desde el primer suspiro, en especial con el escurridico Summerville en la banda derecha. Wouter Burger asumió la responsabilidad de distribuir la pelota en la medular y la Oranje agradeció su buen criterio en la gestión de las posesiones. Se sintió mucho más cómoda ante un equipo menos conservador que Irlanda, que se replegó muy atrás y concedió pocos espacios. Esta vez Inglaterra también quería mandar. Pero durante largas fases del partido no pudo imponer su guion, en un choque en el que echó de menos a Tommy Doyle, que abandonó la concentración esta semana por culpa de una lesión.

Appiah.
Appiah encaró cada vez que recibió la pelota. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Inglaterra amenazó con su principal argumento ofensivo: la velocidad de los futbolistas de banda. Appiah fue el más activo de los extremos, pero le faltaron socios. O no supo encontrarlos, pues cada vez que recibía la pelota en el flanco derecho buscaba la jugada individual. El poderoso atacante del Nottingham Forest se jugaba siempre la acción personal: buscaba el regate hacia dentro, conduciendo el cuero con la bota izquierda, lo que le convirtió en un futbolista previsible. Algo similar ocurrió con Tulloch en el costado opuesto. Inglaterra quiso sacar réditos de la explosividad de sus extremos en el uno contra uno, pero al mismo tiempo los quemó demasiado pronto con constantes esfuerzos individuales de los que les costó reponerse. Aunque en sus mejores minutos generó verdaderas ocasiones de peligro. Por ejemplo, Anjorin disparó contra la madera en el minuto 35 y justo antes del descanso Saka puso un muy buen balón desde la izquierda que ningún compañero alcanzó a rematar por apenas unos centímetros. Inglaterra tardó en hacerse con el control del partido, pero en el cuarto de hora previo al paso por los vestuarios volcó el juego hacia la banda de Tulloch y Saka y puso en problemas a la zaga naranja.

Después de un inicio de segunda mitad bastante accidentado, con faltas, interrupciones y poca precisión en los pases, Holanda se hizo con el control del partido. El equipo neerlandés llegó más fresco a la recta decisiva, quizás por el hincapié realizado en repartir los esfuerzos en la primera fase del torneo. También ayudó la retahíla de bajas del equipo inglés, con varios lesionados, que tampoco pudo contar con los sancionados Laird y Amaechi. Si en la primera mitad destacó Summerville, tras el descanso asumió el relevo Mohammed Ihattaren, el extremo zurdo del equipo naranja, que encaró con descaro y atrevimiento. El atacante del PSV, un año menor que la mayoría de compañeros, creó varias oportunidades de gol pero desperdició la más clara. Le cayó un balón franco en el área después de que Saka midiera mal un centro lateral y no acertó a dirigirlo entre los tres palos.

Burger fue el mejor jugador de Holanda. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Burger fue el mejor jugador de Holanda. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

El equipo de Steven Cooper fio su suerte a la tanda de penaltis y acabó perdiendo en el sexto lanzamiento. Koorevaar leyó las intenciones de Balogun y se convirtió en el héroe de una selección neerlandesa que alcanza la final después de eliminar a Irlanda e Inglaterra de la misma forma, con tiros desde los once metros tras sendos empates. Le sonrió la fortuna en los momentos decisivos, pese al bajón en el rendimiento de su estrella, Daishawn Redan. Pero, sobre todo, vuelve a competir. No siempre de la forma más bonita, pero al menos de forma coral. Arrasó en la fase de grupos, supo resistir los momentos más comprometidos ante España e Inglaterra y ahora aspira a alzar el trofeo. El próximo domingo, dos de las grandes ausentes del próximo Mundial de Rusia se enfrentarán en la final de Rotherham para reclamar la corona de mejor selección de Europa en edad sub-17.

“Lo que les dijimos a los jugadores antes del torneo fue que, como nación, los holandeses no ganamos mucho. Y queremos cambiarlo. ¿Por qué siempre jugamos bien pero no ganamos nada? Queremos cambiar esto y no importa cómo ganemos el torneo [o si ganamos en los penaltis]”. Kees van Wonderen, entrenador de Holanda sub-17.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Mañana publicaré algo más en clave general de Inglaterra, pero es el caso opuesto en los últimos años en el trabajo de categorías inferiores. En el último años, solo ha perdido en tandas de penaltis. Así se le escapó la final del Europeo sub-17 ante España, así perdió la semifinal del Europeo sub-21 ante Alemania y así ha perdido hoy. El resto de torneos, los ha ganado entre 2017 y 2018 (Mundial sub-17, Europeo sub-19, Mundial sub-20…). Inglaterra está formando a chicos que se están acostumbrando a competir de una forma determinada y a ganar. Falta ver si ahora empiezan a jugar antes en la élite, sin dar tantas vueltas. Pero también hay que apuntarlo.

El problema de Inglaterra es que cuando llega la hora de debutar… Fichan esos mismos jovenes de otros paises a los que ellos han ganado en otros momentos o veteranos que les cierran las puertas. El exceso de dinero hace que sea más fácil llegar y pagar algo ya hecho que arriesgarte a hacerlo debutar tu.

Lo raro de este partido fue que no tuviéramos goles en los 80 minutos. En el primer tiempo, principalmente, hubo muchísimas ocasiones de gol claras.

Deja un comentario

*