Cuestión de intensidad

Serbia celebra el 2-0.

La selección serbia se impuso con justicia a Turquía en el partido inaugural del Europeo sub-19. Lo hizo gracias a unos primeros 70 minutos muy buenos, en los que fue muy superior a su rival. Ayudó su intensidad y concentración durante todo el encuentro, sobre todo en el apartado defensivo. Su primera mitad, después de un arranque bastante igualado, fue una exhibición.

El triunfo de Serbia se basó en tres pilares. El primero fue el doble pivote formado por Milinkovic-Savic y Maksimovic, que rindió a un nivel espectacular. Su funcionamiento fue perfecto, pura armonía y absoluta coordinación en el eje del centro del campo, nunca dejaron recibir de cara a los centrocampistas turcos. Un espectáculo en la recuperación del balón. Mlinkovic-Savic mordía algo más arriba y Maksimovic cubría todo lo demás a su espalda. Su colocación durante todo el partido fue sensacional, lo cual le permitió recoger todos los balones divididos. Además, Maksimovic a menudo iniciaba el juego con acierto desde atrás. Un recital.

Maksimovic (18), junto a Veljkovic (15) durante el partido contra Turquía
Maksimovic (18), junto a Veljkovic (15) durante el partido contra Turquía

También hay que destacar el rendimiento de los extremos, hoy Djurdjevic y Lukovic, que castigaron a Turquía durante todo el partido. Sobre todo al lateral derecho Tufan, completamente superado y demasiado expuesto. Sólo el central Çalik lo intentaba ayudar. Por allí llegó el remate del 1-0, cuando Lukovic cabeceó a la espalda de la defensa turca. O el 2-0, que nació en un centro del propio Lukovic desde la izquierda.

El tercer pilar fue Aleksandar Mitrovic. Hoy pudimos apreciar por qué este delantero ya ha debutado con la selección absoluta. Usa el cuerpo de maravilla. Se sabe superior físicamente y lo aprovecha al máximo: aguanta el balón de espaldas ante la presión del rival y lo devuelve de cara, siempre en mejores condiciones. Pero hace muchas más cosas. Se mueve muy bien por el frente de ataque y, además, explotó los problemas de Tufan. Recibió a menudo en la banda izquierda del ataque serbio e hizo daño a partir de ahí, aunque no es un futbolista demasiado hábil con el balón. Pero sí muy potente. Culminó una muy buena actuación con el segundo tanto de su selección.

Serbia fue superior hasta que le aguantaron las piernas, porque cuando los otomanos apretaron en el tramo final los serbios sufrieron más de la cuenta. El sistema defensivo se fue debilitando. Los extremos llegaban tarde en las ayudas y las líneas se empezaron a separar. Niyaz lo vio y agitó a su equipo, que hasta tuvo una ocasión para empatar en el último minuto del descuento. Pero no entró y Serbia lidera su grupo.

Serbia celebra el 2-0.
Serbia celebra el segundo gol.

Related posts

Deja un comentario

*