El sufrimiento de Antonio Conte

Muchos comparan a Rastelli con Antonio Conte. Foto: Focus Images Ltd.

Paso adelante búlgaro y paso atrás italiano. Siempre competitivo, el equipo de Conte supo salvar un punto con un valor tremendo de cara a la clasificación, aunque no gustó y casi mordió el polvo contra una Bulgaria que queda muy tocada, penalizada por su empate en casa con Malta. Aunque este empate en casa, en una estadio ni de lejos lleno, tiene un sabor diferente. En su primer duelo como entrenador del combinado búlgaro, Ivaylo Petev consiguió mejorar las cosas.

Italia ha visitado ya en seis ocasiones Bulgaria y sigue sin ganar en Sofía. Aunque araña empates. Pese a todo, las sensaciones no son positivas. Conte llegaba muy nervioso al partido por toda la polémica relacionada con la lesión de Marchisio y las críticas de la Juventus a su antiguo entrenador. Y sus apuestas tácticas no han servido de mucho, pues el juego no ha sido bueno. Aunque le queda el consuelo del debut con gol de Eder. El brasileño con pasaporte italiano, centro de debates y polémicas sobre si se debe seleccionador jugadores que ya llegaron mayores de edad a Italia, se inventó un golazo y le dio este punto que permite a los italianos seguir segundos, detrás de los croatas y por delante de Noruega y Bulgaria. Cuando ya ha jugado en Oslo y Sofía. Además de la imagen, queda como losa la sanción de Darmian e Immobile, amonestados, que se perderán el desplazamiento de Zagreb contra los croatas, líderes de grupo.

Italia ha sufrido. Con un césped pesado por la lluvia y con tantas bajas, no se ha encontrado a sí misma. Sin los lesionados Pirlo y Marchisio, o De Rossi, en el centro del campo Verratti ha liderado el juego sin demasiada fortuna, acompañado por Candreva y Bertolacci. Además, en la portería ha jugado Sirigu por la fiebre de Buffon. Fiel a su 3-5-2, en las bandas han jugado Darmian y Antonelli por el lesionado Pasqual. Con este centro del campo, Italia salió fuerte y en 5 minutos generó una buena ocasión de Immobile y el gol en propia puerta de Minev, después del centro de Bertolacci por la izquierda. Presionado por Zaza, el búlgaro no ha evitado el desastre. A los 5 minutos, Candreva casi marca el 0-2. Italia ha salido con la cabeza alta. Y rápidamente, la ha agachado.

Verratti Italia - Focus

Verratti lideró el juego italiano sin demasiada fortuna. Foto: Focus Images Ltd.

Parecía que sería un paseo italiano contra una Bulgaria con entrenador nuevo y problemas. Pero no. En 10 minutos, reacción local con un golazo de Popov, de los mejores en el terreno de juego, y una jugada en que el mismo Popov, Milanov y Micanski han fabricado el 2-1. Sirigu no ha podido hacer nada e Italia se ha pasado más de 60 minutos sin reaccionar, con un juego lento y un solo disparo, de Immobile. Los búlgaros, a la contra, han soñado con el tercero, con Popov poniendo el miedo en el cuerpo de Sirigu antes del descanso. El jugador del Kuban Krasnodar, eléctrico, ha sido una pesadilla con jugadas individuales como esa en el origen del 2-1 o el zapatazo del primero. Verratti ha sufrido intentando ayudar en defensa, con los espacios entre líneas ocupados por los pupilos de Petev. El que fue entrenador del Ludogorets ha ganado la batalla táctica antes del descanso en el centro del campo y Popov ha dado mucho trabajo a la defensa “juventina”, con Bonucci fuera de sitio en ocasiones. Finalmente, Bojinov, ahora en la Ternana, ha sido suplente pues Bulgaria ha buscado jugadores más rápidos, más traviesos y menos pesados. No le ha ido mal.

Hasta el minuto 68 de la segunda parte, Bulgaria ha defendido con cierta comodidad. Candreva y Bertolacci no encontraban su sitio, las alas no progresaban y Zaza era una sombra. Immobile, mejor que su compañero en ataque, ha luchado muy solo, hasta que Conte ha modificado el sistema, apostando por un 3-4-3 con Edder y Gabbiadini acompañando a Immobile. La modificación ha dado un poco de vida a Verratti y ha reactivado el ataque de los visitantes. La jugada táctica le ha funcionado a Conte. A los 83, Eder se ha inventado el gol del empate: control en la frontal, giro y disparo al segundo palo. Y antes del final, Gabbiadini casi marca el 2-3.

Conte vuelve ahora Turín por el amistoso contra Inglaterra. Criticado por la directiva de la Juve, acusado de lesionar jugadores con sus métodos, el entrenador no ha conseguido una actuación que refuerce su posición, aunque sigue sin perder como entrenador de Italia. El presidente de la Federación afirma que lo ha visto triste, él se ha negado a responder preguntas nervioso y se evidencia que alguna cosa no funciona en esta selección envuelta de tantos debates. Eder por lo menos cerró uno, sobre su presencia. Y detrás queda una Bulgaria que salvó una batalla, aunque va camino de perder la guerra.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*