Italia-Portugal: final de contrastes en el Europeo sub-19

portugal-vs-italia

Muchos lo han intentado, pero jamás una misma generación que ha alzado el Europeo sub-17 ha repetido en el Europeo sub-19 dos años más tarde. Portugal puede convertirse en la primera si derrota este domingo a Italia, en un reto de enorme dificultad para el cuadro luso. Varias de sus principales estrellas en el título conquistado en Azerbaiyán en mayo de 2016 no están disponibles para la final (Diogo Dalot, Diogo Leite, Gedson Fernandes e incluso Rafael Leao, que ha progresado desde entonces), en una lista de bajas a la que hay que sumar al portero Diogo Costa, lesionado en los últimos días. Varias generaciones saben lo que es disputar dos finales (la camada del 91 de Francia y España en 2008 y 2010, la de España del ’93 en 2010 y 2012, los chicos del ’95 de Alemania en 2012 y 2014 y Rusia en 2013 y 2015), pero ninguna ha ganado dos veces.

“No se trata de que sea una generación más especial que otras. Estos chicos pudieron ganar el Europeo sub-17, en un torneo casi perfecto. Solo encajamos un gol en la final y solo hubiese sido un torneo perfecto si lo llegamos a ganar antes de la tanda de penaltis. Era casi imposible hacerlo mejor. Los equipos se siguen desarrollando y ahora es diferente. No tenemos a algunos jugadores, como ocurre en otros equipos, lo que no es un drama para nosotros. Son las condiciones en las que tenemos que jugar, como también lo es el césped artificial. Nos tenemos que adaptar. Los equipos nos ofrecen a nosotros y a los jugadores las mejores condiciones para trabajar a nivel de infrastructuras y de los técnicos con los que cuentan. Intentamos potenciarlo y lo estamos logrando aquí. (…) La identidad la empezamos a construir en el equipo sub-15. Hemos trabajado con 52 futbolistas distintos y el proceso nunca está cerrado. Seguimos buscando nuevos jugadores. Algunos no habían disputado partidos de competición oficial antes de este torneo, o solo habían jugado algunos minutos en la Ronda Élite. Diez u once de ellos sí tienen más experiencia y les pueden transmitir cómo de importante es este torneo. Es clave para nosotros brindar la oportunidad a nuestros mejores jugadores del momento para que puedan participar en las fases finales de Europeos y Mundiales”. Hélio Sousa, después de lograr el pase para la final.

Hélio Sousa.
Hélio Sousa, entrenador de la selección portuguesa sub-19, ya estuvo al frente del equipo en la final del Europeo sub-19 de 2014, en Hungría.

No solo repite la generación de 1999, sino que varios de los miembros de la plantilla portuguesa ya disputaron la final del Europeo sub-19 el año pasado. Portugal acudió al torneo celebrado en Georgia con gran parte de la mencionada camada campeona de Europa sub-17 (ahora faltan los Dalot, Queirós y Leao), pero hasta siete futbolistas han repetido este verano en Finlandia. Así pues, Portugal está acostumbrada a jugar finales, sus piezas más importantes saben tanto lo que es ganar como lo que es perder un encuentro de estas características y atesoran mayor experiencia en estas lides que Italia. Aun así, el precedente más reciente es favorable a la Azzurra: ambos se vieron las caras en la fase de grupos e Italia se llevó el gato al agua por un ajustado 2-3.

Frattesi celebra el 1-3 de Italia.
Frattesi celebra el 1-3 de Italia ante Portugal.

Más allá de que el precedente quede fresco en la memoria, no hay que olvidar que Portugal tuvo que afrontar ese choque con un futbolista menos desde el minuto 10. La expulsión de Diogo Queirós condicionó la contienda y ofreció a Italia un escenario distinto al que seguramente tendrá en esta final. Italia ha demostrado que se siente cómoda en planes que incluyen repliegue y contragolpe, con la posibilidad de explotar la velocidad de Moise Kean a la contra o la potencia de Gianluca Scamacca para salir en largo en los momentos de mayor apuro. Tanto en la semifinal contra Francia como en el duelo ante Portugal, Italia optó por reforzar la medular y las bandas, sacrificando a un punta. La medida surtió el efecto deseado en el cuadro de Paolo Nicolato, por lo que resultaría cuanto menos sorprendente que no se repitiera de cara a la final ante un conjunto que se siente cómodo con la pelota, que ataca con muchos efectivos y que asume ciertos riesgos.

Moise Kean.
Moise Kean es una de las grandes amenazas de Italia.

