Crecer o morir

General view of the exterior of the stadium pictured ahead of the UEFA Euro 2016 match at Stadium de Toulouse, Toulouse
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222
13/06/2016

Gales y Rusia son quizá dos de los equipos que peores sensaciones han transmitido en esta Eurocopa, pero gracias al novedoso formato de la competición, ambos dependen de sí mismos en esta última jornada para clasificarse a octavos de final. Los británicos, de hecho, se encuentran en una posición privilegiada: casi con total seguridad, les valdrá un empate ante una inocente Rusia para lograr la histórica machada de situarse en la fase de eliminatorias. Para un conjunto de naturaleza defensiva como el de Chris Coleman, el escenario es idílico: pueden desarrollar su plan de replegar y resistir al paso de los minutos mientras es el otro el que se ve obligado a llevar la iniciativa, pues a Rusia sí que sólo le vale la victoria.

Ocurre que este plan ha tenido más fisuras de las que cabría esperar en los dos duelos iniciales. Nadie esperaba de esta Gales un conjunto creativo y preciosista que fuera a seducir a los románticos con su juego, pero sí a un colectivo sólido y férreo al que sea difícil desbordar. Y no se está viendo. Pese a adelantarse ante Eslovaquia y ante Inglaterra, ambos rivales fueron capaces de empatarles a los pocos minutos. Lo más preocupante es que no necesitaron practicar un fútbol brillante y espectacular para hacerlo: dio la impresión de que con muy poco, la estructura defensiva galesa era desnudada. Emocionalmente se están viendo superados por la excitación de la cita y para ser competitivos de verdad deben serenarse.

FIL ENGLAND RUSSIA 087Shatov es el faro de Rusia. Foto: Focus Images Ltd

Visto lo visto, Rusia es un rival que con su frustración ofensiva puede contribuir en buena medida a que Gales gane confianza en su repliegue. Junto a Austria y Suecia, los de Slutski representan el ataque posicional más pobre de la competición.  No es a priori la selección que más va a poner a prueba la fiabilidad de su estrucura defensiva. El seleccionador ruso aún no ha sabido ordenar el talento de sus atacantes para que tenga sentido la unión de los mismos y sólo la magia del genial Shatov está tejiendo con su talento un sistema absolutamente incoherente, lineal y poco creativo: Dzyuba hace la guerra por su cuenta y Smolov y Kokorin se encuentran perdidos jugando fuera de sus posiciones habituales, mientras que Neustädter y Govorin han naufragado haciendo pareja en el centro del campo, hasta el punto de que fueron sustituidos ambos al descanso ante Eslovaquia. ¿Alterará Leonid Slutski su apuesta en la última cita? Está claro que su idea no ha funcionado hasta ahpra, pero tampoco están para experimentos. Lo suyo es un win or go home.

Gales vs Eslovaquia - Football tactics and formations

Posibles onces iniciales. Foto:sharemytactics
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*