Previa del Europeo sub-21, Grupo A

Israel sueña con llegar a la final, que se disputará en Jerusalem

El Europeo sub-21 es una de las competiciones más estimulantes en el panorama de las categorías inferiores. No supone el placer de descubrir a nuevos futbolistas, como un campeonato del mundo sub-17, ni tampoco es el punto de partida de la carrera de un futuro crack mundial, como a menudo ocurre en el Mundial sub-20. Participan futbolistas profesionales, ya asentados en clubes de cierto nivel, pero que buscan dar un salto. A pesar de lo que señala el propio nombre del torneo, pueden jugar futbolistas de hasta 23 años -empezaron la fase de clasificación con 21- y como que algunas estrellas ya van con la selección absoluta, otros jugadores tienen la oportunidad de lucirse. Aquí empieza la previa de lo que será uno de los Europeos sub-21 con mejor cartel en los últimos años. Empecemos por el Grupo A.

En el primer grupo han coincidido el equipo anfitrión, Italia y dos equipos que ya se enfrentaron durante la clasificación: Inglaterra y Noruega. A priori hay dos favoritos claros para pasar a las semifinales, a diferencia de lo que ocurre en el otro grupo, formado por España, Alemania, Rusia y los Países Bajos. Italia e Inglaterra tienen más potencial que sus rivales, pero han sufrido bajas notables. De Sciglio y El Shaarawy irán a la Copa Confederaciones por parte de los italianos, mientras que jugadores como Callum McManaman, Luke Shaw (lesionados) y Townsend (renuncia) u otros que por edad podrían participar en el torneo pero que ya juegan con la absoluta como Wilshere, Oxlade-Chamberlain, Phil Jones, Welbeck o Rodwell, se perderán la cita de Israel.

Noruega

Los noruegos fueron la gran sorpresa de la fase de clasificación. Primero superaron a Bélgica en la fase de grupos y se clasificaron para el play-off final como uno de los mejores segundos. Ahí eliminaron a una de las favoritas a ganar el torneo, Francia, con remontada incluida en el partido de vuelta (5-3) y sin varios de sus mejores jugadores, en la absoluta esa semana. Por lo tanto, queda claro que los noruegos no se han clasificado por casualidad. Y es que hay varios futbolistas que ya han debutado con la absoluta. De hecho, algunos miembros de esta generación sub-23 son fijos. No obstante, al coincidir las dos primeras jornadas del torneo con un partido oficial de clasificación para el Mundial de Brasil, cuatro de sus puntales (Henriksen, Nordtveit, King y Valon Berisha) sólo llegarán a tiempo para jugar el tercer partido de la fase de grupos. Confían en no llegar demasiado tarde.

Noruega, antes de jugar ante Inglaterra en la fase de grupos
Noruega, antes de jugar ante Inglaterra en la fase de grupos

Noruega es un equipo de bastante orden, que suele jugar con un 4-3-3 donde el centrocampista más retrasado ejerce de escoba para barrer todo lo que supera a sus compañeros y puede acercarse peligrosamente al área. Es un bloque sacrificado, cuyos futbolistas (a excepción de Eikrem y Berisha) pueden esperar bien colocados atrás si toca replegarse o presionar a una altura considerable si se lo manda el seleccionador. Asimismo, los centrales se imponen dentro de su área cuando la selección se encierra atrás, pero les cuesta más defender alejados de su portero. En este aspecto, el equipo puede sobrevivir replegado durante fases de los partidos, juntando sus líneas y sabiéndose fuertes cerca del área de Ostbo. Sin embargo, el equipo sufre defendiendo las jugadas a balón parado.

Aunque, a pesar de que pueda parecer sorprendente, Noruega también es un equipo bastante dotado técnicamente. Algo lento, tanto en defensa como en ataque, pero con futbolistas que se pueden asociar en espacios reducidos. Los mejores con el balón en los pies son Berisha (mediapunta, Red Bull Salzburg) y Eikrem (interior, Molde), sus dos centrocampistas más creativos. No obstante, también tienen otros recursos a nivel ofensivo: Elabdellaoui, que puede jugar en casi cualquier posición, se incorpora bien por la banda derecha; Singh se ofrece constantemente en el centro del campo; Pedersen es un buen delantero para bajar balones largos y Nielsen y Jo Inge Berget, pese a partir a menudo desde las bandas, aportan una cuota importante de gol. Si llegan vivos a la tercera jornada, van a recibir cuatro incorporaciones de lujo. No son favoritos en su grupo, pero serán un rival incómodo. Compiten muy bien.

