In crescendo

XI Francia sub19

“Seguramente los 10 primeros minutos contra Inglaterra nos hicieron ganar el campeonato”, aseguró Ludovic Batelli, entrenador de Francia sub-19, al término de la final. El combinado galo fue creciendo con el paso de los partidos hasta el punto de engrasar un engranaje tremendamente poderoso en ataque y más que fiable en defensa. En ese primer partido contra Inglaterra, Francia ya insinuó su techo con varias ocasiones para igualar el choque, pero no fue hasta los partidos posteriores cuando sus futbolistas se liberaron y exhibieron todo su potencial.

Francia sub19 - Football tactics and formations
Once base de la selección francesa campeona de Europa sub-19.

Francia ha edificado el título del Europeo sub-19 en su cuarteto de atacantes. Con Ludovic Blas y Kylian Mbappé instalados en las bandas a partir de la segunda jornada, la selección gala ha encontrado en sus extremos a dos elementos enormemente desequilibrantes. Blas y Mbappé no necesitan la ayuda de nadie para regatear: simplemente suelen ser superiores a sus adversarios en situación de uno contra uno. Por eso ha sido muy habitual ver a los galos firmar varios goles calcados en los que uno de los futbolistas de banda protagonizaba una jugada individual espectacular para asistir a un compañero que llega solo en el área pequeña. Su regate genera ventajas.

Mbappé y Blas, los extremos de Francia sub-19.
Mbappé y Blas, los extremos de Francia sub-19.

A partir de esta premisa, Francia ha intimidado a todos sus oponentes. Ayuda, por supuesto, contar con Jean-Kévin Augustin, el mejor delantero del torneo. Con el ariete del PSG los franceses siempre han gozado de una referencia ofensiva con muchísima dinamita, mortal de cara a portería. Augustin perdona muy pocas ocasiones, por lo que para Francia ha sido relativamente cómodo transformar sus mejores minutos en los partidos en goles. Además, el delantero del PSG suele compensar los movimientos de sus compañeros en ataque y realiza coberturas de Blas y Mbappé cuando estos terminan las jugadas en el carril central.

Augustin, máximo goleador del torneo.
Augustin, máximo goleador del torneo.

Por detrás del tridente ofensivo flotaba entre líneas Amine Harit, interior izquierdo con alma de enganche. Fino en los controles, delicado en el regate, clarividente entre cuerpos rivales, el centrocampista del Nantes siempre quiso tener la pelota para entregarla a sus compañeros en mejores condiciones. Harit mejoró casi todas las jugadas que pasaron por sus pies gracias a su toma de decisiones, aderezada con un punto de pausa muy interesante. Así Harit fue quien unió las piezas del engranaje francés para que la transición entre la línea defensiva y el ataque funcionara.

Amine Harit encendió la luz entre líneas.
Amine Harit encendió la luz entre líneas.

Aunque Francia también se ha sostenido gracias a una estructura defensiva fiable. Lucas Tousart y Denis Poha han completado varias buenas actuaciones en la medular. El más discreto ha sido Poha, pero eso no quita que haya jugado bien en un rol más oscuro: su principal tarea era ir a presionar al mejor centrocampista rival, no permitir que se girara y ofrecer apoyos y líneas de pase cómodas para sus compañeros. Además, ejecutó gran parte de las jugadas de estrategia. Más brillante fue el rol de Tousart como mediocentro de contención. El futbolista del Olympique de Lyon disfruta de un físico privilegiado que le permite competir con cualquier adversario en esta categoría y robar muchísimos balones. Pero además transmite una jerarquía y tranquilidad inmensa cuando controla la pelota. No se complica demasiado y en el caso de que le hubiese acompañado un centrocampista más defensivo también sería capaz de pisar el área rival con facilidad.

Lucas Tousart, capitán y mediocentro de la selección francesa.
Lucas Tousart, capitán y mediocentro de la selección francesa.

En la línea defensiva, Onguene y Diop han formado una pareja de centrales muy poderosa a nivel físico. Fuertes en el juego aéreo, Diop era quien poseía mayor temple y experiencia en escenarios de magnitud. El defensa del Toulouse juega con mayor serenidad que su compañero, que cometió algunos errores flagrantes. Además, los laterales se proyectaron bien en ataque, subiendo muy a menudo por la banda y brindando buenos centros para sus compañeros. Formaron una buena sociedad con los extremos, que a menudo participaban por dentro, y cumplieron en el apartado defensivo en equipo que atacó mucho más que defendió.

Diop (izquierda) y Onguene (derecha), los centrales de Francia sub-19.
Diop (izquierda) y Onguene (derecha), los centrales de Francia sub-19.

Bajo palos Bernardoni transmitió seguridad, pero tampoco fue uno de los arqueros más exigidos del torneo a pesar de que dejó varias paradas de calidad. El banquillo francés tuvo un rol bastante gris, pues a partir del segundo partido Francia confió en un once titular base y encarriló los partidos relativamente pronto. Boscagli actuó de lateral izquierdo o de central y exhibió un buen toque de balón, Fuchs fue el principal recambio en la medular a la hora de dar descanso a los titulares y Marcus Thuram dejó fríos a los espectadores en los minutos que actuó en punta. Mejor no imaginar qué hubiese sido de esta selección con el nuevo fichaje del Borussia Dortmund, Ousmane Dembélé.

Francia fue creciendo con el paso de los partidos.
Francia fue creciendo con el paso de los partidos.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*