La Portugal sub-21 que se encontrará España

Renato Sanches irá a la Eurocopa. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

La Portugal sub-21 de Rui Jorge se estrenó en la EURO de Polonia con un triunfo por 2-0 ante Serbia que le permitirá medirse de igual a igual a España en la segunda jornada del Grupo B (martes 20, 20:45h). Asentado de inicio en un 4-4-2 en rombo, el combinado luso no convenció, pero demostró disponer de un buen ramillete de futbolistas capaces de cambiar el signo de un partido por pura brillantez. El reto para esta generación reside en dar un paso al frente como colectivo: sin un patrón de juego demasiado claro y con carencias estructurales significativas, Portugal a buen seguro alterará el plan A visto ante la selección serbia para tratar de poner en problemas al talentoso grupo dirigido por Albert Celades.

Rui Jorge apostó por futbolistas livianos y eminentemente asociativos para perforar la defensa balcánica, relegando al banquillo a su jugador de más cartel, Renato Sanches. El centrocampista del Bayern Múnich saltó al césped durante el segundo tiempo y firmó una asistencia de mucho nivel que, unida a sus condiciones físico-técnicas, invitan a anticipar su titularidad frente a España. Lo contrario resultaría impactante porque Portugal se mostró vulnerable en la medular: Rúben Neves estuvo muy exigido sin la pelota y la acumulación de jugadores serbios en zonas interiores a punto estuvo de jugarle una mala pasada al representante ibérico. Ni João Carvalho ni Bruno Fernandes aportan trabajo defensivo y Podence actuó más como falso ‘9’, taponando la salida de los centrales, que como un centrocampista más. Faltó consistencia.

Ruben Neves Porto Portugal Eduardo Ferrer Alcover
Rúben Neves, centrocampista de Portugal, en una imagen de archivo. Foto: Eduardo Ferrer Alcover. Todos los derechos reservados.

Carencias portuguesas:

La zaga lusa no es todo lo fiable que a Rui Jorge le gustaría. Cancelo disfruta proyectándose al ataque pero titubea cerca de su propia área, Kévin Rodrigues no convence al 100% en el lateral izquierdo y la pareja de centrales juega siempre al límite. Ié y Semedo son dos zagueros ágiles y osados con la pelota en los pies, pero poco prudentes en la toma de decisiones. Además, Portugal no está acostumbrada a proteger a su cuarteto defensivo con especialistas en esta materia, por lo que a Neves se le acumula el trabajo como eje en la medular. El mediocentro del Oporto no es un roca ni un jugador con un físico portentoso que pueda incrustarse como tercer central, sino un medio con buena lectura táctica que a menudo recupera la pelota gracias a su buen posicionamiento. La sub-21 lusa compensó estas carencias modificando el dibujo en el transcurso del choque contra Serbia: Rui Jorge dio entrada a Sanches, Bruma y Medeiros implementando un 4-1-4-1 bien ensamblado por dentro que a buen seguro será una alternativa interesante para minimizar los daños que suelen causar Asensio, Denis Suárez, Saúl y compañía a sus rivales.

En ataque, Gonçalo Paciencia es lo más parecido a un delantero referencia en la convocatoria desplazada a Polonia y sus números en las tres últimas campañas no resultan convincentes. Sin un punta dotado para ofrecer soluciones de espaldas, el repertorio portugués se limita a la movilidad y versatilidad de extremos o segundos delanteros. Futbolistas de un mismo perfil (verticales, con buen 1vs1 y notables en lo técnico) que no permiten alterar demasiado el guión si su entrenador lo necesita. Las condiciones de Gonçalo Guedes, Diogo Jota o Bruma no se discuten, sí admite más dudas el hecho de no poder complementar el enorme talento de todos ellos con algún atacante de otro corte que pueda potenciar sus habilidades.

Once inicial de Portugal sub-21 ante Serbia:

Portugal sub-21 - Football tactics and formations

Foto de portada: Renato Sanches con Portugal sub-17. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*