Con la firma de Bale y Ramsey

Wales v CyprusUEFA Euro 2016 Qualifying

Hay cierta tendencia a individualizar los méritos deportivos de los equipos de fútbol. Siempre que algún conjunto destaca, los flashes buscan siempre a la persona principalmente responsable de ese éxito y se deja de lado la gesta colectiva. En este caso pasa igual, es imposible que tras el 0-3 del Israel-Gales no se centre toda la atención en los dos máximos responsables: Gareth Bale y Aaron Ramsey.

La selección galesa da la sensación de tener un gran nivel cuando se lee en un periódico, en la previa, la alineación que probablemente vaya a sacar Chris Coleman. El once está copado de jugadores que juegan o han jugado en Premier, con experiencia en una de las ligas más potentes del mundo. Sin embargo, esto no garantiza que sus actuaciones y resultados como combinado nacional sean positivos, como de hecho ha ocurrido hasta ahora.

Wales vs Israel - Football tactics and formations
Disposición inicial de ambas selecciones en la primera parte

Precisamente, irradiando este último tipo de imagen comenzaron los británicos el partido del Sammy Ofer Stadium. A un ritmo lento, pausado, sin grandes atrevimientos, se intercambiaron la posesión con Israel, pero sin llegar a causar verdadero peligro. Ninguno intentaba ninguna extravagancia, todo seguía un patrón poco belicista. Lo más reseñable de los primeros 45 minutos fue, quizá, lo poco engrasado que se encontró Bale en las acciones individuales. Como falto de ritmo y fuerzas, fue superado por toda la zaga israelí, muy atenta y rápida ante cualquier amenaza. Muy destacable el partido a nivel defensivo de Dgani en la banda derecha y el de los dos centrales, Ben Haim –otro que ha probado distintas mieles de la Premier League- y Tibi. El jugador del Real Madrid solo se deshacía de sus rivales por técnica y no por físico, por tanto, en las jugadas más largas y complicadas, se vio anulado prácticamente durante toda la primera parte.

Incluso en el primer gol del partido su intervención es muy simple, no necesita de un gran despliegue para realizarla. Hennessey sacó en largo, los centrales locales no consiguen despejar de primeras, el balón bota en el área y Bale cabecea hacia atrás, sabiendo de la presencia de Ramsey por la corona del área. El del Arsenal, uno de los catedráticos de las llegadas al área en el fútbol mundial, con un remate de cabeza con muchísima intención, batió de vaselina a Marciano. 0-1. Primer gol en la fase de clasificación del número 10 galés. Era al borde del descanso, para una parte poco productiva, más que imprecisa, el botín era de cinco estrellas para los galeses.

FIL WALES CYPRUS 10

Gales, más cerca de conseguir un hito futbolístico. Foto: Focus Images Ltd.

El partido no quedaba ni mucho menos cerrado, pues otros largos 45 minutos restaban y cualquier cosa podía pasar aún. Sin embargo, todo se cerró en el suspiro en el que pasan los cinco primeros minutos de la segunda parte.

Primero se marchó Ledley por una lesión muscular y le sustituyó Vaughan –también con pasado en la Premier-. Segundo, Bale marca de falta directa el 0-2 tras un derribo de Tibi en la frontal del área. Chut imparable, el cual no pudo despejar ni siquiera Natcho, que se colocó bajo los palos, junto a Marciano. Tercero, Israel se queda en inferioridad numérica tras la segunda amarilla que ve Tibi en menos de dos minutos, de nuevo por tirar al suelo al jugador del Real Madrid. Quedaba más de media hora en el marcador, pero ningún sobresalto iba a ocurrir ya.

El nuevo dibujo táctico introducido por Coleman, con una defensa formada por tres centrales, dio mucha seguridad a la zaga galesa. En ningún momento se vio realmente comprometida, estuvo muy asentada y atenta. Eso benefició al conjunto y ayudó a que el juego entre los mediocentros Vaughan y Allen, junto a las incorporaciones hacia la media punta de Ramsey, encontrasen con frecuencia a la estrella del equipo. De una combinación entre todos estos protagonistas, en una jugada por la izquierda, llegó el 0-3. Vaughan al espacio, Ramsey inventa, Bale marca de nuevo (su cuarto gol en cinco partidos). Sello y firma, partido cerrado, victoria asegurada.

Wales vs Israel - Football tactics and formations
Disposición de ambas selecciones tras el 0-2

Israel no tuvo apenas presencia en el área galesa. Sin grandes noticias de Damari, el que comenzaba la jornada como máximo goleador de la fase (ya no, puesto que Welbeck anotó contra Lituania), se puede destacar el trabajo e insistencia de Refaelov por buscar el balón y crear peligro, pero la defensa galesa, como se ha apuntado, estuvo perfecta. En tres días visita Bélgica a los de Guttmann, partido que definirá las posibilidades de Israel de estar en Francia el verano del año que viene.

Así fueron las cosas, con Gales líder y un calendario inmejorable para acudir finalmente, por primera vez, a un campeonato de selecciones europeas. Y todo el mérito irá, inconfundiblemente, con la firma de Gareth Bale y Aaron Ramsey.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*