Un zapatazo de Vergani devuelve a Italia a la final del Europeo sub-17 cinco años después

vergani-Italia sub17 Inter Marcadorint

El balón cae llovido después del despeje de Lars Dendoncker. Vergani huele su oportunidad. Se ha alejado de los defensas belgas, que reculaban hacia su propia área, pensando que quizás podía recoger la segunda jugada. Controla la pelota con la izquierda, la deja botar y la empalma con el empeine exterior del pie derecho. Un golpeo perfecto. El cuero sale despedido, teledirigido con una potencia extraordinaria, casi violenta, hacia el fondo de la portería de Nick Shinton. Lo grita el nueve de la Azzurra y lo gritan el resto de sus compañeros, que le persiguen en la carrera de celebración. Edoardo Vergani, delantero del Inter de Milán, se sacó un zapatazo de la chistera cuando más sufría Italia para clasificar a la selección transalpina para la segunda final del Europeo sub-17 en toda su historia. Cinco años después, Italia volverá a aspirar a conquistar un título que todavía se le resiste a la federación azzurra.

Italia 2 (Gyabuaa 31′, Vergani 71′)
Bélgica 1 (Vertessen 57′)

Italia vs Belgica - Football tactics and formations

Si a Italia se le resiste el título de campeón de Europa sub-17, a Bélgica se le sigue resistiendo la clasificación para la final. Los pequeños diablos rojos se volvieron a quedar a las puertas de una final continental por tercera vez en los últimos once años. En 2007 y 2015 cayeron en los penaltis, en eliminatorias incluso más ajustadas. No fueron superiores a Italia, que en la primera mitad sometió al verdugo de España mediante el control de la pelota. Pese a la ausencia de su capitán y referente en tres cuartos, Alessio Riccardi, Italia dominó a través del balón. Quiso llevar la iniciativa y abasteció a Nicolò Fagioli con frecuencia entre líneas. El mediapunta de la Juventus se encargó de transformar su actividad a la espalda del centro del campo belga en ocasiones de gol. Nada más arrancar el choque dejó solo a Vergani ante Shinton, pero el portero belga le negó al delantero del Inter un gol que ya se cantaba en el banquillo italiano. Liviano y huidizo como una libélula, Fagioli fue indetectable para el rival hasta que se le acabó el combustible en la segunda mitad. Eso sí, le dio tiempo a participar en la jugada del primer gol transalpino. Brogni se anticipó a su marca y combinó con el talentoso mediapunta, que dejó el balón de tacón para Vergani. El punta devolvió la pelota al lateral izquierdo y en el segundo palo apareció Gyabuaa para rematar el centro de Brogni. Una bonita jugada colectiva que reflejaba la superioridad italiana.

Gyabuaa y Vergani celebran uno de los goles de Italia a lo largo del Europeo sub-17
Gyabuaa y Vergani celebran uno de los goles de Italia a lo largo del Europeo sub-17. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

El despliegue físico de Gyabuaa fue uno de los recursos relevantes de Italia en el primer tiempo. El centrocampista del Atalanta apareció en el área para culminar las jugadas en zona de remate, pero también se mostró disciplinado en las tareas de contención, con un buen trabajo en las ayudas al lateral derecho transalpino para maniatar a Mpie. Bélgica generó pocas ocasiones de gol en la primera mitad: le costó conectar con Mpie, su futbolista más desequilibrante en ataque, y nadie supo aprovechar los movimientos de distracción de Lemoine. El delantero belga creó algunas dificultades a la zaga italiana cuando cayó a la banda, pero el resto de compañeros no aprovecharon sus maniobras para rellenas los huecos que Lemoine generaba en el área. Raskin cogió el timón en la medular e hizo circular el balón con criterio, pero Bélgica apenas inquietó a Russo.

Como ocurrió en el partido de cuartos de final contra España, Bélgica volvió a exhibir su mejor versión después del paso por los vestuarios. Con el marcador en contra, los diablos rojos adelantaron las líneas, presionaron más arriba y propulsaron a sus laterales, con más peso en el fútbol de ataque. Italia perdió el control del balón, Fagioli se diluyó en un encuentro más físico y Leone sufrió para achicar tanta agua en la medular. Creció la aportación de Mpie y Vertessen empezó a asomar la cabeza en la banda derecha. El extremo del PSV Eindhoven fue más incisivo en sus movimientos, siempre con la portería en mente, y empató la contienda después de un contragolpe fugaz iniciado por una maniobra fabulosa de Raskin.

Yorbe Vertessen of Belgium celebrates scoring to make it 1-1 during the UEFA Euro U17 Championship Quarter-Final match at the Banks's Stadium, Walsall Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 14/05/2018
Yorbe Vertessen empató el partido. Foto: Focus Images Ltd.

Cuando más inclinado parecía el partido a favor de Bélgica, que buscaba el segundo gol para evitar una tanda de penaltis, llegó la jugada decisiva. Un envío larguísimo de Armini, un despeje algo defectuoso y un zurriagazo prodigioso que hundió el ánimo de Bélgica. Vergani, que empezó en el banquillo en el debut contra Suiza, marcó su cuarto gol en cinco partidos en el Europeo sub-17 y clasificó a Italia para la final que se disputará en Rotherham el próximo domingo 20 de mayo. En un año sin Mundial, la Azzurra busca alternativas con las que ilusionarse de nuevo. Y tiene motivos para ello con una generación prometedora.

Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*