Poco gol para tantas ocasiones

Okotie Austria Foto:Nick Wiebe

Pocos se podían imaginar en 2007, cuando Austria alcanzó las semifinales del Mundial sub-20 de 2007, que Rubin Okotie no marcaría su primer gol con la selección absoluta hasta octubre de 2014. Este delantero nacido en Pakistán fue uno de los nombres propios de una generación prometedora que sorprendió en la cita de Canadá junto a Prödl, Hoffer, Harnik o Kavlak. Pero, como tantos otros, Okotie se lesionó y se estancó hasta el punto de sólo haber disputado cuatro encuentros oficiales con la selección absoluta de Austria a día de hoy. Aunque en 2014 parece haber recuperado cierta confianza después de marcar 11 goles en 15 partidos con el SonderjyskE danés y fichar por el 1860 München, donde también ha arrancado la temporada con buen pie. Sancionado Janko, expulsado en el último partido contra Moldavia, Okotie fue el ariete escogido por Koller para enfrentarse a Montenegro. Y Rubin respondió a su primera titularidad con la selección absoluta marcando su primer tanto con la camiseta de Austria.

Okotie Austria Foto:Nick Wiebe

Okotie, en un lance del Mundial sub-20 de 2007. Foto:Nick Wiebe

Aunque pocos espectadores se podían imaginar que el gol de Okotie fuese el único que verían en el Ernst Happel Stadion tras el buen juego desplegado por los austríacos a lo largo de los primeros compases de juego. Okotie era el destino de centros laterales cada dos minutos. Austria movía el balón con fluidez, a una enorme velocidad, con los laterales plantados en campo rival cerca del área contraria. Un soberbio Baumgartlinger sostenía el centro del campo y Alaba lo acompañaba moviéndose en todas direcciones: bajaba a recoger el balón entre los centrales, caía al lado izquierdo, aparecía por el sector derecho, pisaba la frontal del área rival… Los extremos Arnautovic y Harnik alternaban movimientos interiores con desmarques profundos a la espalda de la zaga rival y Junuzovic siempre daba el pase oportuno, y tras pocos toques, desde la posición de mediapunta. El goteo de ocasiones austríacas era constante porque el equipo funcionaba. Atacaba bien, con ritmo y recuperaba el balón lejos de la portería defendida por Almer. Un bombardeo. Balones aéreos, pases largos a la espalda de la defensa montenegrina, combinaciones por dentro… y muchos errores en la definición, por falta de contundencia y por acierto del guardameta Poleksic. Sobre todo sufrían los laterales montenegrinos, Savic (Fiorentina) entre ellos, pero después las acciones de Arnautovic y Harnik no terminaban en la red visitante.

Hasta que apareció Okotie para adelantarse a un centro de su compatriota del Stoke City para abrir la lata. Parecía que a partir de ese momento, aún en la primera mitad, todo sería más fácil, pero lo que siguió al gol de Okotie fue un recital de errores y ocasiones falladas por parte de sus compañeros. Okotie tocaba de espaldas y Harnik y Arnautovic atacaban los espacios que él vaciaba, pero ni siquiera las acciones de uno contra uno frente al guardameta rival terminaban dentro de la portería. A Junuzovic le despejaron un remate bajo palos, Harnik cabeceó al larguero, el suplente Hinterseer se pensó tanto por dónde definir en la ocasión más clara que dispuso que casi le crece barba y el propio Harnik mandó el balón fuera después de regatear a Poleksic. De tanto fallar, a Koller le entró miedo y se protegió un poco más con la entrada de Ilsanker, lo que nos permitió ver a Alaba en la posición de mediapunta en los últimos compases del encuentro, cuando el futbolista del Bayern todavía tenía cuerda para jugar 30 minutos más si hubiese sido necesario. Y con Alaba en esa demarcación aún llegaron las últimas oportunidades, y es que Austria fue superior de inicio a fin. Al final Montenegro, frágil atrás e inocua en ataque, no castigó la poca pegada de su rival, que tras 3 jornadas lidera el grupo E, por delante de Rusia, Suecia y la propia selección balcánica. Excelentes sensaciones y notables resultados que dejan en anécdota el ajustado marcador.

Alaba Bayern Focus

Alaba es una esponja: terminó el partido contra Montenegro como mediapunta. Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Vi el partido y me gustó bastante Austria. Lució bastante completa: tiene velocidad en las bandas, rápidas transiciones ofensivas, un buen conjunto de pasadores, calidad técnica en el mediocampo… en esta ocasión, sólo erró en la definición, pero tuvo calidad y velocidad para desbordar literalmente a su rival.

Ese mediocampo Baumgartlinger-Junuzovic-Arnautovic-Alaba tiene bastante talento y combina muy bien. En particular el del Mainz, que lo vengo siguiendo ya hace algún tiempo, me parece un auténtico JUGADORAZO! Arnautovic, históricamente irregular, tiene muchísimas cualidad técnicas y siempre deja detalles que esta ocasión sirvieron para el triunfo… La pareja de defensas centrales también es buena…

La verdad me gusta mucho lo que viene haciendo esta selección, consolidando un núcleo de jugadores de buena calidad técnica y despligue e incorporando, de a poco, a jugadores como Valentino Lazaro o Marcel Sabitzer; este último, de hecho, fue inicialista contra Moldavia.

Sobre Montenegro, pues nada. Es un equipo tremendamente limitado que evidenció todas sus carencias; por ahí de locales pueden conseguir algo, pero no les veo mucho futuro en este grupo.

Esto es fútbol y puede pasar cualquier cosa, pero, por ahora, creo que es el equipo que más me gusta de este grupo, probablemente junto a Suecia; me gusta mucho más que la pobre Rusia de Capello o esta limitada Montenegro.

Deja un comentario

*