Inglaterra

Superaron con facilidad la fase de grupos tras ganarlo casi todo, pero no sentenciaron el play-off ante Serbia hasta el último suspiro. Las bajas de última hora (McManaman, Shaw y Townsend) han obligado a Stuart Peace a cambiar varias piezas, pero sigue siendo una de las selecciones de mayor potencial del torneo. Querrán aspirar a ganar su grupo pese a “permitirse” no convocar a Phil Jones, Kyle Walker, Jack Rodwell, Wilshere, Oxlade-Chamberlain y Welbeck. Tampoco estará Raheem Sterling, cuya lesión lo ha hecho desaparecer en los últimos meses después de empezar la temporada como un tiro. Las bajas debilitan al equipo de Pearce, que tendrá un debut complicado ante Italia.

Aun así, habrá otros futbolistas que pueden rendir bien. Bajo palos estará Jack Butland, el portero de más futuro en el fútbol inglés. En cambio, la línea defensiva quizás deje más dudas, con Clyne/Smith y Rose en los laterales, flanqueando la pareja de centrales que supuestamente formarán Caulker y Dawson. Los laterales se incorporan muy bien al ataque, pero sufrirán si los rivales buscan su espalda. En el centro del campo, el capitán Henderson será fijo. A partir de aquí aparecen nuevas dudas, pues puede que Pearce apueste por Chalobah -que ha rendido a muy buen nivel con el Watford- prefiera a McEachran u opte por Lowe. Aunque cuando pensamos en una posible alineación debemos tener en cuenta que sólo Butland, Dawson, Henderson y el delantero Sordell han disputado siete o más partidos durante la fase de clasificación para el Europeo. Apenas un jugador por línea, lo que refleja la ausencia de un núcleo estable. En total, 43 convocados en diez partidos de clasificación.

Zaha, la gran esperanza inglesa en el torneo. Foto: Amit B Dutta
Zaha, la gran esperanza inglesa en el torneo. Foto: Amit B Dutta

Sin embargo, lo mejor llega en tres cuartos de campo. El delantero, seguramente Sordell, no inspirará tanto temor como la presencia de Wilfried Zaha. Le acompañarán dos entre Ince, Lansbury y Shelvey, pero el flamante fichaje del Manchester United será quien tendrá que asumir responsabilidades en ataque. Callum McManaman o Sterling habrían aportado algo más de desborde en banda, pero Pearce no podrá contar con ellos y gran parte de sus opciones dependerán del rendimiento de Zaha, quizás el futbolista más desequilibrante del torneo junto con Isco, Insigne, Maher y Dzagoev. Posiblemente los ingleses no tengan el cartel del equipo que fracasó hace dos años en Dinamarca, pero quizás puedan compensar la falta de talento con mayor trabajo y esfuerzo. No obstante, es difícil esperar un magnífico rendimiento colectivo de esta generación, pues, a diferencia de la noruega o la española, sus jugadores no han jugado juntos durante gran parte de la fase de clasificación. Corren el riesgo de quedarse fuera.

Italia

Italia regresa a un Europeo sub-21 cuatro años después. En la fase de clasificación previa al Europeo de 2011 cayó de manera sorprendente ante Bielorrusia, que remontó el 2-0 del partido de ida del play-off. Tras la decepción que supuso la eliminación, la nueva generación italiana de 1990 no dejó que se repitiera la misma situación. Fueron primeros de grupo en la fase inicial, por delante de Turquía, Irlanda y Hungría, y eliminaron a Suecia en la eliminatoria definitiva. Disputaron un play-off muy serio y fueron bastante superiores al conjunto sueco. Por sensaciones y por el grupo en el que están encuadrados, todo lo que no sea alcanzar las semifinales sería una decepción para el conjunto italiano.

A diferencia de Inglaterra, Italia presenta un bloque más fuerte y consolidado durante la fase de clasificación. Además, se ha reforzado con algunas incorporaciones de lujo como Di Sciglio o Insigne en los partidos clave. El primero, junto a Balotelli y El Shaarawy, es el único jugador de esa generación que se perderá el Europeo sub-21 por estar convocado con la absoluta. La selección italiana no se reserva prácticamente nada. No obstante, necesitarán al mejor Capuano para contener a los atacantes rivales. Éste puede ser el principal problema de la Azzurra en esta torneo: sus seis teóricos defensas y los tres porteros convocados apenas tienen experiencia en Serie A, ya que actualmente juegan en equipos de Serie B. El único es Capuano, que pertenece al Pescara, y su pareja en el centro de la defensa, Caldirola, no destaca por su fiabilidad.

