La noche en la que ‘Calamity’ James pagó la cerveza

Former goalkeeper David James commentating before the Barclays Premier League match at the Boleyn Ground, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
03/05/2014

No es fácil encontrar bares que retransmitan partidos de fútbol en el corazón de Cracovia. El Europeo sub-21 está presente en la segunda ciudad más poblada de Polonia y la cara de Bartosz Kapustka aparece en todos los rincones anunciando el torneo, pero ver los choques que no se disputan en esta sede es una tarea bastante más complicada. En el casco antiguo, solo hay un local que los ofrezca con asiduidad, y eso termina atrayendo a público de todo tipo. Incluso a ojeadores. En una mesa situada a la esquina del único establecimiento donde se puede ver el Portugal-España sub-21, un chico argentino saca un dossier con las convocatorias y apunta las alineaciones de los dos elencos ibéricos en una hoja para no perderse detalle del choque que acabará clasificando a España para las semifinales del torneo. Un argentino que vive en Milán, es hincha de Racing, tiene familia en el barrio barcelonés de Sarrià y una prima viviendo en Sant Cugat del Vallès.

Kapustka es el jugador más mediático del equipo anfitrión. Foto: MarcadorInt.
Kapustka es el jugador más mediático del equipo anfitrión. Foto: MarcadorInt.

Sin embargo, este era solo el aperitivo de lo que vendría después. Cuando España ya estaba ganando el partido contra Portugal, irrumpió una figura fácilmente reconocible en el local. En un momento dado, hizo acto de presencia el sexto portero con más internacionalidades con Inglaterra. Detrás de Shilton, Seaman, Gordon Banks, Joe Hart y Ray Clemence encontramos a David James, un guardameta al que siete años después de su última temporada en la Premier League con el Portsmouth todavía se le recuerda por el apodo de Calamity, en un juego de palabras que hace referencia a un cómic británico de carácter satírico que cuenta las peripecias de un chico particularmente desafortunado. Tan desafortunado como algunos de los errores del exportero de Liverpool, Manchester City o Portsmouth.

El asunto aquí es que David James resultaba la última persona a la que alguien podía esperar un martes por la noche en un pub-hamburguesería de Cracovia, más cuando la selección inglesa juega sus partidos a dos horas en coche. Y no parecía que se tratase de su primera incursión en el local, pues ya conocía a todo el mundo y saltaba de mesa en mesa dando conversación. Incluida la nuestra, donde un tatuaje de Jack Skeleton en el brazo izquierdo de Gloria le sirvió de pretexto para añadir un cuarto interlocutor en nuestro diálogo sobre el Portugal-España.

La conversación sirvió para descubrir una dimensión desconocida de David James, la de un conversador increíblemente lúcido. Como a nosotros, el Europeo sub-21 era lo que le había traído a Polonia. Aunque en su caso, se trataba de una fase más en su curso de UEFA para obtener una licencia de entrenador, en un caso que recuerda al que vivieron Ryan Giggs, Gary Neville o Paul Ince cuando aparecieron en las tribunas de los estadios turcos en el Mundial sub-20 de 2013. “Venimos a ver los partidos y los analizamos. Estudiamos el juego e intentamos entender por qué suceden las cosas. Explicar por qué un equipo es mejor que el otro. Yo aún no tengo claro si quiero ser entrenador, pero estoy rodeado de compañeros que sí”.

El Bournemouth fue el último club inglés en el que jugó David James. Cuando estaba en League One. Foto: Focus Images Ltd.
El Bournemouth fue el último club inglés en el que jugó David James. Cuando estaba en League One. Foto: Focus Images Ltd.

Quizás no se haya decantado todavía por cómo quiere seguir relacionado con el fútbol, pues también ha ejercido de pundit en las televisiones inglesas, pero esta no es la primera vez que David James flirtea con el rol de entrenador. James ya ejerció de segundo técnico en los meses que estuvo jugando en Islandia en 2013, en el IBV de las Islas Vestmann donde su excompañero en el Portsmouth Hermann Hreidarsson era el entrenador principal, y ha estado unos meses desempeñando el rol de jugador-entrenador con el Kerala Blasters de la Superliga india.

