Italia no acompañó a Domenico

Hungría-Italia, 11/09/11. Foto: Groundhopping Merseburg

En su edición de 2015, el valor del Europeo Sub-21 es doble. Por una parte, está el simple hecho de competir y tratar de ganar este torneo. Por otro lado, se encuentra el premio añadido para los participantes en el Europeo: los billetes para los próximos JJOO de 2016, restringidos únicamente a aquellos países que alcancen las semifinales, es decir, Dinamarca, Alemania, Portugal y Suecia. Los Juegos Olímpicos los seguirá desde casa la selección italiana, eliminada esta noche pese a su triunfo (3-1) frente a Inglaterra. El gol de Suecia en los minutos finales de su encuentro ante Portugal y, sobre todo, el mal arranque realizado en el torneo por Italia precisamente frente a los suecos ha penalizado al conjunto entrenado por Luigi Di Biagio.

Ha sido un Europeo de luces y sombras para Italia, que desde el primer día manifestó bastantes dudas en el rendimiento de los acompañantes de Domenico Berardi en el tridente ofensivo. Ni Cristian Battocchio, ni Andrea Belotti han estado especialmente afortunados. En su mediocampo, el equipo mejoró según avanzó la fase de grupos, pero futbolistas como Lorenzo Crisetig, Danilo Cataldi, Marco Benassi o Federico Viviani -Stefano Sturaro fue expulsado además el primer día- han estado lejos de las prestaciones de otros centrocampistas destacados del torneo como Emre Can, Max Meyer, Joshua Kimmich, Bernardo Silva o William Carvalho.

Mejores resultados hubiese obtenido Italia si el resto de futbolistas estuviesen a un nivel cercano al de Domenico Berardi, el jugador italiano más determinante en este Europeo Sub-21, algo que de entrada no sorprende, ya que era seguramente la mayor figura con la que acudía el equipo a la República Checa. El futuro que le espera a Berardi, si uno considera lo que ha realizado y cómo está progresando en los últimos dos años, es espléndido. A sus 20 años, suma ya dos temporadas consecutivas firmando al menos 15 goles por curso en la Serie A con el Sassuolo, club en el que presumiblemente continuará la próxima temporada. Su futuro se resuelve durante estos días y una opción está sobre la mesa por encima de cualquier otra: que siga un año más en el Sassuolo y se incorpore a la Juventus de Turín, que tiene derechos de copropiedad sobre el futbolista, durante el verano de 2016, un verano en el cual el futbolista aspira a estar con la azzurra en la Eurocopa. Desde Italia se desliza que continuar en el Sassuolo, donde es absolutamente indiscutible y marca diferencias casi cada fin de semana, sería su mejor opción para ganarse la confianza del seleccionador Antonio Conte de cara a esa cita.

Con 20 años, Domenico Berardi ya ha anotado 31 goles en la Serie A y 11 tantos en la Serie B italiana.

Lo lógico es que el ciclo de Berardi con la Sub-21 haya concluido este miércoles en la República Checa. Por su edad, todavía cumplirá con los requisitos para jugar la fase de clasificación y una hipotética fase final del Europeo Sub-21 de 2017, pero el talento del futbolista invita a pensar que el salto a la absoluta no tardará mucho en producirse. Tampoco es que Italia vaya sobrada ahora mismo de talento en ataque. Tan solo hay que repasar la nómina de atacantes que han pasado por la absoluta en el último año: Eder, Okaka, Cerci, Zaza, Giovinco, Destro, Balotelli, Osvaldo, Quagliarella, Matri, Gabbiadini, Pellè, Sansone, El Shaarawy o Immobile.

Pero no es Domenico Berardi el único integrante de la Sub-21 al que espera un buen porvenir. Centrocampistas como Cataldi, Baselli, Sturaro o Benassi han ofrecido buenas prestaciones este año en la Serie A. El más joven de la convocatoria, el central Alessio Romagnoli, también merece un seguimiento en las próximas campañas, así como Davide Zappacosta, un lateral derecho que si continúa progresando puede acabar recalando en un club de nivel medio-alto.

Daniele Rugani, central de 20 años, jugó esta temporada los 38 partidos de la Serie A como titular (3420 minutos) y no recibió ni una sola tarjeta amarilla.

Quien ya pertenece al vigente campeón de Italia es Daniele Rugani, que ha competido durante el curso 2014/15 en el Empoli a gran nivel y cuyo futuro ya está vinculado al de la Juventus hasta 2019. Actúa indistintamente como central izquierdo o central derecho, y compensa su falta de velocidad con una inteligencia, una colocación, una concentración y una sobriedad envidiables. Juega en el eje de la zaga con la tranquilidad y la calma de un veterano. Con 20 años, Rugani ya ha sido capaz de completar en el Empoli una temporada en la cual jugó todos los minutos de la Serie A sin recibir una sola tarjeta amarilla. Repito: 38 partidos enteros y cero amonestaciones. Los números, en su caso, no son casuales, sino consecuencia de la amalgama de virtudes que luce este central de la Sub-21 italiana.

Rugani italia - Nazionale Calcio

En la imagen, Daniele Rugani en 2014 con las categorías inferiores de Italia (Foto: Nazionale Calcio)
Foto de portada: Groundhopping Merseburg (Italia Sub-21, en una imagen de archivo)

Related posts

2 comments

Sergio es impensable que un equipo con Rugani, Berardi, Viviani, Benassi, Basseli, Romagnoli, Bardi, Sturaro etc.. haya sido eliminada en el grupo, fracaso total de Di Biagio. Viene una buena generación en Italia .

Gran sorpresa la eliminación y gran jugador Domenico. No le va a venir mal otro año en Sassuolo, por supuesto, pero también es cierto que, conociendo su capacidad para jugar en banda, la Juventus podría sacarle provecho ya, desde el minuto 0, sin tener que competir directamente con Dybala o Morata. Jugadores que, por cierto, no han conseguido la cifra de goles que tiene Berardi en 1 (caso de Morata) o en 2 (Dybala) temporadas en la Serie A…

Suenan un par de esta generación, como Baselli, para el Villarreal. No sería mal movimiento, a priori.

Deja un comentario

*