Alemania presenta sus credenciales

selke-celebra-Alemania sub21

Alemania ha demostrado en los dos primeros partidos del Europeo sub-21 por qué fue la mejor selección en la fase de clasificación. El conjunto teutón fue el único equipo capaz de sumar el pleno de puntos en la ronda preliminar y sigue por el mismo camino en Polonia. De momento, Alemania ya ha firmado dos triunfos convincentes ante la República Checa y Dinamarca que allanan su camino hacia las semifinales. Le falta afrontar retos más exigentes, pero las prestaciones en sus dos primeros partidos son muy positivas.

España y Alemania son los dos únicos equipos que han ganados los dos primeros partidos en el Europeo sub-21.
España y Alemania son los dos únicos equipos que han ganados los dos primeros partidos en el Europeo sub-21.

El encuentro ante el cuadro nórdico resulta paradigmático en uno de los equipos mejor conjuntados del Europeo sub-21, con una generación de futbolistas que vienen jugando juntos desde hace bastante tiempo. En el eje de la defensa, Stark y Kempf ya son una pareja consolidada en los torneos de categorías inferiores desde el Europeo sub-19 que ganó Alemania en Hungría y aportan una salida de balón limpia gracias a la capacidad de Stark para salir en conducción o el preciso desplazamiento largo de la zurda de Kempf. Así Alemania rara vez encuentra dificultades para rebasar la primera línea de presión y asentarse en campo rival.

Alemania sub21 - Football tactics and formations

Los laterales, Toljan y Gerhardt, se incorporan en ataque y empujan a los extremos hacia el carril central. En la derecha, Weiser realiza movimientos más verticales y pisa área, mientras en la izquierda Serge Gnabry opta a menudo por conducciones en diagonal que puedan finalizar con un pase entre el central y el lateral rival para la incorporación de Toljan. Por los flancos nace el desequilibrio de una selección alemana que también acumula talento en el carril central, donde se juntan Dahoud, Arnold y Max Meyer. Hasta el momento le ha tocado al futuro centrocampista del Borussia Dortmund llevar el peso del esférico en la salida de balón, guardando un poco la posición. Es un movimiento que permite explotar su desplazamiento en largo para organizar las posesiones y que garantiza a un futbolista que rara vez pierde el esférico bajo presión -con qué elegancia se gira cada vez que alguien intenta robarle el balón por la espalda-, pero así Alemania aleja a Dahoud de la zona en la que puede explotar su fenomenal disparo desde la lejanía o filtrar un último pase decisivo.

Dahoud fue el centrocampista más posicional de la selección alemana.
Dahoud fue el centrocampista más posicional de la selección alemana.

Ante Dinamarca, Alemania se atascó a lo largo del primer tiempo. Le faltó un punto de fluidez por dentro en el último tercio para encontrar en situación ventajosa a Davie Selke, que no ganó demasiados balones de espalda ante los corpulentos centrales nórdicos, algo en lo que tampoco ayudaron la intermitencia de Arnold y Max Meyer. Sin embargo, el avasallador dominio de Alemania, que se asentó casi siempre con el cuero en campo rival, acabó erosionando a la defensa danesa hasta que en la segunda parte aparecieron las grietas. El desgaste de Dinamarca pesó en los extremos, que cada vez llegaban más tarde en las ayudas, y Alemania empezó a generar varias ocasiones claras de gol, sobre todo con las incorporaciones de sus laterales. El 1-0 llegó en un disparo maravilloso de Selke, que colocó el balón en la escuadra, pero el tanto solo era cuestión de tiempo. Un remate de Kempf a la salida de un córner y una jugada de ataque definida con un disparo con la zurda de Amiri sellaron una victoria que sitúa a Alemania en una posición privilegiada de cara a la última jornada: si empata o gana ante Italia, estará en semifinales.

Amiri redondeó la goleada.
Amiri redondeó la goleada con el 3-0.

Italia se complica la vida

La República Checa dio una de las grandes sorpresas de lo que llevamos de Europeo sub-21 derrotando a la selección italiana en la segunda jornada de la fase de grupos. El equipo transalpino introdujo cuatro cambios en el once que fue capaz de derrotar a Dinamarca en el debut, pero la apuesta de Di Biagio no surtió el efecto deseado. En lugar de dar descanso a varios futbolistas importantes, dejó de potenciar algunas de las sociedades más prometedoras. Así, el técnico italiano rompió la pareja de centrales que brilló en el estreno (Caldara fue suplente), dejó en el banquillo a Gagliardini y perdió profundidad en la banda izquierda con la entrada de un diestro como Calabria como lateral en ese flanco. Federico Chiesa se volvió a sentar en el banquillo y volvió a ser una de las notas positivas por su aportación como revulsivo con el marcador en contra. Italia jugó peor que en el estreno, controló mucho menos el ritmo del choque y la República Checa aprovechó sus ocasiones con una llamativa efectividad para ganar por 3-1 y llegar a la última jornada de la fase de grupos con opciones de clasificarse.

Las rotaciones de Di Biagio no funcionaron.
Las rotaciones de Di Biagio no funcionaron.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*