Mbappé castiga sin piedad

Mbappe Framcoa sub19 monaco

Francia no para de crecer. A medida que han transcurrido los partidos, la selección gala ha ido encontrando su mejor versión. Juega a un ritmo más alto, defiende mejor, concede menos oportunidades a sus adversarios y produce una cantidad de ocasiones ingente. En un torneo corto donde las dinámicas siempre son muy importantes, Francia llega a la final del Europeo sub-19 pisando el acelerador a fondo, con la quinta marcha puesta, después de derrotar a Portugal por 3-1. No importó que los lusos se adelantaran casi en el primer minuto, en una laguna de concentración de la zaga francesa en una acción a balón parado.

Pedro Pacheco adelantó a Portugal a los tres minutos.
Pedro Pacheco adelantó a Portugal a los tres minutos.

Los galos, con el piloto automático activado, demostraron que también saben jugar yendo por detrás en el marcador. En el debut no lograron rehacerse contra Inglaterra, pero en la semifinal exhibieron su progreso. Francia es un equipo que acumula muchísimo talento y pegada en campo rival y eso le permite trazar jugadas de distintos colores con cierta regularidad. Los extremos son su mejor arma, pues siempre que encaran en situación de uno contra uno Mbappé y Blas tienen unas posibilidades enormes de desbordar al marcador. Si eso no funciona, Harit puede aparecer entre líneas y todavía queda el poderío físico de Augustin para rematar cualquier balón que caiga en el área.

Sin Ruben Dias en el eje de la defensa portuguesa por sanción, la zaga tuvo mayores dificultades para contener el poderío ofensivo de Francia. En un partido bastante igualado y abierto, Portugal intentó gestionar su ventaja, salir al contragolpe con la velocidad de sus puntas y amenazar a balón parado, pero Francia igualó muy pronto el partido y a partir del gol se hizo con el control del esférico y empujó a los lusos hacia el arco de Pedro Silva. Además, empató en una acción marca de la casa, una jugada por banda de Mbappé que Blas entró a rematar en el segundo palo, y en la segunda mitad terminó inclinando la balanza a su favor.

Fue el mejor partido de Mbappé en el torneo, pues participó en las tres dianas de su equipo al anotar los dos últimos goles franceses. El 1-2 fue un calco del gol del empate pero partiendo desde la banda opuesta y en el 1-3 emergió en el área por sorpresa para cabecear un saque de banda. Portugal perdonó cuando tuvo opción de adelantarse en el marcador y terminó pagando cara su falta de contundencia.

Blas anotó el gol del empate.
Blas anotó el gol del empate.

Kylian Mbappé ha anotado cinco goles en el Europeo sub-19, unas cifras a las que hay que añadir la asistencia repartida en la semifinal. Nacido en 1998, con un año menos que la mayoría de compañeros y rivales, es uno de los mejores futbolistas del torneo por todo el torrente de oportunidades que crea sin necesidad de ayuda. Desborda con su zancada potente, sale hacia la línea de fondo o buscando la diagonal hacia dentro y hasta el momento muy pocos rivales le han podido parar. Su confianza está por las nubes y gracias a ello incluso está fino en el último toque, aspecto en el que ha mejorado a medida que ha transcurrido el campeonato y que suele ser uno de los déficits de los futbolistas que juegan a una velocidad tan alta. Será una de las mejores armas para intentar desarbolar la sólida defensa italiana en la final.

Mbappé celebra el 2-1.
Mbappé celebra el 2-1.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*