Al compás de Luka

15.11.14, Milano, Stadio Meazza, qualificazioni euro 2016, ITALIA-CROAZIA - nella foto: esultanza croazia goal persic

“¿Cómo es posible que un país con 4 millones de habitantes genere tantos futbolistas de calidad?”, le preguntaron en la previa del Croacia-Turquía realizada por el canal inglés ‘ITV’ a Slaven Bilic. El actual entrenador del West Ham, que ejercía como seleccionador croata cuando estos dos países se enfrentaron en aquellos cuartos de final de la Eurocopa 2008, conoce el fútbol de ambas naciones, ya que trabajó en el banquillo del Besiktas. Bilic incidió en el buen trabajo de formación que se realiza en Croacia, la forma de estructurar las canteras de los grandes equipos a partir de los diez años de edad y los minutos de los que disponen rápidamente en el salto a profesional. “No es una de las grandes ligas europeas, pero llegas con 18 años al primer equipo, ganas experiencia, juegas partidos competitivos y estás en la Sub-21”, apuntó Bilic. “Cuando tienen 21 años, esos jugadores ya acumulan 100 partidos de experiencia“, añadió Slaven en el set de la ‘ITV’ en Paris junto a Glenn Hoddle y Emmanuel Petit.

Además, Croacia presume desde hace años del lujo que supone alinear a uno de los mejores centrocampistas de esta época: Luka Modric. “La que jugó en 2008 conmigo era su primera Eurocopa, ahora jugará su tercer campeonato y eso se nota. Sobre el papel, este equipo puede ser tan bueno como el de 1998“, valoró Bilic, en referencia a la escuadra balcánica que alcanzó la semifinal del Mundial en Francia con el liderazgo de Davor Suker.

Las posibilidades de Croacia en el torneo las sostiene, no en su totalidad pero sí en gran medida, la simple presencia de Luka Modric. El ’10’ ajedrezado se puso la camiseta de líder absoluto en el Parque de los Príncipes. Para el recuerdo y los ‘highlights’ del partido quedará su volea desde fuera del área, un golpeo de balón sensacional que vale tres puntos. Aun siendo un buen tanto, lo mejor de Luka lo vimos antes y después del gol. En una actuación completísima, clásica en el fútbol de Modric desde hace más de un lustro, el ’10’ croata hizo suyo el partido: con el balón y sin él. Pese a que sus mayores virtudes guarden relación con el pase, la organización, la inteligencia y la elegancia, Modric aumentó su influencia en el partido ejerciendo también un papel muy trascendente en la recuperación. Lo dicen las estadísticas del Croacia-Turquía: nadie recuperó más balones en el partido que Luka Modric. Organiza, distribuye, marca y recupera. Un líder sobre el campo.

El dominio de Luka explica el triunfo de Croacia, mientras que la falta de acierto en el remate explica por qué Turquía se mantuvo con opciones hasta el pitido final en este 1-0 del Parque de los Príncipes.

Por superioridad en el juego durante la segunda mitad, un equipo que no vive solo de Modric pudo vencer cómodamente. Lo evitó el larguero de Darijo Srna, lo evitó el larguero de Ivan Perisic, otro fallo de Srna en el área u otra ocasión de Brozovic. Incapaz Turquía de contener la generación de fútbol croata por ambos flancos. Darijo Srna se propuso demostrar que los 34 años no son un impedimento para pelear en esta competición por la condición de mejor lateral diestro del torneo, se juntó con el neroazzurro Brozovic e hicieron lo mismo que Perisic en el lado opuesto: generar llegadas al área por los flancos. El plan croata, bien diseñado y ejecutado, tan solo careció de acierto rematador para evitar sufrimiento en un epílogo convertido en carta de presentación de Emre Mor, zurdo, talentoso, con regate y desparpajo, en esta Eurocopa.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*