La Eslovaquia del 12 sobre 12

Skrtel Focus

Eslovaquia resiste. Pese a las contundentes victorias de España (3-0 ante Bielorrusia con golazo de Isco para estrenarse con la absoluta) y de Ucrania (0-3 en Luxemburgo con hat-trick de Yarmolenko), la selección de Ján Kozák sigue líder del grupo C y con su 0-2 en Skopje presenta un pleno de 12 sobre 12 que a esta hora sólo Inglaterra puede igualar en el resto de la fase de clasificación para la Eurocopa 2016. Aunque en Macedonia su victoria no fue especialmente brillante (aprovechó su velocidad a los espacios, el desequilibrio de sus extremos y su orden defensivo, como siempre), Eslovaquia puede presumir de una trayectoria inmaculada en unas cuatro primeras jornadas que no se presentaban ni mucho menos sencillas. Ojo porque no sólo tiene 12 puntos: los ha logrado derrotando a la actual campeona de Europa, España, y venciendo fuera de casa en tres plazas incómodas como Ucrania (especialmente difícil ésta), Bielorrusia y Macedonia. A los teóricos rivales directos ya sólo los tendrá que recibir cuando la competición se reanude. ¿Salidas realmente complicadas? Le quedará una: la de España.

MACEDONIA 0-2 ESLOVAQUIA: Así formó el líder en Skopje

Slovakia - Football tactics and formations

El esquema fue el mismo que vimos en los partidos anteriores –salvo el de España, en el que Kozák eligió jugar con cinco atrás-. Volvió a apostar pues por un nueve puro, Adam Nemec, que acertó en el tipo de jugada en el que se le pide que acierte: un balón desde la banda servido por Stoch, fallo del central, control y finalización. Su tanto, a los 38 minutos, dejaba casi sentenciado un choque en el que Macedonia tuvo opciones reales de meterse de nuevo, pero la madera evitó en dos ocasiones que la habilidad en el golpeo de balón de Trajkovski pusiera en mayores dificultades a los eslovacos.

Si Stoch asistió en el segundo gol, Weiss lo había hecho en el primero. A Kozák le salió bien su decisión de alinear a sus dos extremos más mediáticos y dejar en el banquillo a un Robert Mak que se había perdido los dos últimos encuentros de su club, el PAOK, por un problema muscular. El ex del Núrenberg había jugado grandes partidos ante Ucrania y España, pero sus compañeros lograron que no se le echara de menos. Juraj Kucka, haciendo gala de su especialidad y llegando desde atrás para rematar un centro al segundo palo, abrió el camino del triunfo eslovaco (25′) tras una excepcional jugada de Weiss por la derecha (al no estar Mak y entrar Stoch, él tuvo que cambiar de banda).

Aunque Martin Skrtel y Marek Hamsik son las estrellas indiscutibles de esta selección, el centrocampista del Genoa está revalorizándose en esta fase de clasificación. Después de hacer un gran Mundial en 2010, Kucka, un interior de ida y vuelta con mucha llegada y un gran tiro lejano, dejó el Sparta de Praga y fichó por el conjunto rossoblù de la Liguria. Allí lleva ya casi cuatro años, y con su contrato expirando el próximo verano, no es difícil imaginar que un equipo de mayor entidad irá a por él en el iniminente mercado de invierno o directamente lo firmará libre en julio.

Pero hay algo que quizá haya sorprendido aún más de esta Eslovaquia a todos aquellos que estuvieran algo desconectados de la actualidad de sus futbolistas. Dos jugadores aún jóvenes y muy prometedores desde que emergieron en el fútbol profesional, Vladimir Weiss y Miroslav Stoch, están jugando en el fútbol árabe. Ambos tienen 24 años y por lo mostrado en estos últimos partidos con la selección es evidente que están a un nivel más que suficiente como para competir en una Premier League, una Bundesliga o una Liga BBVA. A Weiss, antiguo canterano del Manchester City, le vimos hacer grandes cosas en sus cesiones al Glasgow Rangers y al Espanyol. Cuando luego se marchó traspasado al Pescara nos quedamos muy sorprendidos, pero allí, aún con el descenso del equipo del delfino, volvió a demostrar su gran calidad y capacidad para marcar diferencias en partidos ajustados. Algo que luego reproduciría también en el medio año que estuvo en el Olympiacos de Míchel jugando a buen nivel en la Champions League. La millonaria oferta del Lekhwiya catarí, que pagó cinco millones de euros al gigante griego por su traspaso, fue una tentación demasiado difícil de rechazar para el joven Weiss, que firmó hasta julio de 2018.