El plan de partido de Italia parece claro, aunque quizás no tanto los nombres a elegir. Moise Kean se ha convertido en un arma devastadora al contragolpe y viene de cuajar una gran actuación en la semifinal contra Francia, aprovechando la ausencia de Scamacca. También marcó Capone, que pese a jugar solo algunos ratos siempre ha dado la cara (y ha marcado) cuando le ha tocado salir de inicio. Tonali, Zaniolo y Frattesi sí parece la combinación más probable de centrocampistas en la Azzurra, mientras que la línea defensiva resulta inamovible. Zanandrea y Bettella han ido creciendo con el paso de los partidos, Bellanova es uno de los principales recursos ofensivos de Italia con sus incursiones en la derecha y Tripaldelli es una garantía competitiva en la izquierda. Bajo palos, Plizzari ha dejado varias paradas maravillosas aunque a menudo le cuesta blocar la pelota y regala segundas oportunidades a sus adversarios. En una final le puede pasar factura.

Diogo Costa se perderá la final por lesión.
Diogo Costa se perderá la final por lesión.

En Portugal, con la ya mencionada ausencia de Diogo Costa, que será remplazado por el guardameta del Arsenal Joao Virginia, la única incógnita reside en la identidad del delantero centro. La expulsión de Queirós contra Italia ha dejado en un segundo plano al capitán luso tras el buen rendimiento de Carmo (qué poderío en el juego aéreo) junto a Romain Correia. Thierry Correia y Vinagre también son indiscutibles en los laterales, del mismo modo que Florentino, Quina y Miguel Luis han jugado decenas de partidos juntos en la medular. Las bandas las ocupan el vertical Trincao y el habilidoso Joao Filipe, por lo que el principal interrogante es comprobar si Pedro Correia repite como delantero titular. Zé Gomes acabó tocado el tercer partido de la fase de grupos y el ariete del Deportivo aprovechó su oportunidad. Tardó dos minutos en estrenar su casillero goleador en el Europeo sub-19 y aportó a Portugal una mayor presencia en el área rival. Más corpulento que Gomes, Pedro Correia ganó muchos balones por alto y ejerció de referencia a la hora de rematar centros laterales. Seguramente nadie cuenta con tantas armas -y tan variadas- para desarbolar el sistema defensivo transalpino a través de acciones individuales. Trincao y Joao Filipe andan particularmente finos en el regate, Quina goza de capacidad para desbordar mediante el pase y los centros de Vinagre siempre resultan peligrosos.

Pedro Correia marcó el primer gol del partido en el segundo minuto.
Pedro Correia marcó el primer gol de Portugal en la goleada a Ucrania en semifinales.

Italia puede redondear un buen año en los torneos de categorías inferiores con un título después de perder la final del Europeo sub-17 en la tanda de penaltis. La Azzurra ya disputó la final hace dos años (perdió contra Francia) y aspira a romper una sequía de 15 años sin alzar la Eurocopa juvenil. Más larga aún es la racha de Portugal, que no gana el torneo desde 1999, bajo el formato anterior de Europeo sub-18. Este domingo, Seinäjoki disfrutará del segundo choque entre dos selecciones con dos estilos antagónicos pero con un mismo objetivo: convertirse en la mejor selección juvenil del continente.

Artículo relacionado: Tripaldelli y Vinagre, una posición que define a los finalistas

Alineaciones probables: Italia-Portugal, domingo 29 de julio, 18:30h CEST

Italia sub19 vs Portugal sub19 - Football tactics and formations

Fotografías: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

Muy buena previa Tomàs, enhorabuena.

Es interesante que este generación portuguesa haya ganado fama con “Los Diogos del Porto” en la defensa y, al parecer, ninguno jugará la final: Dalot está tocado y se quedó en el United; Leite se quedó en el Porto para ganar un hueco en el primer equipo; Queiróz fue expulsado contra Italia y Carmo le quitó el puesto; y Costa se lesionó y jugará Virgínia.

Mas allá de esto, es un muy buen equipo portugués, y la verdad es que, como apuntas, hay bastante gente de calidad que no está en el Europeu, lo que permite pensar con optimismo en el futuro de la selección absoluta de una Portugal que, después de un periodo muy malo en categorias inferiores, es una potencia de los últimos tiempos (segunda en el europeu sub-21 de 2015; segunda en el europeu sub-19 de 2017 y en la final de este; campeona del europeu sub-17 de 2016). La verdad es que en Portugal ya se habla de intentar ganar el Mundial sub-20 en 2019.

Deja un comentario

*