Un estreno a la altura de las circunstancias

zaniolo-celebra-gol-italia

Mientras un niño con la camiseta del Inter -la segunda equipación, además- y el 8 de Rodrigo Palacio a la espalda esperaba junto a otra docena de aficinados a que los futbolistas italianos salieran de los vestuarios y se parasen cinco segundos a hacerse una foto con ellos antes de subirse al autobús oficial del Europeo sub-19, la expedición de jugadores locales prefirió andar camino al hotel en el que se hospedan. Cascos en las orejas, música a todo trapo y sol reluciente en el cielo, ya pasadas las diez y media de la noche, los futbolistas finlandeses recorrieron cabizbajos una de las calles principales de Vaasa, dándole vueltas al encuentro disputado unos minutos antes. El estreno de Finlandia resultó sorprendente por las buenas prestaciones del anfitrión, arropado por más de 5.000 espectadores, y la decepcionante puesta en escena de Italia. Aun así, no le bastó para puntuar en su debut en un Europeo sub-19.

Los jugadores de Finlandia volvieron al hotel a pie.
Los jugadores de Finlandia volvieron al hotel a pie.

“Jugar partidos en un torneo así es una oportunidad única para este grupo de futbolistas jóvenes, ante tanta gente, en un ambiente como este. Casi ninguno había vivido algo parecido. Experimentar esto a una edad tan temprana les será muy útil para su carrera”, explicó el entrenador finlandés Juha Malinen después del partido. O eso es lo que me dijo el jefe de prensa que contó el entrenador, en un resumen de su comparecencia de prensa ante los colegas finlandeses. La afición se volcó con los suyos, prácticamente colmó el menudo estadio de Vaasa (de hierba artificial) y aguantó hasta el final metida en el encuentro para insuflar ánimos a los jóvenes talentos finlandeses. Finlandia plantó cara ante Italia y le generó muchas dificultades con una generación repleta de futbolistas que han empezado a emigrar a clubes de mayor entidad en el extranjero. Ylätupa (Ajax) dejó toques de calidad en la mediapunta, el doble pivote compuesto por Mohamed (Lazio) y Oksanen (Brentford) demostró ser complementario y Stavitski (Caen) aportó velocidad en la banda derecha aunque le faltó ser más incisivo en sus intervenciones. También llamó la atención la participación de algunos futbolistas de la liga local como el revulsivo Albion Ademi, eléctrico en el cambio de ritmo, el juego de espaldas del delantero centro Eetu Vertainen y sobre todo el central Valtteri Vesiaho, estos dos últimos del HJK Helsinki. La calidad de Jaakko Oksanen en la distribución con la pierna zurda, la capacidad de Vertainen a la hora de habilitar a sus compañeros con toques e intervenciones alejadas de la portería y la personalidad de Vesiaho fueron agradables sorpresas de la tarda finlandesa.

Vesiaho tuvo un partido muy exigente contra Scamacca.
Vesiaho tuvo un partido muy exigente contra Scamacca.

“Otro día podríamos haber marcado cuatro o cinco goles”, bromeaba el entrenador finlandés al término de la contienda. Finlandia generó al menos media docena de ocasiones de gol, convirtió al portero italiano Plizzari en el futbolista más determinante de la Azzurra (impresionante cómo achica y aguanta en el uno contra uno ante el delantero de turno) y también obligó al lateral izquierdo Tripaldelli a lucirse en varias acciones límite en las que exhibió contundencia y concentración para abortar acciones de peligro antes de que se convirtieran en ocasiones clamorosas de gol. Por las bandas, en juego directo, a balón parado y en acciones de mayor combinación. Finlandia generó una buena cantidad de oportunidades y no aprovechó ninguna, en un estreno claramente por encima de las expectativas. Una cosa es organizar el Europeo sub-19 y otra competir, y Finlandia empezó a la altura del torneo en su sueño por terminar entre los cinco mejores y debutar en un Mundial sub-20. Desde 2011, Grecia es el único anfitrión del Europeo sub-19 que ha superado la fase de grupos. Por el camino se han quedado Rumanía, Estonia, Lituania, Hungría, Georgia e incluso Alemania.

Leislahti detiene con los pies un cabezazo de Bettella.
Leislahti detiene con los pies un cabezazo de Bettella.

El juego directo hacia su portentosa pareja de delanteros le bastó a Italia para generar un puñado de acercamientos peligrosos. Lució la corpulencia y agresividad de Scamacca y le faltó puntería a Pinamonti, que gozó de varias ocasiones para abrir la lata. El gol italiano llegó en un lance tan vertical que sorprendió a la defensa de Finlandia: un balón largo peinado por el gigante Scamacca y una aparición por sorpresa del mediapunta Zaniolo a la espalda de la pareja de centrales. Suficiente para tumbar al anfitrión y llevarse los tres puntos en un estreno por debajo de lo que puede ofrecer el conjunto transalpino. Después de cuatro horas de vuelo y otras cuatro horas de tren entre bosques para llegar hasta Vaasa, la primera toma de contacto con el Europeo sub-19 de este año promete.

El lateral zurdo Tripaldelli jugó un buen partido.
El lateral zurdo Tripaldelli jugó un buen partido.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*