En los momentos límite, Suecia

Carlgren AIK Suecia -  Anders Henrikson

No fueron superiores a Portugal en la final, pero mantuvieron al favorito a raya pese a no tener el balón. Con poca posesión y un cerca de tercio de “ataques peligrosos” menos que su rival, Suecia neutralizó gran parte del poderío ofensivo de una selección portuguesa cuyo fútbol parecía incontestable. Venía de vapulear a Alemania en semifinales después de que los teutones intentaran blindar el centro del campo, pero ellos no dejaron que se repitiera. Portugal avanzaba con el balón controlado y se instalaba en campo rival, pero no lograba filtrar el último pase. Aunque Bernardo Silva se movía entre líneas e intentaba recibir y girar al sistema defensivo sueco, no lograba transformar sus intervenciones en acciones de verdadero peligro para la portería sueca. Lewicki trabajó bastante bien sobre él y los centrales se mostraron firmes en su área. Se notó, quizás por primera vez en el torneo, que no había delanteros en el equipo luso. Así, Cavaleiro y Ricardo terminaban bastante abiertos, Bernardo Silva a medio camino entre el falso nueve y la media punta y nadie amenazaba con una ruptura o fijara a los defensores. El balance luso al descanso fue de un disparo al larguero en una falta directa ejecutada por Sérgio Oliveira y una aparición en el área de Joao Mario, que remató fatal.

Ivan Cavaleiro Benfica Catherine Kõrtsmik

Cavaleiro actuó como delantero en la selección sub-21 de Portugal. Foto: Catherine Kõrtsmik.

Aunque Portugal llevase la iniciativa, esto no significaba que Suecia renunciara a jugar. Simplemente esperaba su oportunidad e intentaba retener el balón cada vez que lo recuperaba. Khalili participó bastante por dentro para echar una mano a Lewicki y Hiljemark, mientras Tibbling superaba rivales en conducción y aparecía en distintas zonas del campo, con su habitual hiperactividad. Por su parte, Thelin y Guidetti estiraron al equipo en cuanto tuvieron oportunidad. Sobre todo Guidetti, más corpulento para ganar balones largos, aunque se topó con un soberbio Paulo Oliveira en el eje de la zaga. Sin embargo, el delantero cuyo contrato con el Manchester City expira este 30 de junio perdonó tres ocasiones claras dentro del área rival en la segunda mitad. La última, en el minuto 85, la detuvo José Sá. Fueron tres ocasiones muy claras, pero las únicas de una selección sueca sometida a la posesión portuguesa, más incisiva a lo largo del segundo tiempo. Había amenazado Sérgio Oliveira con su golpeo y distribución de juego, pero Tozé dinamizó un poco más la circulación de pelota en tres cuartos y creó peligro con sus asociaciones con Bernardo Silva y su disparo. William Carvalho los encontraba, pero faltaba un escalón por delante.

El plan sueco servía para que el partido estuviera bastante cercano a lo que querían, pues minimizaron el peligro portugués y se desplegaron en varias ocasiones. Estaba en ese margen en el que tanto podían ganar la como perderla, que no era mucho más de lo que se les podía exigir. La prórroga reforzó sus opciones, pues los nórdicos terminaron más enteros a nivel físico y generaron peligro, sobre todo a partir de las apariciones de Khalili cerca del pico izquierdo del área rival. Suecia lo habilitó en zonas de remate, pero sus disparos se marcharon fuera por poco. Lewicki, Hiljemark y el propio Khalili participaron más en el tiempo suplementario y Portugal respondió con esfuerzos puntuales de Joao Mario, Bernardo Silva y Medeiros, cuya principal arma era el desborde hacia dentro para disparar con la pierna zurda partiendo desde la banda derecha. Así, en este panorama de igualdad y ante la ausencia de goles, se llegó a la tanda de penaltis. Carlgren detuvo los lanzamientos de Esgaio y William Carvalho, mientras José Sá únicamente paró el tiro de Khalili.

Suecia - Football tactics and formations

Once base de Suecia a lo largo del campeonato.

Suecia no era el mejor combinado del Europeo, pero demostró ser el mejor equipo y le valió para alzar el título por primera vez en su historia. El triunfo nórdico se basa en la fuerza del colectivo, coherente y armonioso a lo largo del campeonato. Tibbling y Khalili, por ejemplo, se han adaptado al rol de volantes pese a ser futbolistas que rinden mejor por dentro, cuando participan y llevan el peso de sus equipos. Sin embargo, el carril central estaba reservado para los dos pilares de esta selección: el doble pivote formado por Hiljemark y Lewicki. Muy complementarios, el mediocentro del Malmö (el eje de todo, con pasado en las categorías inferiores del Bayern) era quien mantenía la posición y guardaba la espalda del capitán, interior del PSV, con mayor capacidad para soltarse en tareas ofensivas, pisar área rival y saltar a presionar. El doble pivote ha abarcado muchísimos metros y ha limitado las recepciones entre líneas de los mediapuntas rivales, pero también ha jugado con criterio cuando ha podido mover el balón. Por delante, el poderoso Guidetti ha protegido el balón y Thelin ha dañado a la espalda de las defensas, aunque mezclando sus desmarques con buenos apoyos para los jugadores que llegan desde segunda línea. Los dos delanteros han trabajado bien sin balón y luego han permitido que su equipo saliera en los días más difíciles y generara ocasiones pese a recibir el balón lejos del área contraria. El resto del equipo ha acompañado: Carlgren ha estado sobrio y seguro bajo palos, Augustinsson ha recorrido la banda izquierda con criterio, Lindelöf se ha mostrado rocoso en la derecha y los tres centales que han participado (Milosevic, Helander y Baffo) han completado varios partidos buenos. Además, su capacidad para superar las adversidades y reponerse a los golpes ha sido impresionante, pura personalidad. La tanda de penaltis contra Portugal fue el enésimo ejemplo. Al final resultó que el equipo que eliminó a la todopoderosa Francia era el mejor de la categoría sub-21.

Artículo relacionado: Futuro nórdico

Foto de portada: Anders Henrikson

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*