El último Europeo ya terminó en Stuttgart

Stuttgart -  Ralf Κλενγελ

Entonces no lo sabía, pero mi último Europeo sub-19 acabó en el mismo aeropuerto donde empieza la edición de este año. Aunque en ese instante no era consciente de que reharía el viaje de vuelta Stuttgart-Barcelona, que entonces simplemente era el punto de escala entre Tesalónica y la ciudad catalana. Era público que el siguiente torneo se celebraría en Alemania, para terminar de redondear las tensas relaciones entre el país teutón y heleno, en ese tipo de ironías y casualidades dignas de un guion cinematográfico que te sirve en bandeja la vida de vez en cuando y que siempre me parecen divertidas. Al fin y al cabo la situación de ambos países había cambiado bastante desde que se designaron las sedes.

El último Europeo sub-19 se disputó en Grecia.
El último Europeo sub-19 se disputó en Grecia. Foto: MarcadorInt.

Pero ya no solo era en Alemania, sino en la capital de Baden-Würrtenberg, Stuttgart, donde hice escala en el viaje de vuelta desde Tesalónica, un par de días después de que España ganara el Europeo, liderada por Asensio, Ceballos, Vallejo y compañía. Un viaje que por un momento, después de casi tres semanas en el país heleno, pensé que no iba a realizar cuando un par de miembros de seguridad griega me pararon justo después de superar el último control previo al embarque, casi en la entrada del autobús que te lleva al avión.

“¿Cómo es que viaja usted solo? ¿Nacionalidad? ¿Cuánto tiempo ha pasado en Grecia? ¿Qué ha hecho aquí?” Varias preguntas en un inglés macarrónico que intentas contestar lo más rápido posible mientras miras con el rabillo del ojo cómo van pasando los demás pasajeros, cuando apenas falta media hora para que despegue el vuelo. Mi “soy periodista, he venido a cubrir el campeonato sub-19 que ganó España el pasado domingo” no fue suficientemente convincente para disuadir a las autoridades de su control rutinario, que era lo que menos te apetece del mundo cuando ya estás a punto de regresar a casa.

Más todavía cuando se te ha ocurrido guardar la acreditación de la UEFA en la maleta facturada, en lugar del equipaje de mano. Aunque si algo he aprendido viajando por Europa es que todo el mundo, en cualquier rincón del planeta, entiende una frase en castellano a la que me agarré en el momento en el que me pidieron que hablara en mi lengua paterna, en una demostración en la que posiblemente podrías hablar catalán, italiano o portugués sin ser detectado en la mayoría de casos. Pero no parecía el escenario ni el momento oportuno para comprobarlo, por lo que me pareció más adecuado optar por una breve frase de presentación, con mi nombre y apellido y algún detalle intrascendente, cerrada con un escueto pero fulminante: “También sé decir una cerveza por favor”.

Este final bastó para sacarle una sonrisa que casi desemboca en carcajada al agente de seguridad y ganarme mi pase al avión, que en ningún caso creo que se hubiera largado sin mí pero que es algo que no te hace ninguna gracia cuando tienes que enganchar un segundo vuelo con poco margen de maniobra. Así que al menos llegué sano y salvo al aeropuerto de Stuttgart, donde la primera imagen que mi mente captó al aterrizar desde Grecia camino de mi nueva puerta de embarque fue una tienda donde sobresalía, invadiendo el pasillo, un puesto de pulseras, collares y llaveros de una marca llamada Troika cuya existencia ignoraba hasta ese instante. Qué metáfora tan fantástica, encontrate a la Troika en Alemania nada más aterrizar procedente de Grecia.

Lo primero que me encontré en el aeropuerto de Stuttgart, procedente de Grecia.
Lo primero que me encontré en el aeropuerto de Stuttgart, procedente de Grecia.

Aunque a diferencia de lo ocurrido hace doce meses, esta vez el aeropuerto de Stuttgart no solo será un lugar de paso donde comer y sentarse a escribir el once ideal del torneo, sino el punto de inicio de más de dos semanas de cobertura del Europeo sub-19 con mejor cartel del último lustro. La categoría de Alemania como país anfitrión está reforzada por la presencia de selecciones como Francia, Inglaterra, Italia, Portugal, Países Bajos, Croacia y Austria, cada vez más habitual en esta competición. Cinco de ellos estarán en el Mundial sub-20 de Corea del Sur de 2017. La organización ha dotado al torneo de estadios de primer nivel (el partido inaugural se disputará en el Mercedes-Benz Arena de Stuttgart y la final en el Rhein-Neckar-Arena, donde juega el Hoffenheim), varios internacionales absolutos se han volcado en la campaña de promoción e incluso se han inventado un himno oficial de la competición, como si fuera una Eurocopa a nivel absoluto. Ya se han vendido más de 137.000 entradas, el récord en cualquier Europeo de categorías inferiores.

Desde MarcadorInt agradecemos el compromiso tanto de los usuarios Premium de la App como de los patrocinadores, que son quienes nos permiten acudir a este tipo de eventos y seguir haciendo el periodismo en el que creemos.

Composición de los Grupos:

Grupo A: Alemania, Italia, Austria y Portugal.

Grupo B: Francia, Inglaterra, Países Bajos y Croacia.

Foto de portada:  Ralf Κλενγελ.

Related posts

Deja un comentario

*