El caso de Miroslav Stoch es ligeramente distinto, pero se asemeja. También nacido en 1989 y captado muy pronto por un gigante inglés como el Chelsea, le vimos ganar la Eredivisie con el Twente en la temporada 2009-2010. Entonces estaba cedido por el club londinense y contribuyó ampliamente a la consecución del primer título liguero del conjunto de Enschede, anotando diez goles. Al finalizar el préstamo, el Chelsea recibió una suculenta oferta del Fenerbahçe de más de cinco millones de euros, y entendiendo que podía sacar un rendimiento económico importante por un futbolista que prácticamente no había jugado en la primera plantilla, aceptó la propuesta. Stoch se marchó a Turquía firmando un contrato de cuatro años, y en los dos primeros parecía que se convertiría en un futbolista clave en el cuadro de la parte asiática de Estambul. Pero el tercer año dejó de jugar y entonces empezaron las cesiones. Aunque el Fenerbahçe le renovó el contrato hasta 2018, primero lo mandó al PAOK de Salónica, con el que disputó la Europa League, y luego al Al Ain de los Emiratos Árabes, donde el mes pasado alcanzó las semifinales de la Champions League asiática y las perdió frente al Al Hilal de Arabia Saudí. Su vínculo con el conjunto de Abu Dhabi termina el próximo verano. Entonces, el Fenerbahçe será el que tendrá el poder de decidir qué hacer con él. Novias, es evidente, no le van a faltar.

Y mientras las figuras van aumentando su valor de mercado, el gran responsable de la mejor fase de clasificación de Eslovaquia desde su independencia se mantiene prácticamente en el anonimato. Ján Kozák no es un entrenador demasiado conocido en el fútbol internacional, ya que ha hecho toda su carrera en su país. Es más: la ha hecho prácticamente toda en la región en la que nació, la de Kosice. Con el club de la capital de esta división administrativa situada en la parte más oriental de la nación eslava, Kozák logró hacer historia ganando las ligas de 1997 y 1998 y clasificando al equipo para la fase final de la Champions League, algo que no había hecho ningún conjunto eslovaco hasta entonces. Estos dos títulos siguen siendo los únicos que el Kosice ha ganado en la historia de la liga eslovaca. Y aunque pueda parecer que todo esto está muy alejado en el tiempo, Kozák demostró que su libreto sigue vigente conquistando en una nueva etapa en el banquillo del club la Copa de Eslovaquia en 2009.

Kozák, cuyo hijo del mismo nombre formaba parte de aquel Artmedia Petrzalka que le endosó un 5-0 al Celtic de Glasgow en la fase previa de la Champions de 2005 y que luego ficharía por el West Brom, sabe lo que es jugar grandes torneos de selecciones: lo hizo con Checoslovaquia en la Eurocopa de 1980 y en el Mundial de 1982. Si nada se tuerce, parece que en 2014 vivirá una experiencia parecida como seleccionador.

Related posts

2 comments

Lo de Stoch y Weiss son dos casos extraños. Muy jovenes para estar ya en ligas que pagan bien pero donde se crece pocoo o nada futbolisticamente. Ojala pronto esten de vuelta en ligas “top” europeas.

Hola Axel. Está claro que nadie se esperaba un 12 de 12 y más viendo el calendario. Pero hasta que punto te sorprende esta Eslovaquia? Un saludo desde Ourense

Deja un comentario

*