Hungría-Italia, 11/09/11. Foto: Groundhopping Merseburg
Hungría-Italia, 11/09/11. Foto: Groundhopping Merseburg

Sin embargo, los italianos intentarán compensar su fragilidad defensiva con un potencial ofensivo al alcance de pocos equipos en la competición. Verratti, que apenas ha jugado con la sub-21, será el jefe en el centro del campo. Debería formar el doble pivote con Marrone, mientras que Florenzi e Insigne ocuparán las bandas. No obstante, la polivalencia del romanista Florenzi también le permite jugar al lado de Verrati, movimiento que facilitaría la entrada de un futbolista como Saponara (firmado por el Milan) en la flanco derecho del centro del campo. Por su parte, Insigne demostró ante Suecia que su nivel es superior a la media en esta categoría pese a partir escorado en la izquierda. Atesora una técnica privilegiada, un golpeo de balón extraordinario y su regate es desequilibrante. Este Europeo podría servirle de carta de presentación ante el que será su nuevo técnico a partir de la temporada que viene, Rafa Benítez.

Mientras tanto, cinco delanteros de la talla de Borini, Immobile, Gabbiadini, Destro y Paloschi competirán por las dos plazas restantes en el once titular. Aunque, a pesar del talento que acumule en ataque, Italia también es un equipo que se coloca bien y es capaz de presionar bastante arriba para forzar pérdidas. Si presiona con acierto sus rivales no pondrán a prueba el punto débil de esta selección, que es su inexperta línea de cuatro zagueros. Entonces la Azzurra se sentirá cómoda.

Israel

Clasificada como anfitriona del torneo, es el equipo sobre el que tenemos menos información. Lógicamente, no ha jugado partidos oficiales previos al torneo y esto dificulta el seguimiento de esta generación, que tendrá una oportunidad para lucirse y abandonar su país en busca de una liga mejor que la israelí. Para ellos su debut ante Noruega será muy importante porque en un torneo tan corto puede otorgarles una magnífica oportunidad de superar la fase de grupos, aunque no se espera demasiado del equipo israelí.

Sin embargo, hay tres futbolistas de Israel a los que hay que apetece seguir de cerca. El primero es Nir Biton, capitán de esta generación. A sus 22 años ya acumula cerca de 100 partidos en la liga israelí con el Ashdod, equipo de la ciudad natal de los hermanos Revivo. Biton es un espigado centrocampista de casi dos metros de altura y potente zancada. Cuando arranca o llega cerca del área rival puede resultar peligroso, pues dispara bien tanto con la derecha como con la izquierda. En defensa, sus largas piernas sirven para llegar a robar balones a los que otros no llegan. El Manchester City se fijó en él hace unos meses y llegó a estar a prueba con el equipo citizen. Los otros dos futbolistas israelíes a tener en cuenta son Eyal Golasa, un centrocampista muy hábil y técnico, y Twatiha, un lateral zurdo muy poderoso físicamente. Ambos juegan en el Maccabi Haifa. Aunque lo bueno de Israel es que vamos a descubrir más nombres interesantes en los próximos días. Se enfrentan a una oportunidad única de hacer historia.

Israel sueña con llegar a la final, que se disputará en Jerusalem
Israel sueña con llegar a la final, que se disputará en Jerusalén. Foto: Matthew Wilkinson

Calendario del grupo

Jornada 1 (5 de junio): 18:00 Israel-Noruega 20:30 Inglaterra-Italia

Jornada 2 (8 de junio): 18:00 Inglaterra-Noruega 20:30 Italia-Israel

Jornada 3 (11 de junio): 18:00 Israel-Inglaterra 18:00 Noruega-Italia

7 comments

Grande, Tom.

Primero me llamó la atención que un tipo llamado Abdellaoue, del H96, fuera noruego. Ascendencia marroquí. Vale, ‘incongruencias’ de este tipo en fútobl hay muchas (y hablando de nórdicos, que se lo digan a Henok Goitom). Nada raro.

Pero entonces leo a este tipo, Elabdellaoui, con un apellido muy similar. Pues va el tipo y también es noruego con raíces marroquíes. Y además es familia de Moa y de Mustafa Abdellaoue (hermano de Moa). Y los tres jugaron en el Skeid noruego.

Me meto en la web del Skeid y tienen nombres como Abdi Hussain, Hassan M Tusuf, Kamyar Murad, Daniar Mohammed, algunos Dernjani… vamos, nombres que suenan mucho a árabe.

En Wikipedia me cuentan que viven bastantes inmigrantes marroquíes en Oslo (http://no.wikipedia.org/wiki/Oslo#Innvandring). Parece ser que hay mucho inmigrante musulmán en el barrio de Grønland, y el estadio del Skeid pilla cerquita according to Google Maps.

