Cambio de paradigma

Picture by Mike  Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933
11/10/2013
Macedonia fans during the 2014 FIFA World Cup Qualifying match at the Cardiff City Stadium, Cardiff.

Las potencias tradicionales cada vez sufren más para clasificarse holgadamente para los torneos de categorías inferiores. En los últimos tiempos hemos visto cómo algunos países se han impuesto en eventos en los que no se les esperaba (la Serbia campeona del mundo sub-20 o la Suecia que ganó el último Europeo sub-21 son ejemplos de ello), pero también lo vemos en las rondas previas. A pesar de la ampliación del Europeo sub-21, que a partir del próximo año disputarán 12 equipos, selecciones como España, Francia o los Países Bajos no se han clasificado de forma directa. Considerados tres de los viveros de futbolistas jóvenes más interesantes del continente, se han visto superados por fenómenos emergentes como Suecia, Eslovaquia y la histórica Macedonia. Francia y los Países Bajos, de hecho, se han quedado incluso sin repesca en grupos donde teóricamente eran favoritos.

La gran noticia de la fase previa es la clasificación de Macedonia, que debuta en una fase final de un torneo UEFA de selecciones a nivel masculino. El equipo balcánico se ha impuesto en un grupo altamente exigente, superando a una Francia con una plantilla muy superior a título individual, y a Islandia, que se quedó a un único triunfo contra una Ucrania que no se jugaba nada en la última fecha para clasificarse para el torneo de Polonia (2-4). En el equipo macedonio el hombre más conocido es el canterano del FC Barcelona, David Babunski, pero no es ni mucho menos un fijo en el Estrella Roja. Una situación aún peor vive su compañero de equipo Avramovski, que a pesar de ser un habitual en la sub-21 y completar una temporada con muchos minutos en el OFK Beorgrad todavía no ha jugado este curso. Gjoko Zajkov, otro de los pocos que milita en un club extranjero, tampoco ha disputado ningún minuto liguero este curso en el Charleroi belga y los dos expatriados restantes, Viktor Angelov y Enis Bardhi, son habituales en un campeonato de poco prestigio como el húngaro, con el Ujpest. De hecho, la mayoría de futbolistas militan en la liga local y algunos juegan en posiciones que no les corresponden. Su máximo anotador, por ejemplo, es Kire Markoski, que ha marcado tres goles en los últimos tres compromisos de su selección y juega en el Rabotnicki, tercer clasificado de la liga local. 13 goles a favor, 7 en contra y una única derrota en el estreno del grupo en Islandia explican el milagro macedonio. Esta plantilla ha quedado por delante de una selección francesa que se ha quedado fuera por tercera edición consecutiva después de los play-offs perdidos contra Noruega en 2012 y Suecia en 2014.

Viktor Fischer podría jugar con la sub-21. Este verano ha fichado por el Middlesborough. Foto: Focus Images Ltd.
Viktor Fischer podría jugar con la sub-21. Este verano ha fichado por el Middlesborough. Foto: Focus Images Ltd.

Una vez más, vuelve a llamar la atención el desempeño de los combinados nórdicos. Suecia ha completado una fase de clasificación inmaculada, sin conocer la derrota en un grupo de enorme exigencia con España, Croacia y Georgia, que cuenta con una de las mejores generaciones de futbolistas de su historia. Algo similar ha ocurrido con Dinamarca, que como los suecos se ha clasificado por segunda edición consecutiva después de terminar la fase de clasificación sin derrotas. Aunque en el caso de los daneses el grupo era más cómodo, no por ello su rendimiento deja de ser meritorio. En Polonia podrían llegar a jugar media docena de chicos que ya han debutado con la absoluta, nacidos después del 1 de enero de 1994, como Viktor Fischer, Pierre-Emile Hojbjerg, Andreas Christensen, Youssuf Poulsen, Pione Sisto o Lucas Andersen.

