Italia sí aprueba

rsz_img_9797

Los amistosos, amistosos son. Pero sus resultados, cargados de esa aparente intrascendencia, pueden permitir intuir síntomas preocupantes. En esta etapa de dos años entre el pasado Mundial y la Eurocopa, España ha participado en cinco duelos ante la teórica clase alta del continente: Francia, Alemania, Holanda, Inglaterra e Italia. El saldo se reduce a un único triunfo -frente a los ingleses-, por lo que la dinámica no es precisamente la ideal, si bien en Udine cobró más relevancia el juego (discreto) que el marcador final (1-1).

Asistió el renovado Dacia Arena a un día más en la oficina para David Gea, titular por delante de Iker Casillas y acostumbrado a firmar actuaciones de este nivel -o superior- en Manchester de manera casi semanal. El volumen de trabajo creado en la portería del cancerbero del United fue consecuencia en cierto modo del pobre juego de España en el mediocampo.

La relación causa-efecto es sencilla de aplicar. Si la medular española hubiese gobernado sobre el partido y el equipo hubiese atacado bien, el trabajo hubiese recaído sobre la portería de Gianluigi Buffon. Pero no fue así. Naufragó el mediocampo compuesto por Mikel San José (mediocentro), Thiago Alcántara y Cesc Fàbregas (interiores), con el apoyo de Juan Mata desde el sector derecho del ataque. Ese ritmo lento en la circulación de balón, las escasas incorporaciones de los laterales -Juanfran y Azpilicueta- y las imprecisiones dieron alas a Italia, que desplegó su juego a partir de ese contexto, con Alessandro Florenzi y Emmanuel Giaccherini proyectándose por sus carriles.

Vicente Del Bosque: “Hoy Italia ha sido un poco mejor, hemos tenido cosas que debemos mejorar y otras buenas. Aduriz ha hecho lo que tenía que hacer y se adaptará bien, la actuación de David también es de esas cosas buenas. Los dos son buenos [De Gea y Casillas], no tenemos que entrar en comparaciones. Hoy hemos optado por David, que ha estado sobrio y eficaz. Hemos tomado la decisión estos días, hemos creído que era lo mejor. “

El gol de Aritz Aduriz, en un partido de muy poca participación suya (debido a la inercia del juego), refuerza su candidatura para viajar a Francia -por si sus 31 goles con el Athletic Club necesitan más apoyo-. Álvaro Morata, que arrancó desde el extremo izquierdo en la primera mitad, jugó con entusiasmo y un ánimo que quiso contagiar al resto -no necesariamente con éxito-. La verticalidad de Morata es una de esas virtudes de las que difícilmente puede prescindir ahora la selección española.

Italy Training Focus
Zaza no pierde la esperanza de ser titular en la Eurocopa / Foto: Focus Images Ltd

Antonio Conte tiene motivos para estar moderadamente satisfecho en relación a lo sucedido en Udine. Si yo fuese Conte, viviría plenamente tranquilo por el liderazgo, el respeto y la seguridad que transmite Gianluigi Buffon en el arco. Si yo fuese Conte, viviría tranquilo pensando que Andrea Barzagli o Giorgio Chiellini estarán en Francia para no dejar solo a Leonardo Bonucci. Si yo fuese Conte, viviría tranquilo pensando en la solvencia táctica, defensiva y ofensiva que acumularé cuando pueda juntar -o elegir entre- a Marco Verratti, Claudio Marchisio y Thiago Motta en la fase final de la Eurocopa.

Artículo relacionado: “Italia necesita talento”

El problema es que también viviría intranquilo ante el déficit de talento que presenta el país en la punta del ataque. No obstante, su equipo fue más incisivo cuando Lorenzo Insigne habitó el sector izquierdo, cuando Federico Bernardeschi ofreció un punto de frescura y Simone Zaza se puso la camiseta de delantero centro. Debe estudiar minuciosamente Conte acerca de la conveniencia de entregar la titularidad a Graziano Pellè, Eder o Simone Zaza. El de la Juventus juega menos durante los fines de semana en su club y, por tanto, pudiese parecer injusto o inadecuado por el hecho de presentarse en la Eurocopa con menos ritmo de competición y goles en su mochila que el ariete del Southampton, pero Zaza ofrece un abanico algo más amplio de recursos debido a su mayor potencia en carrera y su habilidad para jugar mejor al espacio y con metros por delante que Pellè.

Artículo relacionado: “Casting para el ‘9’ de Italia”

Aunque no venció, la Italia de Conte sí aprueba este examen parcial. En España, si el profesor es exigente, no aprueban todos los que pisaron el césped. No es que los amistosos sean un periodo del año para pedir a un equipo que enamore o que gane, pero no está de más percibir un rumbo más o menos definido. Y España no lo manifestó en Udine.

MarcadorInt - todos los derechos reservados
MarcadorInt – todos los derechos reservados
Foto de portada: MarcadorInt – todos los derechos reservados

Related posts

Deja un comentario

*