Pues ale, las 3:01 son y yo aquí buscándole nuevas interpretaciones a los mensajes de esta zagala. Ya hemos echao la noche. Hubiera sido más fácil si hubiera sido futbolista. Futbolista rico.

De hecho, creo que es un fenómeno que debería ir creciendo con el paso de los años. Cada vez hay más inmigración y futbolísticamente los noruegos se van pareciendo más a los suecos. Si por casualidad das con una plantilla de un club sueco, verás que en algunos casos casi la mitad de los apellidos tienen un origen extranjero, aunque a menudo sean futbolistas locales.

Sin ir más lejos, otro ejemplo es el Molde de Solskjaer. Tienen a otro Hussain y a un internacional sub-21 con noruega pero nacido en croacia pero de origen bosnio llamado Tripic. Es algo que cada vez se ve más, porque son futbolistas muy jóvenes, y que imagino que irá a más.

Muy buena previa, Tomàs.

Me deja muchas dudas Inglaterra en el centro del campo. Henderson es indiscutible pero a la hora de definir sus acompañantes Stuart Pearce en la fase de clasificación se acabó decantando por Jason Lowe -limitado con balón pero de esfuerzo defensivo meritorio-.

Pero dejar fuera a Chalobah parece un lujo tal cómo ha rendido esta temporada.

¿Ves un Henderson-Chalobah-Lowe? Es que de Pearce me lo espero pero a mí no me convence, pocos registros le vería a esa medular.

Paco, a mí en Inglaterra me desconcierta la dinámica de la fase de clasificación y las lesiones de última hora. Han cambiado muchísimas cosas a medida que avanzaban los meses. Además, creo que de estar Callum McManaman habría sido titular junto a Zaha y posiblmente entraría Ince, con dos extremos fijando por fuera y Zaha con mayor libertad detrás del punta.

Sin embargo, la consolidación de Chalobah en The Championship (el play-off se jugó en octubre), el bajón del Middlesbrough en la segunda vuelta (habrá afectado a McEachran, imagino) y la no convocatoria de otros futbolistas que han jugado durante la fase de clasificación como Oxlade-Chamberlain, cambian el panorama.

Posiblemente Inglaterra pueda apostar por dos variantes en el centro del campo. Una de mayor riesgo y otra de perfil más conservador que quizás se vea hoy ante Italia o en la última jornada si con un empate la valiera para ser semifinalista. Una con Chalobah-Henderson y tres mediapuntas por delante (Ince-Lansbury-Zaha, por ejemplo) y otra con Henderson de mediapunta con Chalobah-Lowe por detrás. Esto dotaría a Inglaterra de mayor control pero de menos vértigo, con Lowe y Chalobah en paralelo o hasta con Henderson a la altura de Chalobah para formar en 4-3-3. Tampoco me sorprendería en exceso, aunque no hay muchas más opciones.

Todo lo que sea ver a McEachran de titular me sorprendería mucho. Contra Italia creo que lo que dices de Chalobah-Lowe y Henderson por delante. Con Sterling u Oxlade estaríamos sin duda en una especie de 4-4-1-1 con Zaha de segundo punta pero ahora todo pasa por verle en derecha, donde ha jugado la fase definitiva de la temporada.

¿Ves a Lansbury antes que a Shelvey?

¿Sordell titular y Wickham suplente? Creo que el del Sunderland es más del gusto de Pearce porque en la fase de clasificación contra Noruega fue muy importante, aunque Sordell en la versión más conservadora de Inglaterra puede dar más arriba.

Sordell es un delantero muy del estilo de Pearce, le gusta mucho aunque a mí me parece un "9" bastante limitado. Sin embargo, parece que Wickham tiene un rol más de revulsivo que para ser titular. En el Sunderland tampoco ha jugado mucho y, revisando los datos de la fase de clasificación, sólo fue titular en el último partido de la fase de grupos y en el que Inglaterra jugó en casa contra Azerbaiyán.

Sobre Lansbury/Shelvey, me guío también por un asunto de estado de forma. Shelvey estuvo lesionado no hace mucho y ha jugado muy poco en los últimos meses de temporada, que ha sido cuando el Liverpool parecía funcionar mejor. A Lansbury lo he visto muy poquito este año en el Forest, pero también es un futbolista que trabaja bastante pero cuya técnica es bastante buena como para venir a recibir abajo y enlazar con los de arriba, es un futbolista que puede ejercer de nexo entre líneas. Me cuesta más imaginar a Shelvey haciendo eso.

Deja un comentario

*