Bélgica, a la carrera

Romelu Lukaku of Belgium in action during the UEFA Euro 2016 match at Stade de Lyons, Lyons
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
13/06/2016

Bélgica ha ofrecido, en una pequeña muestra de 45 minutos, su cara más agresiva. Tras un partido y medio con el balón en sus pies pero sin ocasiones de peligro, sin dominio de la situación y con un ambiente enrarecido en el que no ofrecían todo lo que tenían dentro, ese potencial que se les intuye desde hace un lustro, tuvo que ser en la segunda mitad del partido contra la República de Irlanda cuando los de Marc Wilmots le han demostrado a todas las selecciones de esta Eurocopa qué es lo que no les pueden dejar hacer: correr al contragolpe. En varias dosis de perfecta ejecución, el conjunto belga se ha deshecho de un equipo que no les ha preocupado en defensa, pero ante los que han tenido que explorar nuevos caminos de ataque. En toda la primera parte, con los irlandeses replegados, muy poco peligro. Durante todo el segundo tiempo, a campo abierto, una locomotora.

Martin O’Neill: “Hoy hemos sido derrotados por un equipo mejor. Tenemos que mejorar. En los goles que concedimos, estábamos muy nerviosos con la pelota y la perdimos muy fácil”.

El cambio de imagen fue propulsado por un cambio en la alineación. A diferencia de los once que saltaron ante Italia, esta vez Wilmots realizó varias modificaciones. El lateral derecho, Meunier, sustituyó a Ciman y fue uno de los más destacados del partido. Además, en el centro del campo, Fellaini y Nainngolan se quedaron en el banquillo para dar cabida a Dembélé y Carrasco, más ágil, más desequilibrante, y así centrar la posición de Kevin De Bruyne. Gracias a las caras nuevas, Bélgica había ganado en soltura. En primer lugar, porque Dembélé tiene mucha más facilidad para filtrar pases desde el centro del campo hacia las posiciones delanteras. En segundo lugar, porque la banda derecha se convirtió en un foco mucho más profundo: Carrasco y Meunier localizaron una zona en la que atacar a Ward, que fue lateral por detrás de Brady.
Eden Hazard, capitán de Bélgica (Foto: Focus Images Ltd)
Eden Hazard, capitán de Bélgica (Foto: Focus Images Ltd)

A Irlanda le bastó al principio con aguantar en su campo, pues a Bélgica le faltaron ideas cerca del área de Randolph. Sin embargo, pasado el descanso, la bomba explotó y los belgas comenzaron a correr con espacios. De Bruyne, Hazard, Lukaku, Carrasco… No hubo forma de pararlos. Lukaku marcó dos y Witsel hizo uno, cerrando así un 3-0 que muestra la mejor de las virtudes de un equipo que, sin embargo, no convence cuando tiene el balón. Por su parte, Irlanda necesita vencer a Italia, ya clasificada, en la última jornada para optar a un puesto en los octavos de final de esta Eurocopa.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*