España vence por pegada

IMG-20130720-WA0027

Sandro Ramírez tuvo una y la metió, Guedes tuvo dos y las falló. Esa fue la principal diferencia entre dos selecciones que hoy se mostraron muy igualadas.

Salió al campo España intentando mandar desde atrás. Con un 4-2-3-1 muy marcado en el que los centrales se abrían mucho, y los dos pivotes, José Rodríguez y Pablo Íñiguez, bajaban a recibir para dar salida. Por delante de ellos un tridente formado por Fede Vico, Moi Gómez y Álvaro Vadillo, con los extremos jugando a banda cambiada. De estos tres, el mejor fue el del Villarreal, que en la primera media hora no paró de recibir entre líneas, tocando en corto y en largo y siempre con acierto.

La selección de José Luis De La Fuente dominaba la posesión, pero su primera llegada llegó tras una pérdida de Portugal: Moi Gómez robó, abrió a la izquierda para Vadillo, y el del Betis la envió fuera en el uno contra uno ante Bruno Varela. La tónica del partido siguió igual, y el gol lo encontró España en el 18 tras un gran pase de José Rodríguez a la espalda de la defensa. Sandro Ramírez controló, miró al portero, y lo batió por debajo de las piernas.

IMG-20130720-WA0027Sandro Ramírez fue sustituido por Iker Hernández en el 85.

Al poco rato el encuentro cambió. Los lusos empezaron a encontrar a Bernardo Silva en la mediapunta, y en cada acción el futbolista del Benfica generó ventajas para su equipo. De su zurda salió el pase interior que supuso la primera llegada clara de Portugal, y que solventaron entre Rubén Blanco y Bellerín. Fue el aviso previo a las dos ocasiones más claras del choque. Primero en el 42 y después en el 46, Guedes desaprovechó en el área pequeña dos buenos centros desde la izquierda, uno de ellos de Bernardo Silva.

Se llegaba al descanso con la sensación de que Portugal había reaccionado y era ahora superior, y así arrancó también la segunda parte. Aunque esta vez fueron incapaces de crear ocasiones de peligro y más o menos sobre el 60 Bernardo Silva se apagó y con él la luz de su selección.

Justo en ese minuto entró Adama Traoré por un Vadillo que estuvo por debajo de lo esperado. El del Barça, habitualmente extremo diestro en su equipo, dio aire a España con sus conducciones desde la izquierda. Aunque no acabó de producir nada concreto, en cada acción demostró potencia, velocidad, y el porqué de las expectativas puestas sobre él.

En la media hora restante España vivió sin dominio pero relativamente tranquila, y ni la expulsión de Bellerín puso en peligro los tres puntos.

Parece que el margen de mejora es amplio, tanto en lo colectivo como en lo individual, pero empezar ganando siempre es vital en este tipo de competiciones.

Related posts

Deja un comentario

*