A octavos sin convencer

Breel Embolo of Switzerland and Paul Pogba of France during the UEFA Euro 2016 match at Stade Pierre-Mauroy, Lille, France
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
19/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-FEI-160619-5166.jpg

Francia y Suiza sellaron su pase a octavos de final con un insulso empate a cero que no sirvió para que ninguna de las dos selecciones mejorara las sensaciones que les han traído hasta allí. Es cierto que, en torneos cortos como este, es difícil que un colectivo llegue a rodarse lo suficiente como para alcanzar un nivel de juego plenamente convincente que llegue a enamorar, pero también lo es que, si somos francos, ninguna de los dos combinados tiene a día de hoy cara de campeón. Ninguno afrontara el primer partido de las eliminatorias sumergido en un nivel de confianza alto provocado por el efecto de sus actuaciones. Ambos tienen todo por demostrar.

Yann Sommer, el portero de la Eurocopa hasta el momento

Seguramente la selección gala generó un caudal de ocasiones suficiente como para llevarse una victoria de su paso por Lille, pero ahí estuvo una vez más un imperial Yann Sommer para impedirlo, quizá el portero de la Eurocopa hasta el momento. El jugador del Borussia Mönchengladbach lleva ya varios años firmando de forma sistemática actuaciones como esta y simplemente ahora llama la atención porque lo que hace habitualmente en la competición doméstica alemana alejado de los focos lo está haciendo en toda una fase final de una Copa de Europa de selecciones. Sommer ha convertido en la norma este rendimiento y lo ejecuta con tanta sobriedad que quizá destaca menos de lo que debería. Dominó con autoridad los balones aéreos y tuvo un par de intercepciones decisivas – especialmente una brutal a Paul Pogba – que explican que Suiza se marchara del Pierre Mauroy con la meta a cero. El combinado helvético, sin firmar un fútbol convincente y con un colectivo que no se acaba de encontrar a sí mismo, sólo ha recibido un gol en tres partidos y uno de los principales responsables de este logro es su extraordinario guardameta.

Yann Sommer of Switzerland during the EURO 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 11/06/2016
Sommer volvió a ser decisivo. Foto: Focus Images Ltd

Aparece Paul Pogba por primera vez en la competición

Era, sin duda, uno de los nombres propios de la competición antes de empezar. A sus 23 años, la Eurocopa le llegaba en un momento de cierta madurez futbolística, posiblemente antes de dar un gran salto en su carrera cambiando de club, y en su espalda residía la responsabilidad mediática de llevar a la selección anfitriona a la siguiente dimensión. Y lo cierto es que estaba decepcionando. Estaba pasando desapercibido y eso en un futbolista de la personalidad de Paul Pogba siempre es una mala noticia. Ayer, sobre el césped del estadio Pierre – Mauroy, el futbolista de la Juventus compareció por primera vez en Francia 2016. Se mostró. Aupado por la presencia de Cabaye atrás (le exime de tareas creativas y le permite incorporarse con más libertad) y acompañado por un Sissoko que desde el sector derecho también se lució, lideró el ataque galo y exhibió sus descomunales condiciones para generar jugadas ofensivas. Disparos con las dos piernas, conducciones, internadas… Si Pogba empieza a fabricar goles, las posibilidades de Francia aumentan exponencialmente.

Embolo le quita el sitio a Seferovic

Breel Embolo of Switzerland and Bacary Sagna of France during the UEFA Euro 2016 match at Stade Pierre-Mauroy, Lille, France Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 19/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160619-5168.jpg
Embolo tuvo mucha presencia aérea. Foto: Focus Images Ltd

Era un clamor entre el entorno del combinado suizo. Casi un 86% de los encuestados en el periódico local Blick reclamaba la presencia de su joven más estimulante. Su cántico, el pegadizo “Oh Embolo, oh Embolo” inundaba los aleadaños de todas las sedes donde juega Suiza desde el principio de la competición. En la tercera jornada, por fin llegó su hora: Breel Embolo le quitó el sitio en el once a un Haris Seferovic que había estado especialmente fallón de cara a puerta. El futbolista de 19 años debutaba así como titular en una Eurocopa. La realidad es que no firmó una actuación de una contundencia suficiente como para asegurar que su presencia se va a consolidar. Suiza no genera un fútbol colectivo que le facilite las cosas a sus piezas ofensivas y en ese contexto Embolo lo tuvo difícil para lucirse: menos móvil que Haris, se breó en balones aéreos, se sacrificó defensivamente y se apoyó para ofrecer soluciones, pero no pudo todavía dejar su sello en esta Eurocopa. Tendrá más oportunidades.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*