De Pápa al Vélodrome

Pápa - Futbolista Anónimo

Aquella tarde en Pápa permanecerá siempre entre los recuerdos imborrables, entre aquellos que no se evaporan por mucho que el tiempo pase y tropecemos con otras muchas experiencias extraordinarias. Y seamos sinceros: no sólo quedó incrustado en nuestro disco duro mental por Joshua Kimmich. Pápa es la primera vez de Kimmich -o nuestra primera vez de Kimmich-, pero Pápa también es un partido de fútbol fabuloso y muy bien jugado -ojalá un Paunovic contra Sorg una vez al año-; Pápa es la semilla de lo que ocurriría un año después en Auckland -quizá cuando nació en nuestra cabeza la aún muy primigenia idea de que quizá Serbia podía optar a ser campeona del mundo sub-20-; Pápa es ante todo el bar del campo -un bar de verdad, con puerta y estructura independientes y cubierto para protegerse de la lluvia, con jubilados del pueblo que no hablan inglés y que van a pasar la tarde jugando a cartas y tomando cervezas locales, ajenos a quién juega a fútbol a pocos metros, ajenos al nacimiento de Kimmich como estrella, ajenos a la eclosión de Zivkovic, ajenos a cualquier espectáculo balompédico si el que juega no es el Lombard-. El primer medio centro formado después de la revolución de Klinsmann, el primer centrocampista de la Alemania que se fijaba en Europa y no sólo en sí misma, se dio a conocer en un pueblo de la Hungría profunda, uno de esos vestigios de particularidad en este continente que culturalmente era tan diverso y que cada vez es más uniforme. Esos señores que estaban en el bar del campo del Lobard Pápa aquella tarde puede que estén admirando la Eurocopa de Kimmich estos días sin saber que hace dos años lo tuvieron justo al lado, jugando en su casa, y que se exhibió mientras ellos prefirieron quedarse protegidos de la lluvia y no abandonar la partida.

“El jardín de Kimmich”. Texto sobre su irrupción en el Europeo Sub-19 de 2014.

Pápa - Futbolista Anónimo
Estadio del Lobard Pápa. Foto: MarcadorInt. Todos los derechos reservados.

A la Alemania de Marcus Sorg -que hoy integra el cuerpo técnico de Joachim Löw en la absoluta- ya la habíamos visto dos días antes no muy lejos de Pápa: en Györ contra Ucrania. Pero en ese debut no estaba Joshua Kimmich, que se incorporó más tarde a la concentración, con el torneo ya empezado, porque así lo habían acordado la Federación y su club de entonces, el RB Leipzig. Curiosamente, en ese primer partido de Alemania en el Europeo Sub-19 de 2014 nos había gustado mucho su medio centro, Niklas Stark, y cuando empezó el encuentro de Pápa frente a Serbia no acabó de gustarnos la idea de que Sorg lo desplazara a la posición de central porque había llegado “ese chico del Leipzig que no estuvo el primer día”. La indignación duró cinco minutos. Pronto quedó claro que Kimmich era aún mejor que Stark. Fue una sensación generalizada, y de hecho puede corroborarla Carlos Mateos, el ganador del viaje del Futbolista Anónimo 2014, al que invitamos a ese partido y quedó también enamorado de Kimmich presenciándolo desde otra grada del campo, sin que nosotros influyéramos en su visionado ni él en el nuestro.

“Andrija Zivkovic, entre la Eurocopa y la Champions”. El flamante fichaje del SL Benfica, en 2014.

Pápa - Futbolista Anónimo
Carlos Mateos (rosa) y Kalac (gris), campeones del Futbolista Anónimo 2014, en el mítico bar del Lombard Pápa.

Seis meses después de aquello, se anunió que el Bayern iba a ficharlo. Guardiola lo ha dirigido durante una temporada y lo ha usado en un sinfín de posiciones, como si hubiese detectado en él esa inteligencia futbolística “a lo Lahm” que permite al que la posee cumplir con creces en prácticamente todas las posiciones del campo. Löw, que ya en Brasil cogió conceptos del Bayern de Pep, ha usado también esa polivalencia recién descubierta de un Kimmich aparentemente formado para ser el mejor medio centro de Europa. A aquellos que quedamos deslumbrados por su Eurocopa sub-19 de Hungría nos parece bien a medias: un poco sí, porque hasta que no se retire Kroos difícilmente le darán en la absoluta su rol natural, y al fin y al cabo ahora ha sido titular con Alemania en una gran cita porque ha aprendido a jugar en otros sitios; un poco no, porque nos da miedo que el chico destaque tanto en posiciones en las que no es especialista que sus entrenadores acaben abandonando la idea de instalarlo en el lugar en el que podría ser el mejor de todos. Mientras discutimos con nosotros mismos, nos preparamos para disfrutarlo en el Vélodrome, quizá uno de los estadios más opuestos en la escala del glamour a aquel en el que sentimos el flechazo de la primera vez en Pápa.

Foto de portada: MarcadorInt. Todos los derechos reservados.

Related posts

1 comments

Lo mismo que, en mi opinión, le ha pasado a Wayne Rooney. Y recordemos que en liga Guardiola se podía permitir todos los experimentos que quería por la ventaja con sus rivales pero en el Mundial de Brasil, Low tuvo que corregir lo de Lahm (un mediocentro correcto sin más) y devolverlo a su puesto natural, el de mejor lateral alemán de la última década.

Deja un comentario

*