Mantener la diferencia de goles

Michael McGovern of Northern Ireland during the UEFA Euro 2016 match at Stade de Nice, Nice
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
12/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-FEI-160613-5043.jpg

Irlanda del Norte sabía que tenía que aguantar al máximo un resultado apretado. Que, incluso recibiendo un gol, no podían desconectarse en ningún momento del partido. El panorama entre perder de uno o de tres iba a cambiar de forma radical, pues su manera más factible de entrar en los octavos de final es como una de las mejores terceras… y venciendo a sus rivales por diferencia de goles. Era obligatorio mantener una mentalidad competitiva a pesar de recibir un gol, que llegó a la media hora pero pudo llegar a los pocos minutos, porque si algo hubo claro en la primera mitad del partido es que Alemania iba a pasar por encima: el resultado al descanso era de 1-0 con dos palos y tres mano a mano fallados.

Müller tuvo dos que no suele fallar. Özil falló una en el área pequeña. También erró la suya Götze. Y una aún más clara en el segundo tiempo. Kimmich, desde el lateral derecho, era un surtidor constante de ocasiones. Mario Gomez, titular como delantero, remataba y abría espacios para que Müller, que aún no ha marcado ningún gol en una Eurocopa, alcanzase su zona favorita de remate. Alemania buscaba un triunfo para meter miedo a sus rivales y garantizar la primera posición de su grupo… mientras que Irlanda del Norte quería que no pasase nada. Que no hiciesen daño los ataques rivales. Que el mismo once que le ganó a Ucrania por 2-0 pudiese resistir ante los campeones del mundo.

El inevitable gol, obra de Mario Gomez, no sirvió para desconectar a los de Michael O’Neill, comprometidos hasta el final. Siguió habiendo ocasiones. Alemania siguió mereciendo una goleada por cuatro, cinco o seis goles. Y sólo no la consiguió porque el portero del Hamilton Academical, 10º en la última liga escocesa con 63 goles en contra en 38 partidos disputados, jugó el encuentro de su vida. A sus 31 años, Michael McGovern cuajó la mejor actuación de un portero en lo que va de Eurocopa: resolvió unos contra unos saliendo rápido de la portería, respondió con reflejos y tocó más veces el balón (52) que ningún otro jugador de campo norirlandés, lo cual es en sí mismo un resumen del partido.

Si los de Low mantienen este nivel de producción de ocasiones y de dominio en las rondas eliminatorias, su favoritismo aumenta. Si pasan los terceros y en Irlanda del Norte sabían que era su única opción de clasificarse para octavos, su enfrentamiento ante Alemania fue maravilloso. Y si en esta Eurocopa toca fijarse en la clasificación de quién pierde menos puntos y encaja menos goles para llegar más lejos, es decir, el reto de la mitad de selecciones en las dos últimas jornadas de la fase de grupos, quizás habrá que esperar hasta más adelante para ver mejores partidos.

Actualización: Irlanda del Norte es octavofinalista como una de las mejores terceras.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*