El camino de la Nationalmannschaft

Germany v ScotlandUEFA Euro 2016 Qualifying

Parecía que se le complicaba a Joachim Löw la gestión de la nueva etapa de la selección de Alemania tras su título de campeona del mundo, la cual, desde que Lahm levantó el trofeo, no había hecho gala de la beca conseguida el pasado mes de julio en ninguno de los siete partidos que había disputado desde entonces. Todo cambió cuando llegó el partido del Boris Paichadze.

No fue un partido fácil pese a que los georgianos empezaron con el pie izquierdo el partido, con un cambio obligado por la lesión de su mediocentro Amisulashvili; le sustituyó Davli. Los de Tskhadadze jugaban en casa, conocen mejor que nadie lo que es jugar en el campo de fútbol más grande de Tiflis y durante casi toda la primera parte cerraron todos los huecos de su defensa. Tan solo se escapó una ocasión de Reus al larguero justo cuando entró el jugador del Kasımpaşa, al que pilló ubicándose en el césped.

Georgia jugaba con mucha intensidad y pelea, se lanzaba por todos los balones, no rehuía ningún duelo. Cuando se hacía con el cuero buscaba descarada a sus jugadores de banda más adelantados, Kobakhidze en la derecha y Okriashvili en la izquierda, quienes construían con atrevimiento y personalidad el ataque local. Poco fructíferos, eso sí, fueron sus intentos. Hummels y, especialmente, Boateng estuvieron impecables todo el partido. Pese a jugar solamente dos atrás -se especuló en la previa que podía formar Alemania con una zaga de tres centrales-, el control de la retaguardia teutona nunca decayó.

Müller Alemania FOcus
Thomas Müller volvió a marcar con la Nationalmannschaft. Foto: Focus Images Ltd.

Los laterales visitantes, Rudy y Hector, estaban más presentes en campo rival que en campo propio, lo que añade más valor al papel de los centrales y a la vez proporcionaba más opciones de ataque a los medias puntas del equipo. Özil, Müller y Reus, junto a Götze, jugaron todo el partido a intercambiarse las posiciones, como si de un pilla-pilla en un patio de colegio se tratase. No sabías cuándo iban a alterar sus demarcaciones, por dónde iban a aparecer cada vez.

Y en una de esas, justo en el primer error defensivo de Georgia, la selección alemana se adelantó en el partido. Götze aprovechó un fallo en el despeje de Kankava para internarse en el área y aunque perdió el balón, este le cayó a Reus que no perdonó, justo al borde del descanso. 0-1. Eso no fue todo, pues la muralla georgiana no se marchó a vestuarios con un golpe nada más; se llevó otro, el definitorio. Özil arrancó rápidamente desde el centro del campo justo cuando la zaga local estaba adelantada y sirvió a Müller para que desde la frontal del área hiciese su quinto gol en tantos partidos. 0-2.

El resto del partido sirvió para ver cómo la energía física y mental de Georgia se iba agotando con el paso de los minutos. Su presencia ofensiva fue disminuyendo, y los espacios atrás fueron apareciendo poco a poco con más frecuencia. Löw no movió ninguna pieza hasta el minuto 86, cuando introdujo a Schürrle y 60 segundos después a Podolski.

Casi por completo, los mismos once jugadores que empezaron el partido jugaron los 90 minutos, y casualmente con la misma distribución táctica de la segunda parte del amistoso frente a Australia del pasado miércoles. En Kaiserslautern se vieron progresos convincentes, aunque también algunas lagunas; contra Georgia las virtudes se reforzaron y los déficits se mejoraron. Si algo deja claro el partido del Boris Paichadze es que Löw ha calibrado de nuevo la brújula y ha encontrado el camino de Alemania.

Alemania vs Georgia - Football tactics and formationsDisposiciones tácticas generales del partido.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*