Por obra y gracia de Zlatan

Zlatan Ibrahimovic - Focus Images Ltd

Demasiado a menudo el análisis futbolístico tiende a individualizar y a focalizar el éxito o el fracaso de los equipos en función de lo que haga un jugador en particular. Así, un Real Madrid-Barcelona se convierte en un Cristiano-Messi y si se gana un partido normalmente la foto de portada va para el autor del gol, independientemente de lo que hayan hecho los otros 10 durante hora y media. A veces nos inclinamos a centrar todo el devenir de un encuentro en una sola figura porque seguramente sea más fácil así que entender los complejos factores por los cuales un grupo de once jugadores fue superior al otro, o porque simplemente nos cuesta aceptar que el azar puede jugar un papel muy relevante.

A falta de nombres multinacionales, el derbi escandinavo se había planteado como la última gran revalida de Zlatan Ibrahimovic en un gran desafío. Esta vez podemos decir con total seguridad que fue el delantero del PSG, él solo, el que decidió pasar la prueba con matrícula de honor. Fredrik Ljunberg ya avisó días antes que esta selección era ‘Ibra’ y nada más. ‘¿Y qué, si está a este nivel?’ debió de pensar Erik Hamrén. El delantero narigón mostró su versión menos volatinera para darle el pase a Suecia a la próxima Eurocopa gracias a su gran lectura de ambos partidos, una tremenda habilidad para bajar melones y transformarlos en ocasiones aprovechables para sus compañeros e incluso un compromiso defensivo inaudito en él. El ‘10’ sueco brilló tanto en Estocolmo como en Copenhague pero no con jugadas de fino artista como nos podríamos esperar de él, lo hizo picando piedra. Será la madurez, será la motivación o será el miedo a perder el último tren, el caso es que el ‘capi’ ganó la repesca. Suecia le debe una a Zlatan.

Zlatan Ibrahimovic - Víctor Cervantes
Pegatina en uno de los campos en los que jugó Zlatan Ibrahimovic en Malmö: “Zlatan no celebra la Navidad, la Navidad celebra Zlatan”. Foto: Víctor Cervantes

Empezó Dinamarca como lo había hecho en la noche del sábado pasado en el Friends Arena de Solna: achuchando mediante la posesión del balón a Suecia y obligándola a jugar muy atrás. Además, la previsible entrada de Yussuf Poulsen, Jørgensen y Højbjerg además de Delaney en el eje, sumado al espectacular aliento de la afición danesa en el Parken le daba a los de Morten Olsen un plus de mordiente añadido al dominio del esférico. Dinamarca disfrutaba de posesión hiriente de verdad, mientras que los suecos se veían superados en los minutos iniciales. A punto estuvo la afición danesa de cantar gol con una acción de córner en la que Yussuf Poulssen –gran descubrimiento el jugador del Leipzig– se inventó un remate de volea mientras giraba sobre sí mismo, pero Kim Källström metió la punta de la bota para desviar lo justo el balón al larguero.

Fue entonces cuando se cambiaron las tornas y si en la ida fue un gol a balón parado el que le dio aire a Dinamarca, esta vez fue Suecia la que se tomó la revancha a los 20 minutos de partido con un tanto de córner tras haber estado sudando la gota gorda por mantener el arco de Isaksson a cero. En una acción ensayada, Ibrahimovic se zafó con un hábil desmarque de Kjaer para aparecer por detrás ante una pasiva defensa danesa y empalmar con el interior de la bota un saque de esquina que venía botando para transformar el vital gol sueco. No fue un remate espectacular, nada magnánimo; fue algo pragmático y funcional pero tremendamente importante, como todo lo que hizo Zlatan en la eliminatoria. A partir de ahí, se volvió otra vez a un guión similar al que vimos tres días antes, una Dinamarca plana y sin ideas ante un conjunto visitante sin apuros que sabía explotar sus balones largos a Berg y a Ibrahimovic. El gigante de Malmö tuvo otra ocasión clara que pudo sacar medio sin querer Schmeichel y en las postrimerías de la primera parte, tras ganar el enésimo balón dividido a la defensa, puso un centro que a punto estuvo Daniel Agger de meterse en propia.

Denmark Training
En el cargo desde el año 2000, Morten Olsen anunció que se iría al finalizar este ciclo. Al no clasificarse para la Eurocopa, se entiende que dejará el banquillo de Dinamarca en breves. Foto: Focus Images Ltd.

Morten Olsen decidió mover ficha rápidamente y metió ya en el inicio de la segunda a Krohn-Dehli por Delaney para darle más sentido al juego. El cambio surtió efecto y el centrocampista del Sevilla le dio bastante más chispa al juego de los suyos. Sin embargo pese a la mejoría danesa, Suecia seguía muy sólida en tareas defensivas. Es de justicia decir que si de medio campo hacia delante Zlatan Ibrahimovic es el gran artífice de lo conseguido por su selección, los distintos jugadores que jugaron atrás como (Lustig, Granqvist, Johansson y Bengtsson en este partido) cumplieron notablemente; al igual que la línea de medios que pese a no ofrecer mucho en la creación juntaron perfectamente sus líneas con la zaga para ahogar cualquier idea con el balón del rival. Seguía sin aportar nada especial el ataque de Dinamarca y Olsen decidió jugársela metiendo al veterano Rasmussen por un desaparecido Nicklas Bendtner. Poco a poco a fuerza de decantación los pupilos de Morten Olsen fueron acaparando cada vez más el balón y metiendo centros al área. Tuvieron algunas buenas oportunidades pero entre una defensa muy atenta a los envíos laterales, un buen Isaksson y un tanto de suerte, desbarataron cualquier esperanza de remontada.

A un cuarto de hora para el final, Ibrahimovic se canonizó en esta eliminatoria con un golazo tras un disparo de falta puesto a la escuadra. Con este trallazo ‘Ibra’ rubricó su perfecta noche pese al inútil intento de Yussuf Poulsen de ponerle emoción al partido con un gran testarazo al centro de Durmisi, quien por cierto hizo un muy buen partido llegando por la banda izquierda. Ya en el tiempo añadido el central del Werder Bremen Jannik Vestegaard empató de cabeza a la salida de un córner para que no sea dicho que Morten Olsen perdió en su último partido como seleccionador tras 16 años en el cargo. Finalmente Dinamarca consiguió morir más o menos de pie ante una selección sueca que supo gestionar su menor talento con mucho más oficio y cabeza. Suecia estará en la Euro 2016, Zlatan estará en Francia.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*