Fiesta francesa

Tousart titol editado

Augustin saltó al campo tranquilo. Entre las caras de trascendencia de los rivales italianos y de la mayoría de compañeros, el delantero francés salió haciendo muecas, abriendo y cerrando la mandíbula. Jean-Kévin Augustin sonreía en un momento de máxima concentración y de tensión. No le intimidaban los 25.100 espectadores del Rhein-Neckar-Arena. Le estimulaban. Mientras sonaban los himnos se le veía tan relajado como ese alumno que afronta sereno un examen porque se sabe todo el temario. Estaba plenamente convencido de sus facultades y el resultado final avaló sus sensaciones. Francia aplastó a Italia en la final del Europeo sub-19 con un contundente 4-0.

Augustin saltó al campo muy tranquilo.
Augustin saltó al campo muy tranquilo.

La primera que pescó Augustin terminó en gol. Solo tardó seis minutos en anotar una de las dianas del campeonato. Harit le filtró un buen pase entre líneas y el delantero del PSG hizo el resto: dejó a un par de defensas atrás con un control orientado, se plantó delante de Meret y superó al arquero italiano con un regate de categoría para abrir la lata. Con unos nervios de acero y una tranquilidad pasmosa para un chico de 19 años, Augustin hizo fácil lo más complicado. El delantero galo marcó un gol que desquició a Italia, que vio como el plan inicial se le venía abajo mucho más pronto de lo esperado.

Augustin 1-0
Augustin regateó a Meret para hacer el 1-0.

Francia avasalló a Italia a partir de entonces. La pelota volaba en campo propio y los transalpinos no sabían por dónde les soplaba el aire. La circulación gala era enormemente fluida, con los laterales proyectados en ataque y los extremos apareciendo por dentro. Harit bailaba entre líneas, controlando el tempo del partido. El centrocampista del Nantes pausaba y aceleraba las jugadas a su antojo con una clarividencia e inspiración tremenda, siempre acertado en la toma de decisiones.

Con la pelota moviéndose a tal velocidad, Italia solo podía perseguir sombras y pronto encajó el segundo tanto. Francia completó una de las jugadas favoritas: acumuló a muchos futbolistas en una banda, en este caso la izquierda, y dejó solo al lateral del perfil opuesto. Michelin se incorporó al ataque y puso un buen centro para Blas, que se anticipó en el primer palo y sorprendió a Romagna y Meret para anotar el 2-0 antes de los 20 minutos.

Ludovic Blas celebra el segundo gol.
Ludovic Blas celebra el segundo gol.

La selección francesa no levantó el pie del acelerador con el segundo gol, sino que buscó más. Presionó muy arriba y cerró los espacios a la perfección, impidiendo que Italia saliese de su propio campo. Con la línea defensiva adelantada y dos delanteros bastante lentos en el conjunto transalpino, anularon las amenazas de los chicos de Vanoli. Diop se impuso en todas las acciones a Favilli, por lo que Francia recuperaba la pelota cerca de la medular. Además, los goles minaron la confianza de la Azzurra, que se pasó un tramo importante del primer tiempo pidiendo a gritos el descanso. Necesitaba un tiempo muerto, una interrupción que frenara el ritmo del encuentro y les permitiese respirar. Francia les ahogaba, porque les obligaba a perseguir la pelota y sus individualidades estaban entonadas. Harit, Mbappé y Blas casi siempre desbordaban a sus marcadores.

El resultado al descanso fue incluso corto, y la historia no cambió tras la reanudación. Italia apretó, jugó con mayor intensidad, adelantó líneas y empezó a ganar varios duelos individuales. Cazó balones divididos y empujó, pero no le fue suficiente para intimidar a Francia, que capeó bien el temporal con un partidazo del central Diop y el mediocentro Tousart, cortafuegos de cualquier indicio de peligro. Absorbieron los posibles golpes italianos y contuvieron los mejores minutos de los chicos de Vanoli, tímidos pero suficientes como para provocar varias acciones a balón parado para intentar meterse de nuevo en el partido.

Harit fue uno de los mejores jugadores del partido.
Harit fue uno de los mejores jugadores del partido.

Con el paso de los minutos la confianza italiana se fue diluyendo, incapaces de poner en apuros a Bernardoni, y empezó a emerger Meret para evitar una goleada de escándalo. Francia volvió a recuperar la pelota en campo contrario y a través de lo generado por unos finos Blas y Harit obligaron al arquero transalpino a detener varios lanzamientos de mérito. El combinado galo se obsesionó en buscar a Mbappé, el miembro del tridente ofensivo que quedaba por anotar, y eso evitó que el tercer gol llegara antes. Tuvo fortuna Tousart en que un disparo desde la frontal rebotara en Romagna y se terminara colando en la portería.

Meret no pudo evitar el 3-0.
Meret no pudo evitar el 3-0.

En el descuento Diop culminó la goleada con el 4-0, a la salida de un córner. Era un resultado contundente, pero reflejaba a la perfección la diferencia entre ambos equipos. Francia afrontó la final con una madurez enorme, la jugó mejor desde el primer minuto y generó una infinidad de ocasiones para ganar el partido con comodidad. Apenas concedió nada a Italia, que se acercó en muy pocas ocasiones y apenas pudo generar peligro. Fue un partido redondo en una de las mayores exhibiciones que se recuerdan en una final de un Europeo sub-19. Francia ya ganó el campeonato sub-17 el año pasado y repite en la categoría inmediatamente superior este curso, por lo que la base para afrontar un futuro de garantías está asegurada. Cuenta con una generación con varios futbolistas de un potencial enorme.

“Los primeros 10 minutos contra Inglaterra seguramente nos han hecho ganar le torneo. Nos hicieron despertar y ver que debíamos reaccionar para evitar una catástrofe. Hoy queríamos jugar tan rápido como fuese posible desde atrás y devolver el balón al centro. Aunque la clave del partido ha sido la defensa. Tácticamente los chicos han estado enormes”.

Ludovic Batelli, entrenador de Francia sub-19.

Francia celebra el primer Europeo sub-19 desde 2010.
Francia celebra el primer Europeo sub-19 desde 2010.
Fotografías: MarcadorInt/Tomàs Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*