La decepción inglesa

Stuart Pearce (Foto: Rich Watts)

Salió Stuart Pearce a la rueda de prensa posterior a la derrota contra Noruega con cara de resignación. Su selección, Inglaterra, había quedado eliminada sin importar lo que pasara en el encuentro que se disputaba esa misma noche entre Israel e Italia. Sólo se habían jugado tres de los seis partidos del Grupo A y ya estaban fuera. Sin embargo, Pearce dejó una frase que refleja muy bien lo que ha sido el torneo de la selección inglesa. En referencia a los cero puntos, comentó: “En el fútbol consigues lo que mereces, y ahora no tenemos nada“.

Inglaterra cerró ayer su participación en el Europeo sub-21 con la tercera derrota en tres partidos en el que a priori era el grupo más asequible de los dos. Además, sólo ha sido capaz de marcar un único gol, y éste llegó desde el punto de penalti. Es indiscutible hablar de enorme decepción porque, a diferencia de Alemania o Rusia, el potencial de sus rivales no era tal como para no sumar ningún punto. De hecho, hasta Stuart Pearce calificó de “gran decepción” la actuación de su equipo. Tampoco es ciego.

Sin embargo, pasemos a analizar lo que ha sido esta Inglaterra. Debutaron ante Italia con el siguiente once: Butland, Clyne, Caulker, Dawson, Robinson; Lowe, Henderson; Redmond, Shelvey, Sordell; Wickham. Sin su mejor futbolista, Zaha, lesionado, y con Ince y Rose sancionados. En el banquillo, Lansbury, McEachran, Chalobah y Delfouneso completaban el arsenal ofensivo de este equipo. ¿Tenía calidad suficiente para superar a la Italia de Verratti, Marrone, Insigne, Florenzi y sus cinco delanteros de nivel de Serie A?

Stuart Pearce (Foto: Rich Watts)
Stuart Pearce (Foto: Rich Watts)

El seleccionador noruego convocó a 14 internacionales absolutos con la absoluta para el torneo de Israel. Cuatro llegaron tras el primer partido y sólo Nordtveit participó antes del tercer encuentro. Sin embargo, en Inglaterra sólo cinco futbolistas han debutado con los mayores, acumulando un total de nueve participaciones con el combinado de Roy Hodgson. De hecho, sólo Jordan Henderson ha jugado en más de una ocasión con la selección absoluta.

Esto es especialmente trascendente si tenemos en cuenta que otros jugadores como Jack Rodwell o Alex Oxlade-Chamberlain también participaron en varios partidos de la fase de clasificación. Finalmente no viajaron a Israel porque Roy Hodgson los citó para jugar sendos amistosos ante la República de Irlanda y Brasil. Welbeck, también en edad para estar el Europeo sub-21, no disputó ningún minuto. Kyle Walker, también nacido en 1990, tampoco participó en estos amistosos, en este caso por lesión.

Stuart Pearce comentó en la rueda de prensa lo siguiente: “El equipo que viene con los mejores futbolistas, gana el torneo“. Y la cerró recordando que Noruega tenía a 14 internacionales absolutos en sus filas. Holanda, por ejemplo, tiene a 12. En cualquier caso, Inglaterra no ha funcionado bien y Stuart Pearce ha tomado alguna decisión discutible, como utilizar a Wilfried Zaha como falso nueve ante Noruega. No han jugado al nivel esperado ni han tenido suerte en algunos momentos puntuales, como cuando les anularon un gol ante Italia con empate a cero en el marcador o cuando Noruega marcó en su primera ocasión tras un muy buen arranque inglés. Tampoco se esperaba que Inglaterra saliera sin puntuar, con un único gol marcado y dando una imagen tan negativa. Sin embargo, ¿tenía equipo para aspirar a semifinales? ¿Podía armar Pearce un bloque sólido cuando durante la fase de clasificación jugaron 34 futbolistas, la mayoría en dos o más partidos?

La gestión de Pearce no ha sido la adecuada. Pero el problema de Inglaterra quizás sea bastante más profundo. Quizás la solución pase por apostar por un bloque sólido durante la fase de clasificación al no poder contar con los mejores futbolistas sub-21. O que éstos se comprometan a ayudar durante el torneo, como ha ocurrido con Holanda y Noruega, pero en el que exista una columna vertebral de cierto nivel que esté definida. Inglaterra se ha quedado a medio camino entre ambas cosas y la experiencia ha salido mal.

Deja un comentario

*