Nadie culmina en Saint-Denis

Mario Goetze of Germany and Kamil Glik of Poland during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris, France.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
16/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-160616-0147.jpg

No faltaban goleadores en Saint-Denis. Robert Lewandowski viene de firmar 42 tantos en su última campaña con el Bayern Munich, su compañero Thomas Müller hizo 32, y uno puede señalar a Alemania como uno de los mejores ataques de la Eurocopa y a Polonia como una de esas selecciones que presumen del liderazgo de uno de los mejores artilleros del planeta. Ni siquiera eso fue suficiente para romper el empate a cero en el Stade de France. Un empate que, en cualquier caso, no complica a ninguno de los dos países su billete hacia los octavos de final.

Son varios los culpables del 0-0. Los podemos encontrar en ambos bandos: Jerome Boateng, Lukasz Fabianski, Michal Pazdan o Arkadiusz Milik.

El partido siguió impulsando la teoría de que la Eurocopa es, al menos en su primera semana de competición, un torneo de centrocampistas y defensas centrales. Piensen en Hamsik, Iniesta, Modric, Kroos, Payet, Bonucci, Boateng, Piqué y tantos otros.

Dos centrales, el polaco Pazdan y el germano Boateng, fueron dos de las figuras del encuentro junto al mediocentro polaco Grzegorz Krychowiak. En cambio, no fue la mejor noche de Milik en la faceta rematadora. El punta zurdo del Ajax, que forma una interesante pareja con el afamado Lewandowski, desaprovechó un par de ocasiones en el área que hubiesen modificado todo. Y Polonia lamenta hoy esos errores en los cuales Milik no fue capaz de conectar bien el remate, es decir, de convertir en goles otras muchas cosas que hizo bien el conjunto de Adam Nawalka.

Jerome Boateng of Germany during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 16/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160616-5308.jpg
Jerome Boateng destacó en Paris / Foto: Focus Images Ltd

Eran razonables las dudas acerca de si el entramado defensivo sería capaz de competir frente al campeón del mundo. Dos de sus zagueros, por ejemplo, actúan en la liga local, en el Legia Varsovia. Ellos son Michal Pazdan y Artur Jedrzejczyk. Pero Polonia resistió bien gracias, entre otras cosas, al acierto individual de tres piezas de su espina dorsal: una intervención clave de Fabianski en el segundo tiempo, la poderosa actuación atrás de Pazdan y la influencia de Krychowiak. El mediocentro del Sevilla se fue adueñando de la zona de mediocentros, donde desplegó su nivel táctico, posicionamiento, despliegue defensivo y salida de balón desde atrás.

Jerome Boateng: “Jugamos bien defensivamente, pero nos faltó en ataque. Necesitamos mejorar ahí.”

El brillo de Krychowiak o Pazdan contrasta con el sufrimiento de Mario Götze o Thomas Müller para intervenir con éxito en un encuentro que aumenta las dudas respecto al héroe germano del último Mundial. A nadie se le escapa que el rendimiento y la confianza de Götze han ido a menos desde que anotó aquel tanto en la final del Mundial en Brasil. Confianza es lo que demuestra, de momento, Joachim Löw en Mario para actuar como falso ‘9’, pero fue completamente anulado por los zagueros polacos y no desequilibra como antaño, por lo que su titularidad será motivo de debate en Alemania. Espera su oportunidad el otro Mario (Gomez), aunque a nadie se le escapa que una opción sólida sería emplear a Müller como delantero centro y ganar velocidad en el costado con Leroy Sané.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*