Por otro lado, a James le sorprendió toparse con tres personas procedentes de Barcelona como Gloria, Andrea y un servidor en Cracovia, donde habíamos viajado para seguir el Europeo sub-21 en una sede en la que no estaba jugando España: ““¿Qué importancia se le da a un Europeo sub-21 en España? Tengo curiosidad, porque en Inglaterra se ve como algo muy menor. Como si casi no importara [acompañó esto con una mueca con la cabeza y encogiendo los hombros]. Yo creo que sí es relevante porque jugué con la sub-21 y entonces le tengo cariño”. Aunque para James este no es el motivo por el que internacionales absolutos como Dale Alli o Marcus Rashford no han viajado a Polonia, pues los considera titulares con los mayores. “Esto no pasa con Italia o España: vienen buenos equipos, con jugadores destacados, que ya han debutado con la absoluta o juegan en grandes equipos. Pero aún no son titulares con su selección”, razonaba James.

David James aprovechó la mínima oportunidad para invitarnos a una cerveza que estuvo cerca de intentar pagar con un billete de quinientas libras -hasta que le dijeron que mejor si lo hacía con la divisa local- y lo cierto es que el exinternacional inglés se fue animando con el paso de los minutos hasta el punto de que la charla con él derivó en una profundísima reflexión sobre el estado del fútbol como negocio, la masificación de la oferta -si todo el mundo ve los partidos, qué se puede aportar- y los potenciales nichos de crecimiento de un deporte enormemente expuesto en la tribuna mediática. David James tenía clara su apuesta: “El fútbol femenino está creciendo”.

“El fútbol masculino es un negocio, pero aún tiene mucho más margen de crecimiento en las mujeres. Arsenal, Manchester City, Chelsea son equipos que están invirtiendo muchísimo dinero en ellas como para que no sea un apartado importante en sus clubes dentro de unos años. Creo que en España también ocurre con el Barcelona”, apuntó David James, haciendo referencia a que los últimos cuatro semifinalistas de la pasada edición de la Champions femenina fueron Barcelona, Manchester City, PSG y Olympique de Lyon, clubes que han multiplicado el presupuesto destinado a fichar a las mejores jugadoras del planeta en el inicio de una apuesta supuestamente a largo plazo. “Hay que apostar por el fútbol femenino ahora. Todo el mundo ve los partidos de fútbol masculino, así que es muy difícil aportar algo nuevo. En cambio, el femenino aún tiene poca repercusión. Y cuando sea más mediático en el día de mañana, la gente querrá informarse a través de aquellos que ya lo seguían ayer. Y las jugadoras obviamente concederán entrevistas a aquellos medios o periodistas que las seguían desde antes del boom”.

Un primer punto de partida será la Eurocopa que empezará en menos de un mes en los Países Bajos, la primera con 16 selecciones tras ampliarse el formato en esta nueva edición. “Quizás el fútbol femenino no alcanzará el seguimiento del masculino, pero sí será importante. Si en cuatro o cinco años no es así, venidme a buscar y llamad a la puerta para reclamarme responsabilidades”.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

6 comments

Pongo por aquí la pregunta para poder localizarla después. ¿Como son los baremos para decidir el mejor 2ª de los grupos?

Es decir si tuvieran los mismos puntos y goles a favor y en contra,¿Va por clasificación Fifa de los absolutos? ¿Por mejor fase de clasificación previa?

Puntos sumados en el grupo, diferencia de goles, goles marcados, fair play y coeficiente del sub21 (el mismo que se usa en el sorteo, entiendo).

Ok, ¿Haréis un especial para ver quienes son mejores antes de los terceros partidos? Lo digo porque ahora mismo estan los 3 segundos empatados a todo, pero no he mirado las amarillas ni rojas ni se su coeficiente sub21.

Gracias de antemano. Un saludo

Lo apunto, a ver si me da tiempo a sacar algo breve tras los partidos de esta noche. Sobre todo porque en el Grupo C hay un montón de combinaciones posibles. Pero lo de las tarjetas aún podría cambiar mucho.

Interesantísimo post. Y web brillante esta, un auténtico soplo de aire fresco en medio de tanto panfleto deportivo insustancial y amarillista. Cuando habláis con fútbol lo hacéis desde una seriedad encomiable, que se agradece muchísimo, pero lo mejor sin duda es este tipo de reportajes o mini reportajes donde os acercáis al fútbol más como literatura o como parte de la vida que como escenario de masas. Sería un gustazo que hicierais más.

Un saludo.

PD: ¿Me podríais recomendar más páginas que estén en la misma línea que la vuestra?

Deja un comentario

*