El milagro albanés se confirmó en Ereván

Albania fiesta

Tras lo del jueves, la esperanza se había diluido como lo hace el azúcar en el café en las tantísimas terrazas abarrotadas de hombres de mediana edad en Tirana en cualquier día aparentemente laborable. Permanecía la ilusión, pero era más silenciosa y moderada, como si se hubiese entendido que, tras tanto hablar del partido ante Serbia, esta vez era mejor no hacer demasiada mención a lo que podía ocurrir el domingo. Todo el mundo lo tenía presente y todo el mundo iba a verlo, pero, casi por superstición -aunque también por cierta depresión-, se prefirió guardarlo en el cajón de los sueños secretos.

Albania afición
La afición albanesa había quedado muy tocada tras la derrota ante Serbia.

Es posible que al equipo de Gianni De Biasi también le favoreciera la tranquilidad. Jugársela lejos de casa, aislándose de la locura colectiva que les ha estado empujando durante toda la fase clasificatoria -pero que, como suele ocurrir, involuntariamente, también les ha estado presionando-. Albania cierra su legendaria liguilla previa a Francia 2016 sin haber perdido en territorio ajeno: dos victorias en el campo (en Portugal y en Armenia), una en los despachos (tras el incidente del dron en Belgrado cuando se mantenía el empate a cero) y un empate de enorme valor en Dinamarca. Se podrá decir que le ha favorecido la ampliación de la fase final a 24 equipos y la decisión del TAS tras los incidentes en Serbia, pero es indiscutible que, más allá de todo ello, la actuación del equipo de De Biasi ha sido histórica, memorable y admirable. Sus únicas dos derrotas llegaron en el tiempo de descuento y la competitividad, contra cualquier equipo (incluso en los amistosos frente a Francia) es un sello que se ha insertado en la piel de este equipo albanés al que ya nadie está pudiendo ganar cómodamente. ¿El secreto del éxito? Un entrenador que ha aportado orden y conocimiento táctico para canalizar las virtudes intrínsecas de los albaneses (pasión, garra, cierto talento en algunos de sus jugadores) y que además, y esto es muy importante, se ha implicado tanto como si hubiera nacido en Korçë, en Vlorë o en Elbasan. Los saltos de alegría de De Biasi tras los goles de ayer en Ereván no son sólo los del entrenador que llega a un país extranjero y logra el mayor éxito de su historia: son los del hombre que ha aprendido a querer a esa tierra y a su gente y que siente especial felicidad por todos ellos.

ARMENIA 0-3 ALBANIA: PLANTEAMIENTOS INICIALES

Armenia vs Albania - Football tactics and formations

Como se esperaba, el ex técnico del Levante introdujo cambios en ataque y dio la titularidad a Cikalleshi, Gashi y Roshi, una decisión que acabaría siendo fundamental para ganar el partido. También modificó algunas posiciones en el centro del campo, con Basha actuando claramente por delante de Taulant Xhaka y de Memushaj para presionar la salida de balón de una Armenia a la que le gusta iniciar el juego por abajo. A Albania el partido se le puso de cara muy pronto, especialmente si tenemos en cuenta que sufre cuando debe llevar la iniciativa y exponerse defensivamente. De todos modos, antes del 0-1 (fabricado por Roshi y por Basha y finalmente materializado por Gashi y por el defensor armenio Hovhannisyan, que no pudo evitar que la pelota entrara pese a intentar despejarla desde la línea), Albania pasó un momento de grandes apuros tras una falta directa que exigió la mejor de las intervenciones de Etrit Berisha, uno de los hombres más importantes en la fase de clasificación. El portero de la Lazio aportó una gran seguridad durante toda la noche y echó el cerrojo para evitar que Armenia se metiera en el partido cuando apretó de manera intensa en el segundo periodo.

Con espacios, todo fue más sencillo. Gashi y Roshi ejercieron de puñales por los costados, y tras forzar una falta lateral, Memushaj la sacó con potencia y la rosca hacia dentro, consciente de que cualquier desvío tenía altas posibilidades de convertirse en gol. El que la tocó, en una maniobra de tremenda dificultad y de espaldas a portería, fue el central del Zürich Berat Djimsiti (22 años, prometedor futuro, enorme pareja en la selección con el legendario Lorik Cana). Con 0-2 a los 23′, era cuestión de administrar la ventaja y evitar que la concentración que requieren los retos más complicados disminuyera al intuirse la gloria tan cercana. Y aunque Albania sufrió algo en una segunda parte en la que Armenia fue con todo desde el pitido inicial (con una modificación táctica que llevó a Henrikh Mkhitaryan al doble medio centro), el alivio definitivo llegó con el tanto de Sadiku tras un contragolpe perfecto en el que Roshi tuvo la cabeza fría y decidió mirar hacia atrás. De Biasi, entonces ya sí, lo gritó como se gritan los goles por los que se ha estado trabajando meses, años, y quizá hasta una vida entera sin ser plenamente consciente de ello.

Todas las fotos son propiedad de Edu Ferrer Alcover y cedidas a MarcadorInt. Cualquier persona o medio interesados en utilizarlas debe ponerse en contacto con el autor (eferreralcover@gmail.com).

Related posts

Deja un comentario

*