La Eurocopa de Ashley Williams

Gales Williams Focus

La historia de Ashley Williams tiene un punto de fascinante, de sueño americano, de futbolista que va escalando desde lo más profundo del mundo del fútbol hasta llegar a la élite. A veces me pregunto si, cuando fichó por el Stockport County en 2003, con 19 años, se podía imaginar que unas temporadas más tarde protagonizaría una de las hazañas de la historia de las Eurocopas con Gales, intentando emular lo que poco después haría Grecia. Nacido en Wolverhampton, el capitán galés es uno de los 9 futbolistas nacidos en Inglaterra que juegan con Gales por razón de parentesco. En este caso, gracias a su abuelo, galés.

A pocas semanas de cumplir los 32 años, Williams es el líder absoluto de la zaga galesa. Bien acompañado por Chester, habitual central en el perfil derecho en la línea de tres hombres, pocos han evolucionado tanto como el defensa del Swansea en los últimos tiempos. Él es uno de los pocos jugadores de la Eurocopa que ha competido en las cuatro categorías profesionales del fútbol inglés, y de hecho es uno de los pocos swans que sigue en la plantilla entre los que lograron el ascenso al Championship desde la League One, en la etapa de Roberto Martínez.

Empató ante Bélgica.
Ashley Williams anotó el gol del empate contra Bélgica. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, en la Eurocopa la veteranía de Ashley Williams es una gran virtud. Quizás el torneo no le sirva para dar un gran salto de calidad a nivel de clubes, pero sí para mejorar su reconocimiento internacional a pesar de ser también el capitán del Swansea. En Gales su situación recuerda a la de Ron Vlaar en el último Mundial. Capitán y futbolista más experimentado en un grupo muy joven (entre los convocados solo Williams, Collins, Vaughan y Edwards superan los 30 años), ejerce de líder de una zaga de tres que, bien arropada, defiende bastante bien y dificulta a los atacantes rivales. Si bien es cierto que la defensa es más poblada que fiable, pues los rivales que más insisten por la banda izquierda de Gales suelen encontrar resquicios por donde percutir, Williams es un seguro. Contundente en los despejes, poderosos en el juego aéreo, el central del Swansea suele medir muy bien sus acciones. Al fin y al cabo, es un futbolista constante. Desde 2008, no se ha perdido más de 4 partidos en una temporada entre lesiones y sanciones.

Con la baja de Ben Davies, sancionado, es probable que su figura sea aún más importante porque Gales se verá obligada a reajustar la defensa. Chris Coleman pude optar por dos soluciones. La más sencilla es introducir a James Collins, central del West Ham, donde Davies, a pesar de ser un zaguero más rígido. La otra opción del técnico galés pasa por mover varias piezas y pasar a Gunter a la línea de tres e introducir a Jazz Richards en el lateral derecho. Esta alternativa ya se utilizó durante varios partidos de la fase de clasificación, pero quizás implicaría debilitar la parcela del campo por donde se moverá Cristiano Ronaldo. Aunque si los lusos encienden algún fuego, allí estará Ashley Williams para apagarlo.

Ashley Williams of Wales and Radja Nainggolan of Belgium during the UEFA Euro 2016 quarter final match at Stade Pierre-Mauroy, Lille Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 01/07/2016
Williams es el verdadero líder de la zaga galesa. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*