Gales optimiza sus recursos

Gareth Bale of Wales (centre) celebrates scoring their first goal to make it Wales 1 Slovakia 0 the UEFA Euro 2016 match at Stade de Bordeaux, Bordeaux
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222
11/06/2016

Puede que Gales no sea mejor que Eslovaquia, pero a diferencia de la selección centroeuropea aprovechó sus oportunidades y golpeó siempre en el momento oportuno. Coleman ha diseñado un sistema que potencia a sus mejores futbolistas y disimula bastantes de sus defectos. Ayudó que las dos primeras acciones decisivas cayeran de su lado: Davies sacó bajo palos un disparo de Hamsik tras una jugada individual fantástica del eslovaco y justo después Gareth Bale inclinó la balanza con un potente pero centrado disparo de falta que superó a un Kozacik mal colocado. Los 10 primeros minutos del duelo entre dos de los cinco debutantes en una fase final de la Eurocopa sonrieron a los galeses y permitieron que pudiesen ponerse el traje que mejor les sienta: el de un conjunto prudente que espera su oportunidad para salir al contragolpe.

Slovakia defenders watch as the free kick from Gareth Bale of Wales (2nd right) goes in to make it Wales 1 Slovakia 0 the UEFA Euro 2016 match at Stade de Bordeaux, Bordeaux Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 11/06/2016
Bale abrió la lata con un disparo de falta. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, Gales no solo se limitó a replegarse, sino que dominó la posesión durante una fase inicial bastante larga. Los de Coleman agarraron el balón y llevaron la iniciativa, con una circulación de balón bastante fluida y segura. Allen movió a su equipo con criterio, mientras los tres centrales siempre suponían un punto de apoyo para mantener la posesión bajo control. Cerca de la banda derecha, Jonathan Williams, la gran novedad del once galés, dejó varias conducciones y regates que atestiguan la calidad del joven futbolista propiedad del Crystal Palace. El control, no obstante, no se tradujo en ocasiones claras de gol, pero al menos desconectó a los mejores jugadores eslovacos.

Cuando los centroeuropeos recuperaron el balón tampoco se sintieron cómodos. Gales trabajó bien a nivel defensivo en el primer tiempo, pues bloqueó a Hrosovsky y tapó todos los caminos que llevaban a Kucka y Hamsik en el carril central. Ante la superpoblación de la medular, Eslovaquia no ofreció alternativas. Siempre aparecía alguna pierna británica para despejar el balón y abortar los ataques. Además, Mak no apareció durante el primer tiempo en la banda derecha y solo Weiss intentó moverse entre líneas para abrir alguna vía de pase. La pelota circulaba lejos del arco de Ward y lo hacía a una velocidad demasiado lenta como para desestabilizar el engranaje galés.

La dinámica cambió en el segundo tiempo, después de que Kozacik evitara el segundo tanto de Bale en un testarazo del futbolista del Real Madrid. Reaccionó Eslovaquia, con las primeras apariciones de Mak y el doble cambio impulsado por el técnico Jan Kozak, que dio entrada a Nemec y Duda. El segundo, centrocampista de corte ofensivo del Legia de Varsovia, apenas tardó un minuto en igualar la contienda tras una formidable conducción de Mak, que dejó atrás a varios (blandos) defensores de Gales antes de asistir a su compatriota.

Ondrej Duda of Slovakia (centre) celebrates scoring their first goal to make it Wales 1 Slovakia 1 the UEFA Euro 2016 match at Stade de Bordeaux, Bordeaux Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 11/06/2016
Duda empató el partido nada más saltar al césped. Foto: Focus Images Ltd.

El gol dio pie a los mejores minutos de Eslovaquia, que rompió a jugar como en sus mejores momentos de la fase de clasificación para la Eurocopa. Los de Kozak juntan a varios futbolistas desequilibrantes en campo rival, por lo que tienen calidad de sobra para desbordar a título individual. Emergió la figura de un soberbio Mak, que superó a Taylor cada vez que le encaró, mientras Weiss también empezó a hacer daño entre líneas. Kucka y Hamsik se sintieron más cómodos y de golpe se desvaneció la sensación de seguridad defensiva que transmitía una selección supuestamente sólida como Gales. Eslovaquia ganó en confianza, recuperó balones mucho más arriba y acosó el arco de Ward con mayor insistencia gracias al buen hacer colectivo.

Respondió a Coleman a la pérdida de control galesa con dos cambios que a la postre le dieron el triunfo: la entrada de Ledley y Robson-Kanu. El primero aportó mayor estabilidad al centro del campo galés en un momento en el que parecía a punto de naufragar, mientras el segundo permitió que Gales saliera de nuevo al contragolpe. Hal Robson-Kanu trazó movimientos inteligentes, sensibles, y ya amenazó con un envío preciso a Ramsey, cuyo cabezazo se marchó fuera por poco. Unos minutos después fue Ledley quien conectó con el centrocampista del Arsenal, quien giró a toda Eslovaquia con una recepción entre líneas y asistió a Robson-Kanu, que batió a Kozacik con un afortunado remate en semifallo que pasó entre de las piernas de Durica. Todavía tuvo tiempo Eslovaquia para reaccionar, con un cabezazo de Nemec que se estrelló en la madera. Los mejores minutos de los eslovacos fueron superiores a los mejores minutos de Gales, pero no bastaron para doblegar a un rival con mayor pegada.

Hal Robson-Kanu of Wales scores their second goal to make it Wales 2 Slovakia 1 the UEFA Euro 2016 match at Stade de Bordeaux, Bordeaux Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 11/06/2016
Hal Robson-Kanu anotó el gol de la victoria. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*