Rozaron la sorpresa

Elseid Hysaj of Albania and SSC Napoli is disappointed after the defeat at Stade Bollaert-Delelis , Lens
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
11/06/2016

Les pesó el escenario, tardaron en entrar en el partido, se vieron obligados a disputar casi una hora de juego con un hombre menos por expulsión de Lorik Cana y convirtieron a Haris Seferovic en una suerte de Ronaldo Nazario sin destreza a la hora de definir, pero a toro pasado uno repasa cómo gestionó Albania la inferioridad numérica y encuentra argumentos sólidos a los que agarrarse para defender el trabajo de Gianni De Biasi en el debut de sus pupilos en una fase final de la Eurocopa.

El talento de Elseid Hysaj, un lateral derecho cuya influencia trasciende a su propio carril, y la movilidad de Armando Sadiku, un dolor de muelas para Fabian Schär y Johan Djourou, a punto estuvieron de dinamitar la ventaja del combinado helvético, que tuvo en Xherdan Shaqiri a su referente entre líneas. Los albaneses explotaron sus armas, pero la falta de puntería de los delanteros y el buen hacer de Yann Sommer bajo palos evaporaron todas sus opciones de sumar un punto.

Vladimir Petković, seleccionador de Suiza: “Nos las arreglamos para manejar las emociones en el mejor momento. Utilizamos ese nerviosismo de forma positiva. Creo que jugamos mucho mejor en los primeros 20 minutos que durante el resto del partido. Al principio manejábamos el ritmo, después les dejamos a ellos coger el balón, dimos un bajón grande. Y eso sucedió incluso cuando Albania estaba con un hombre menos, aunque fallamos muchas oportunidades”.

Fabian Schar of Switzerland celebrates scoring the first goal during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 11/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-160611-0369.jpg
Fabian Schär celebra el tanto de la victoria. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

Gianni De Biasi, seleccionador de Albania: “Necesitábamos un buen inicio y no lo tuvimos. La presión estaba sobre nosotros y durante 20 minutos no estuvimos en el partido. Una vez que encajas el gol es todo mucho más difícil. Los momentos clave fueron el gol, la tarjeta roja, que fue muy clara, y las tres oportunidades falladas, especialmente la última de Gashi. No hemos tenido buena suerte hoy”.

Si el guardameta del Gladbach brilló, Etrit Berisha, su homónimo en el bando albanés, dejó de relucir un único instante que será recordado por la importancia del mismo. Un córner botado por Shaqiri desde el perfil derecho encontró la cabeza de Schär en el punto de penalti y dejó en mal lugar a un muy buen guardameta, como es el de la Lazio. Su salida de puños fue defectuosa y el resbalón previo de Mërgim Mavraj facilitó el remate cómodo del central del Basel. En esos instantes, minuto 5, Albania parecía tocar fondo.

Si pintaban bastos en el inicio, el semblante albanés se tornó pálido con la expulsión de Cana. El experimentado central recibió la primera cartulina amarilla al cometer una dura entrada por detrás sobre Blerim Dzemaili y la segunda al frenar un balón con la mano en el borde del área tras patinar y hacer un escorzo tan artístico como extraño. Pese al batacazo anímico del momento, la debutante se hizo fuerte en la inferioridad y comenzó a nivelar la balanza, en parte al aumentar su caudal de llegadas con peligro a las inmediaciones de la portería suiza.

Lorik Cana of Albania and FC Nantes hand balls before being shown his second yellow card and then the red card and is sent off by by Referee Carlos Velasco Carballo during the EURO 2016 match match at Stade Bollaert-Delelis , Lens Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 11/06/2016
Lorik Cana, expulsado por Carlos Velasco Carballo. Foto: Anthony Stanley/Focus Images Ltd.

Sadiku, todo pundonor, lo intentó de todas las maneras habidas y por haber, con y sin la ayuda de sus compañeros. Le faltó esa pizca de calidad tan necesaria en citas como ésta, donde la distancia entre los muy buenos y los simplemente buenos es perfectamente visible a ojos del continente. Llegaba con la vitola de ser la solución a la falta de acierto de Sokol Cikalleshi y acabó estrellándose en los guantes de un Sommer que se erigió en el gran protagonista de la tarde al mantenerse erguido en un mano a mano eterno con Shkelzen Gashi.

Suiza necesitará hacerse fuerte atrás si quiere aspirar a cotas mayores en la Eurocopa. Arriba, es cuestión de tiempo que Breel Embolo le coma la tostada a Seferovic. Sin desmerecer al punta del Eintracht, las posibilidades de los helvéticos se multiplican cuando el ‘7’ salta al césped. La edad es de lo menos.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*