Supervivencia inglesa en Kielce

corner-y-luz-bestia-editado

Inglaterra no enamora, pero va superando obstáculos y sumando puntos en su intento por alcanzar las semifinales del Europeo sub-21. En los momentos en los que se asoma al borde del precipicio, el equipo inglés se está agarrando con fuerza a cualquier posibilidad para seguir sobreviviendo en el campeonato. En la primera jornada, Jordan Pickford detuvo un penalti cuando Suecia ya se veía triunfadora del encuentro y en la segunda los de Aidy Boothroyd se sacaron dos chispazos para remontar un choque complicado ante Eslovaquia, que venía con el impulso de la victoria en el debut ante el anfitrión, Polonia.

Eslovaquia 1 (Chrien 23’)
Inglaterra 2 (Mawson 50’, Redmond 61’)

Swift fue la gran novedad del once inglés.
Swift fue la gran novedad del once inglés.

Arropada por miles de paisanos que cruzaron la frontera y recorrieron los poco más de 200 kilómetros que separan el territorio eslovaco de Kielce, Eslovaquia demostró por qué está considerada como una de las selecciones que mejor fútbol ha practicado hasta ahora en el Europeo. El conjunto centroeuropeo exhibió su buen elenco de centrocampistas en la medular, aliñado por dos jugadores que parten desde los flancos pero que tienen constante presencia interior como Mihalik y Rusnak, destinados a generar superioridades por dentro a la vez que se sacrifican en defensa en la banda. Eslovaquia salió con la voluntad de dominar la pelota, aunque no siempre lo logró porque Lobotka estuvo bastante vigilado por los ingleses en los compases iniciales. Aun así, el jugador del Nordsjaelland dejó varios destellos de su capacidad para girarse bajo presión y llevar la batuta del juego.

Más de 12.000 espectadores acudieron al estadio de Kielce para el Eslovaquia-Inglaterra.
Más de 12.000 espectadores acudieron al estadio de Kielce para el Eslovaquia-Inglaterra.
La gran mayoría de aficionados presentes en el estadio eran eslovacos.
La gran mayoría de aficionados presentes en el estadio eran eslovacos.

Mientras Eslovaquia decidió tocar lo mínimo de cara a la segunda jornada, Inglaterra propuso varias modificaciones. Boothroyd alteró el esquema, introdujo a John Swift como mediapunta para tapar a Lobotka y ganar presencia por el carril central y acercó a Redmond a Abraham para que el delantero centro propiedad del Chelsea no se encontrara tan aislado como en el estreno. La nueva composición inglesa también permitió que Baker se asomara cerca de Chalobah, que ejercía de mediocentro escoltado por Ward-Prowse y el propio Baker. Sin embargo, el invento tampoco terminó de resultar eficaz en Inglaterra. Swift se mostró voluntarioso entre líneas y se ofreció constantemente, pero Baker y Ward-Prowse volvieron a demostrar serias dificultades para marcar el tempo del encuentro. Son futbolistas de un golpeo de balón que roza lo prodigioso, pero les cuesta mucho más ser regulares para que la pelota circule a su compás.

Eslovaquia vs Inglaterra - Football tactics and formations

Inglaterra simplificó sus ataques, que a menudo acabaron en incorporaciones de Holgate que morían en centros imprecisos del lateral toffee. Branislav Ninaj y sobre todo Milan Skriniar se erigieron como los amos del área y despejaron todos los centros ingleses. Se impusieron al poderoso Tammy Abraham, mientras Eslovaquia sufría para traducir sus fases de dominio en ocasiones de gol. La acumulación de centrocampistas le permitió regular el ritmo del choque, pero le faltó mayor lucidez en el último pase. Por las bandas, solo las incorporaciones del lateral Mazan por la izquierda dotaban de profundidad a los eslovacos y el delantero Zrel’ak pasó desapercibido. Sin embargo, en un saque de esquina, Martin Chrien se anticipó en el primer palo y conectó un testarazo inapelable que superó a Jordan Pickford.

Pickford no pudo detener el cabezazo de Chrien.
Pickford no pudo detener el cabezazo de Chrien.

El 1-0 en contra del descanso agotó todo margen de error del equipo inglés, obligado a al menos a empatar el choque si no quería despedirse antes de tiempo del Europeo. Arriesgó Boothroyd al dar entrada al extremo Jacob Murphy como lateral derecho por el desacertado Holgate, e Inglaterra salió dispuesta a aplastar a Eslovaquia hacia su propia portería. Pronto cosechó el empate, en una jugada derivada de un saque de esquina en la que el arquero Chovan pudo detener el primer remate pero no el segundo de Mawson, y poco después Inglaterra le daría la vuelta al encuentro con una fantástica transición en la que Ward-Prowse vio antes que nadie a Redmond y lo habilitó con un extraordinario cambio de orientación. Luego, en clara ventaja respecto al defensa que corría hacia atrás, el extremo del Southampton se encargó de definir con clase y hacer pagar a Eslovaquia una acción en la que la zaga había quedado muy mal parada tras perder un duelo individual en el centro del campo que desequilibró todo su sistema defensivo.

Mawson empató el partido.
Mawson empató el partido.

A pesar de los dos goles encajados en pocos minutos, Eslovaquia no bajó los brazos y apretó en busca del empate con el aliento de una afición que le hizo sentir como en Bratislava. Agitó el partido con la entrada del fino centrocampista zurdo Laszlo Benes y con la presencia de Lukas Haraslin en la banda izquierda. Eslovaquia encerró a Inglaterra, pero la hizo sufrir poco. La pelota merodeaba el área de Jordan Pickford, inconmensurable a la hora de descolgar balones aéreos, pero apenas generó ocasiones verdaderamente claras de gol. Transmitió mayor sensación de peligro por su acoso y la situación del esférico, siempre rondando el área, que peligro real ante la falta de un delantero que impusiera su ley ante Alfie Mawson y Calum Chambers. La superior calidad de Inglaterra en ambas áreas marcó la diferencia.

La plantilla eslovaca dio una vuelta al estadio al término del partido para agradecer al apoyo de sus compatriotas.
La plantilla eslovaca dio una vuelta al estadio al término del partido para agradecer al apoyo de sus compatriotas.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Inglaterra muy limitada, ni una idea diferente cuando llegan al último tercio del campo. Llega, mira a un lado, abren y centro al área, y encima mal hecho. Este equipo me aventuro a decir que no va a llegar a nada en este torneo. Debería pasar Eslovaquia por fútbol!!

Deja un comentario

*