Un futbolista español en Kaunas

IMG_6879

Fuimos a ver uno de los entrenamientos de la selección española sub-19 y nos encontramos con una agradable sorpresa: un futbolista del FB Kaunas había ido a presenciarlo en directo. No obstante, no se trataba de un jugador cualquiera. Era Juan Sevilla, un futbolista nacido en Ulldecona (Tarragona) y con experiencia futbolística en el extranjero, aunque siempre a nivel amateur. A sus 31 años ha jugado en equipos de Tercera División y Regional en España, pero también en Dinamarca. Ahora lo hace en Lituania, en el FBK Kaunas.

Primero hablamos sobre el fútbol Kaunas. Kaunas es la segunda ciudad más grande de Lituania, con más de 400.000 habitantes, y sin embargo, no tiene representación en la primera división.

La historia del FBK Kaunas es un poco triste. En su día fue el equipo más laureado de Lituania. Y lo sigue siendo. Pero debido a problemas financieros desapareció a finales de 2012. Pero, justo al desaparecer, un grupo de personas, aficionados mayoritariamente, decidió reconstruirlo. Es el segundo equipo de la ciudad, junto al Spyris. Pero el Spyris es una academia de fútbol, formada por chavales jóvenes que al cumplir los 18 o 19 años se marchan hacia otros equipos.

Ahora estamos en el descanso, después de acabar la primera vuelta. En segunda división jugamos 12 equipos y estamos en el séptimo lugar. La liga va bien, pero podría ir muchísimo mejor porque se nos han escapado bastantes puntos por errores que podríamos haber evitado.

IMG_5534
Juan Sevilla, en un partido con el FBK Kaunas

Kaunas, de hecho, es una ciudad de baloncesto, con uno de los clubes más importantes del país. En 2011 se inauguró el nuevo pabellón de baloncesto, con capacidad para más de 15.000 espectadores. Por lo tanto, la canasta sigue estando por delante de la portería.

He estado en todos los partidos del Zalgiris Kaunas (de baloncesto) y en cada encuentro hay 15.000 espectadores que gritan y apoyan como locos a su equipo. No hay competencia entre baloncesto y fútbol. En la primera división lituana de fútbol hay nueve equipos, una cantidad muy pequeña. De estos, tal vez dos tienen un potencial económico superior al resto y se pueden permitir el lujo de tener a jugadores profesionales. Los demás en teoría también son profesionales, pero las cantidades que se pagan son bastante bajas. En los dos mejores el nivel salarial estaría en torno a un equipo de Segunda B, pero en los demás no da para vivir sólo jugando al fútbol.

Sobre el nivel futbolístico de Lituania, Sevilla lo tenía bastante claro. Nos comparó a los mejores equipos lituanos con los españoles y, además, nos contó una peculiaridad del sistema de ascensos y descensos en la más sureña de las tres repúblicas bálticas.

El Ekranas y el Zalgiris Vilnius están por encima del resto y son similares a un equipo de Segunda B. Los demás tienen el nivel de un equipo de Tercera o incluso inferior. En Kaunas, por ejemplo, estaríamos en un nivel de Regional. No obstante, el funcionamiento de las ligas lituanas es distinta al formato español. No es necesario ser uno de los tres primeros para promocionar, sino que hay que cumplir unos requisitos económicos y de estructura para ascender automáticamente a la categoría superior. En Kaunas la estructura la tenemos. La idea del Kaunas es, si la gente colabora, encontramos fondos económicos y sponsors, poder presentar la ayuda económica a la federación para que nos promocionen a la liga superior.

Para mejorar el nivel del fútbol lituano, la Federación ha impulsado varios proyectos. El más conocido es la Academia Nacional de Fútbol, que ya abastece a las categorías inferiores de la selección de Lituania. Y parece que se empiezan a ver los primeros resultados:

Se nota una evolución gradual del fútbol lituano. Hace unos años la duda era ver cuántos goles les metían y cada vez cuesta más ganarles. El trabajo poco a poco va dando sus frutos. No van a estar al nivel de España, pero quizás al de un equipo medio.

En este aspecto, torneos como el Europeo sub-19 que se está disputando en Lituania son una oportunidad magnífica para dar un empujón al fútbol en este país. La afluencia de público a los partidos de la selección anfitriona sorprendió al propio Juan Sevilla:

Me impresionó ver el estadio de Kaunas casi lleno, con tanta gente animando. Quizás lo que hace falta es un buen resultado, sea al nivel que sea, para que la gente abra un poco los ojos. Otro de los factores importantes es el tiempo. El invierno dura cuatro o cinco meses, se llena todo de nieve y no se puede jugar en el exterior. Aquí no puedes jugar al fútbol todo el año.

También comentamos la experiencia futbolística de Juan Sevilla en Dinamarca, donde jugó en equipos de divisiones menores. Así que nos comparó el estilo de juego y el nivel del balompié lituano con el danés.

El fútbol es muy distinto. Es muy físico, como el fútbol lituano; los jugadores son muy potentes. Pero hay una falta de trabajo táctico, técnico y estratégico que es la diferencia, que se refleja en las selecciones nacionales. Dinamarca está ahí, pero sobre todo se ve con Lituania, que les falta ese nivel técnico.

Finalmente, cerramos la entrevista con una reflexión más global. Juan Sevilla estuvo realizando trabajos de cooperación en África durante varios meses, lo cual le permitió apreciar el contraste entre Europa y el continente africano. En un lugar donde la gente tiene tan pocos recursos, Sevilla comentó la importancia de un deporte como el fútbol:

Es una pasada. Estuve trabajando en áreas rurales, donde la ayuda es más necesaria, e incluso allí había camisetas del Barcelona, Real Madrid, Chelsea y Manchester United. En cualquier área remota del mundo estos equipos son conocidos. Te das cuenta de la grandeza de este deporte. Gracias a la colaboración de equipos de fútbol como el Real Jaén, el Prat o el Ulldecona estuvimos realizando proyectos deportivos y es una manera de transmitir valores, tanto a nivel individual como grupal, que les hace olvidar la situación crítica en la que viven. Creo en el fútbol como agente socializador. Les ayuda a desconectar de una realidad horrible.

Fotos cortesía de Rokas Tenys/fbk-kaunas.lt

Related posts

Deja un comentario

*