Vence, pero no convence

Spain v Belarus2014 FIFA World Cup Qualifying

La nueva España de Del Bosque resultó ser muy parecida a la vieja, más en la forma que en el fondo. Pese a que los eventuales flirteos con el juego directo y la entrada de piezas alternativas como Raúl García o Diego Costa hacían entrever matices estilísticos en el juego de la Roja, en el día D, ante el partido verdaderamente trascendente de cara a la clasificación a la Eurocopa, Del Bosque fue fiel a sí mismo. La idea sobre la cual se iba a tratar de competir era muy parecida al sello que le había impregnado a la generación anterior, pese a que iba a tener resultados dispares al estar protagonizada por otros actores. La propuesta, más o menos, es algo así: alinear muchos centrocampistas de perfil asociativo para que se junten alrededor del balón pese a que ello obligue a sacrificar pegada y amenaza, tener una posesión mansa y continua aunque poco incisiva, y desesperar al rival con la esperanza de que el gol acabe llegando. Una estadística pone de manifiesto la naturaleza del juego español durante todo el ciclo del entrenador salmantino: el 1-0 es el resultado más repetido (15 veces) desde que es seleccionador.

Ucrania, que salió respetando a la selección española y se ordenó en un 4-4-2 que de inicio se situaba arriba y luego en un bloque medio, dejaba muy poco espacio entre sus líneas y mordía en la presión cuando su rival trataba de avanzar de 3/4. España aún intimida y propicia planes muy conservadores de sus rivales, lo que le permite alinear a jugadores poco profundos y de prestaciones defensivas limitadas. Si el once alineado hoy se enfrentara a un contexto en el que el rival le va a buscar, le encierra y le obliga a permanecer periodos continuados en defensa posicional, no es descabellado vislumbrar problemas tanto a la hora de atacar espacios como de vivir sin balón. No fue así y los de Del Bosque se encontraron con una primera parte relativamente plácida. Su ataque posicional era una suerte de libre albedrío de sus jugones en torno al esférico y aquello, en líneas generales, no alteraba la sólida estructura defensiva ucraniana. Sólo cuando Silva, Iniesta e Isco (absolutamente inspirado en el día de ayer y con un liderazgo notable) hacían maravillas asociativas entre líneas en forma de giros, paredes y slaloms técnicamente imposibles, se empezaba a vislumbrar cierto peligro de gol, sobre todo con los movimientos complementarios de Morata, continuamente alejándose del balón (tendencia absolutamente opuesta al resto de sus compañeros) y buscando desmarques de ruptura. El rol del madrileño se antoja imprescindible si España va a seguir apostando por esta idea: el del delantero punzante que intimida la espalda de los centrales y permite que la amenaza de pase al espacio sea una opción entre tanto centrocampista que la pide al pie. El David Villa de esta generación. Así vino el gol con algo de fortuna y se llegó al descanso. Los de Del Bosque no enamoraban ni muchísimo menos, pero daban cierta sensación de control y al fin y al cabo tenían al conejo (1-0) en su chistera. Ahora venía la prueba de fuego: comprobar qué iba a pasar cuando los de Fomenko, motivados por el contexto, dieran un paso adelante y trataran de agitar a España. Aquello desnudó las costuras del combinado nacional.

Ukraine vs Spain - Friendly - Football tactics and formations

Disposiciones iniciales. Foto:sharemytactics

El primer acercamiento de los visitantes se produjo gracias al balón parado. Un par de faltas laterales y córners sembraron el nerviosismo en el área de Casillas y eso lo aprovechó Ucrania para generar cierto impacto emocional y coger confianza. Aquello sirvió de sustento para que Ucrania diera un paso adelante y, a la vez, tensionó a una España que empezó a cometer errores impropios en la salida de balón que su rival no aprovechó. Los fallos en la definición de los ucranianos, que no tuvieron el poso mental necesario para finalizar con sangre fría, impidieron que aquello le costara a la selección española un susto que iba a haber complicado el partido de forma notable. España, por la comentada poca profundidad de su once, no conseguía castigar la exposición de los visitantes a la contra y sólo un certero Juanfran empezó a encontrar línea de fondo y a poner centros que no encontraban casi nunca rematador. La sensación de descontrol durante la segunda parte fue absoluta y aquello era una noticia pésima para España, pese a que luego no tuviera incidencia en el marcador: si algo había caracterizado al fútbol de los de Del Bosque durante su exitoso pasado era su capacidad para gestionar ventajas y no perder nunca el gobierno del encuentro. La entrada de un enchufado Cazorla sirvió para dar cierta pausa al partido, aunque ni siquiera entonces dio la impresión de que el combinado nacional dejara de sufrir. El resultado final fue lo mejor del partido para una España que ya ha alcanzado una posición de tranquilidad en su grupo de clasificación para la Eurocopa, pero que, de cara a ser un equipo verdaderamente sólido en Francia 2016, mostró tener aún un largo camino por recorrer.

España - Focus

España celebra el 1-0. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*