Otra selección que crece a pasos agigantados en categoría sub-21 es Eslovaquia, que llevaba varias ediciones rondando la clasificación. En las dos últimas se quedó a una eliminatoria de clasificarse para la fase final del torneo. En la más reciente, llegó a superar en su grupo a los Países Bajos, situación que se ha repetido de nuevo. Poco a poco en el fútbol eslovaco empiezan a asomar la cabeza futbolistas que están llamados a dar un salto de calidad a la selección absoluta. El caso más conocido es el de Ondrej Duda, que participó en varios partidos de la Eurocopa, pero por detrás viene una generación de centrocampistas de buen toque de balón que ya juegan en el extranjero, como Lobottka (Nordsjaelland), Rusnak (Groningen), Bero (Trabzonspor), Haraslin (Lechia Gdansk), Benes (B. Mönchengladbach) o Ivan (Bari). En defensa, el equipo cuenta con varios centrales de cierto nivel como Ninaj (Lokeren), Skriniar (Sampdoria) y en menor medida Robert Mazan (Zilina), mientras en el apartado goleador la responsabilidad la ha asumido Adam Zrel’ak (Jablonec), seguramente un chico de menor potencial en relación con los centrocampistas del equipo.

Ondrej Duda of Slovakia (centre) celebrates scoring their first goal to make it Wales 1 Slovakia 1 the UEFA Euro 2016 match at Stade de Bordeaux, Bordeaux Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 11/06/2016
Ondrej Duda marcó ante Gales en la Eurocopa. En 2017 podría jugar el Europeo sub-21 con Eslovaquia. Foto: Focus Images Ltd.

Sus vecinos checos también han sido una de las sorpresas de la fase de clasificación después de superar a Bélgica, motivo que explica su presencia en la fase final de Polonia. Por cifras, dos figuras destacan por encima del resto: el delantero Patrik Schick ha marcado 10 goles y ha repartido 4 asistencias mientras el centrocampista Ales Cermak ha anotado 6 dianas y ha dado otras 5. El rendimiento de Schick ya ha llamado la atención de la Sampdoria, club con el que ya ha disputado varios ratos de Serie A. Además, también hay que citar a Vaclav Cerny, miembro más joven de la plantilla, eléctrico extremo zurdo perteneciente al Ajax, y Lukas Zima, un portero firmado por el Genoa hace varios cursos que acumula una buena trayectoria en categorías inferiores.

Clásicos como Portugal, Inglaterra, Italia y Alemania también se suman a un cartel que completarán dos equipos entre Austria, España, Noruega y Serbia, los cuatro países que jugarán la repesca. Los cruces se sortearán el viernes 14.

Equipos clasificados para el Europeo sub-21 de Polonia 2017:

República Checa, Italia, Macedonia, Portugal, Dinamarca, Suecia, Alemania, Eslovaquia, Inglaterra.

Jugarán la repesca:

Austria-España y Serbia-Noruega

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Al final colocas a Islandia como clasificada, en lugar de Macedonia, lapsus supongo.

¿Que selección ves favorita de las ya clasificadas? Yo viendo potencial veo a Alemania y Portugal pero desconozco las descritas por tu artículo.

En relación a Noruega, Serbia y Austria, comentan que el más fuerte es Serbia como posible rival en la repesca. ¿Cuales son las virtudes y defectos a grandes rasgos de esas 3 selecciones?

Lapsus el asunto de Islandia, que venía con un borrador previo y se me pasó. A priori Alemania es el equipo más fuerte, aunque también depende de si van todos los jugadores en edad de ir (Goretzka, Sané, Meyer, etc). Portugal sería la siguiente de la lista.

Serbia viene con una generación que ha sido campeona de Europa sub19 (1994) y del Mundial sub20 (1995). Equipo con mucha personalidad, competitivo, fuerte físicamente y con calidad en posiciones clave. Noruega es más técnica que la selección absoluta, con buenos futbolista en la medular como Zahid, Fossum y Odegaard. Quizás algo lentos detrás, pero vienen unas generaciones bastante buenas ahora. Y Austria es un país que anda trabajando bien en los últimos tiempos, como contamos en un texto este verano (http://www.marcadorint.com/euro-sub-19-alemania/semilla-talento-austria-trabajo-futbol-base/). Sin individualidades rutilantes más allá de Sascha Horvath, Schaub o Lazaro, jugadores de MP o extremos, suelen llevar a equipos bien organizados tácticamente, que mueven bien la pelota. Con limitaciones técnicas y de contundencia en defensa, pero con las ideas claras. No suelen rifar la pelota y trabajan bien conceptos como la presión.

Gracias por la respuesta, estaremos atentos a la repesca, donde a priori parten con ventaja España y Serbia, pero ya sabemos bien que en estas categorías los favoritismos sirven de poco como no esten bien compenetrados los jugadores, por mucha calidad que puedan atesorar a priori como el caso de España.

Supongo que de pasar España aspirará a ser, siempre a priori, uno de los 3-4 favoritos al Europeo sub21

Deja un comentario

*