Portugal-Inglaterra: El premio al buen trabajo

Quina Portugal sub17 / Edu Ferrer Alcover

A la tercera irá la vencida. Al menos para uno entre Portugal e Inglaterra, que han perdido dos finales del Europeo sub-19 desde que el campeonato adoptó el formato actual en 2002. Tanto lusos como británicos son dos países que están trabajando muy bien en las categorías formativas en los últimos tiempos y ya son una de las potencias a tener en cuenta cada vez que se clasifican para una fase final, en un estatus similar al de países con más éxitos recientes como Alemania, Francia o España. Cada uno a su manera, tanto Portugal como Inglaterra se han convertido en selecciones reconocibles, que quieren dominar a través del control del esférico. Con un componente más físico en los anglosajones y con un poco más de verticalidad en las bandas en el caso de los portugueses, pero al fin y al cabo siempre bloques con un sello particular.

Portugal pasa por un buen momento en los torneos de categorías inferiores. En 2016 la generación de 1999 logró romper más de una década de sequía en los torneos formativos con la victoria en el Europeo sub-17, aunque Portugal ya ha dado señales de estar trabajando en la dirección adecuada en los últimos tiempos. En 2011 perdió la final del Mundial sub-20, en 2014 fue subcampeón en el Europeo sub-19 y en 2015 el equipo sub-21 se quedó con la miel en los labios tras caer ante Suecia en la tanda de penaltis. Fue el verano previo a la explosión de 2016, con el título sub-17 y la primera Eurocopa absoluta de los lusos, fruto de todo lo sembrado en los años anteriores.

Helio Sousa perdió la final de 2014.
Helio Sousa fue el entrenador de Portugal en la final perdida en 2014 en Budapest. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

El proceso es parecido en Inglaterra, que llevaba ocho años sin plantarse en la final de un Europeo sub-19. 2017 será recordado como un gran año para el fútbol formativo inglés a nivel de selecciones, pues los británicos conquistaron por primera vez el Mundial sub-20, fueron finalistas del Europeo sub-17 (se les escapó en el último minuto del tiempo de descuento) y también ganaron el prestigioso torneo de Toulon. En Georgia la selección inglesa puede redondear un año fantástico conquistando su primer título en la categoría sub-19, más allá de lo que ocurra en el Mundial sub-17 se celebrará en la India el próximo mes de octubre.

Es llamativo el progreso de Inglaterra en los torneos de categorías inferiores porque la mejoría en los últimos tiempos ha sido notable. En 2009 parecía una excepción ver a Inglaterra perder las finales de los Europeos sub-19 y sub-21, un hecho casi aislado en los últimos años, aunque los anglosajones también están recogiendo los frutos de un buen trabajo a largo plazo. Sobre todo en la categoría sub-17, donde cada vez compiten mejor. Sin embargo, el gran lunar está en lo que ocurre con estos futbolistas una vez cumplen los 20 años y deben dar el salto al fútbol profesional. Las cesiones son una rutina habitual para la mayoría de los canteranos de grandes clubes, que ven cómo sus equipos invierten grandes sumas de dinero para incorporar talento extranjero. Solo Rashford y el núcleo inglés de jugadores del Tottenham han logrado asentarse en la Premier recientemente entre los transatlánticos. Sin embargo, los futbolistas que llegan desde la base cada vez parecen mejores.

El mejor momento de sus carreras
La generación de 1997 es el ejemplo a seguir en Inglaterra: ganaron el Europeo sub-17 en 2014 y el Mundial sub-20 en 2017. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Más allá de quien alce el triunfo en la noche de Gori -la organización decidió a última hora que no se jugara en Tiflis para garantizar que se dispute en un estadio lleno-, la presencia de Portugal e Inglaterra en la final es un ejemplo del buen trabajo realizado en las respectivas federaciones en el último lustro. Inglaterra no podrá contar con el lesionado Trevor Chalobah, que ya se perdió la semifinal, en una baja sensible en la retaguardia británica. La banda izquierda de los de Downing será una de las grandes amenazas mediante la sociedad que forman Jay Dasilva y Ryan Sessegnon, mientras Mount es uno de los jugadores a seguir en la mediapunta por su clase y calidad para jugar entre líneas. Por otra parte, las preocupaciones de Portugal se multiplicarán si participa Marcus Edwards, el talentoso atacante del Tottenham que fue decisivo para inclinar los partidos ante los Países Bajos y la República Checa. Aunque los lusos también cuentan con armas de nivel como el despliegue físico de sus dos interiores Gedson Fernandes y Quina, la velocidad de los extremos (sobre todo Joao Filipe), las incorporaciones del lateral derecho Diogo Dalot o la puntería del ariete Rui Pedro. Es duda el central Diogo Leite, que no entrenó en la víspera de la final. Hasta el momento Portugal se ha mostrado como un conjunto muy sólido en el apartado defensivo, aunque no ha tenido que confrontar un rival con el arsenal ofensivo de los ingleses.

Alineaciones probables: Portugal-Inglaterra, sábado 15 de julio, 18:00h

Inglaterra sub19 vs Portugal sub19 - Football tactics and formations

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*