Gigante

Pepe of Portugal during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
25/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-160626-0018.jpg

Recordaremos el partido firmado por Pepe ante Polonia en los cuartos de final de la Eurocopa 2016 como una exhibición portentosa, realmente épica.

En un encuentro gris, sin demasiado fútbol asociativo al que agarrarse, el central luso sostuvo a sus compañeros gracias a una actuación defensiva mayúscula, de esas que ganan todavía más enteros tras un segundo visionado. El defensa del Real Madrid se multiplicó, no perdió la concentración ni un solo segundo, controló en todo momento su agresividad, blocó un sinfín de disparos desde la frontal y a la postre acabó imponiéndose con claridad a la dupla formada por Robert Lewandowski y Arkadiusz Milik. Allí donde Portugal avistaba un pequeño incendio, Pepe aparecía con varios cubos de agua para apagarlo. Cuando está enchufado, se siente respaldado –notable su compenetración con José Fonte– y consigue controlar cierta agresividad desmedida, Képler Laverán Lima Ferreira demuestra lo que es, uno de los mejores centrales del continente en el último lustro.

La visión de Fernando Santos, entrenador de Portugal: Polonia empezó de manera brillante, pero tenía una estrategia con jugadores como William Carvalho, Renato Sanches y Adrien Silva para taponar a sus futbolistas. Les permitimos durante un tiempo dominar el partido y no pudimos controlar a Milik. Ahí hablé con Renato Sanches para cambiar cosas y le dije a Nani que fuera mucho más profundo. Afortunadamente logramos empatar por medio de Renato, pero Polonia es una gran selección y sabíamos que íbamos a tener a un rival difícil. Hemos ganado justamente y lo hemos hecho ante un muy buen equipo.

Renato Sanches of Portugal during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 25/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160626-5177.jpg
Renato Sanches. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

Al festival de Pepe se unió Renato Sanches, el otro futbolista sobre el césped por encima del nivel medio del encuentro. Solo a través de su descaro uno aventura la edad del nuevo discípulo de Carlo Ancelotti. Renato no es joven, es un niño para el fútbol profesional. Los 18 años de su carné no se ajustan a lo que ofrece sobre el terreno de juego; en ocasiones incluso parece un auténtico irresponsable. ¿Cómo es posible que Renato se eche a Portugal a la espalda tras encajar un gol a las primeras de cambio (1′) en semejante escenario? ¿En qué cabeza cabe que Sanches sea el encargado de lanzar uno de los cinco penaltis ejecutados en la tanda? ¿Es coherente que no sienta presión mientras disfruta de su titularidad en toda la Eurocopa? Su juego está cargado de imperfecciones –absolutamente lógico a tenor de su escasísimo bagaje en la élite–, pero uno de sus puntos débiles es también la mejor de su virtudes: no mira al vacío cuando camina por el borde del precipicio. Y eso no se pule, viene de serie.

El análisis de Adam Nawałka, seleccionador de Polonia: No hay duda de que es un momento difícil para nosotros. Los jugadores han puesto todo su corazón en este partido y han jugado con valentía todo el torneo. No hemos perdido ningún partido, y nos han eliminado en la tanda de los penaltis. Tenemos que mirar al futuro con optimismo y los clasificatorios europeos. Pronto habrá tiempo para un análisis detallado, pero esta derrota duele.

Manager Adam Nawalka of Poland during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 16/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160617-5011.jpg
Adam Nawalka. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

El choque, marcado por el tanto anotado por Robert Lewandowski a las primeras de cambio tras un error grosero de Cédric Soares en el lateral derecho, no siguió el guión esperado: Portugal se vio obligada a marcar el ritmo y le costó. Fernando Santos no cuenta con mimbres para gestionar con efectividad largas fases de posesión de la pelota, y menos cuando Raphaël Guerreiro y André Gomes se caen del once titular por lesión. En definitiva, sin muchos argumentos para mandar, el combinado luso proyectó poco a poco a sus dos laterales, ambos desacertados, y liberó espacios con las diagonales de sus extremos (João Mário y Nani). Mientras eso ocurría, Cristiano Ronaldo, delantero centro por exigencia del contexto, sufría la severa vigilancia de Pazdan y Glik. Errático, el mejor futbolista portugués pasó de puntillas por Marsella.

En medio del intercambio de papeles apareció Renato para firmar las tablas con un latigazo.

La segunda mitad arrancó con cambio de sistema, Portugal pasó a un 1-4-4-2 con Sanches pegado a la banda derecha. Reproduciendo la organización de Nawalka, los hombres de Fernando Santos defendieron mejor, o al menos a William Carvalho no se le vieron demasiado las costuras. Más protegido, el mediocentro del Sporting CP disimuló buena parte de los defectos mostrados en un primer tiempo para olvidar. Y Grosiki y Kuba encontraron dificultades para desplegarse. En primer lugar, porque Polonia es una selección con dificultades para mantener el tono en los segundos tiempos; y, en segundo, porque el equilibrio luso evitó la sangría.

El 90′ dejó paso a la prórroga y el tiempo extra hizo lo mismo con los penaltis. En esa suerte, Rui Patrício se impuso a Fabianski.

Manager Fenando Santos of Portugal during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 25/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160626-5183.jpg
Fernando Santos. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*