La tormenta perfecta

Portugal-Focus

Encierra cierta verdad el dicho futbolístico que reza que “el juego va por un lado y el balón parado por otro“, pero en este caso, el gol de Ricardo Carvalho tras córner alrededor del minuto 10′ de partido era un acción absolutamente coherente con el desarrollo anterior del partido. Portugal estaba zarandeando con fiereza a Serbia y el gol era la lógica consecuencia del sometimiento luso. Los de Fernando Santos, aupados por un caluroso Da Luz lleno hasta la bandera, salieron al campo con una intensidad fogosa y una idea futbolística muy definida que dejó a los balcánicos aturdidos hasta el tanto en contra, que fue para ellos como cuando te levantas medio dormido y le das una patada a una puerta: un golpe de realidad. De hecho, la propia acción que propicia el córner refleja con bastante claridad la superioridad inicial lusa: Portugal presiona agresivamente la salida de balón de Serbia, bloqueando todas las líneas de pase y obligándoles a jugar hacia su portero. Este, ante el paso adelante de los locales en su presión, se ve intimidado por la carrera hacia el robo de Cristiano, por lo que le cede un balón poco generoso a Basta que, ante la llegada de un Coentrao que venía como una moto a encimarle, tiene que quitarse el balón de encima a saque de esquina como a quien le dan un plato que está achicharrando y lo tiene que soltar al suelo. Y gol.

Nani Portugal Sporting Focus

Nani hizo un gran partido en la banda derecha. Foto: Focus Images Ltd

Se había puesto en duda si Portugal tenía el talento creativo suficiente a la hora de crear ventajas ante rivales replegados, pero lo cierto es que no le hizo falta para superar con rotundidad a su rival de hoy. Fernando Santos, tras un (imaginamos) análisis intensivo de las características de su plantilla, observó que la creatividad de sus centrocampistas era limitada, pero a cambio chorreaban intensidad física y dinamismo a borbotones. Así que para construir el ataque posicional de su equipo en el día de hoy utilizó esto último como material de base, coherentemente conjuntado con la brutal determinación y movilidad de sus atacantes. El resultado fue una primera parte muy potente de su selección, que rayó a un nivel de potencia europea.

Portugal vs Away team - Euro 2016 - Football tactics and formations

 Planteamientos tácticos. Foto:sharemytactics

En un 4-3-3, Tiago actuaba como mediocentro, Coentrao como interior izquierdo (posición en la que jugó en sus primeros días como madridista) y Moutinho de interior diestro. Ninguno de los tres tiene una técnica para gourmets, pero con ellos te irías a una guerra. Y lo cierto es que ambos interiores fueron una de las claves del dominio luso: no sólo estaban capacitados para encimar y morder cuando no tenían el balón, sino que también apoyaban a los atacantes y llegaban desde segunda línea al área. Aunque quizá el elemento decisivo del sistema fue la movilidad de los puntas lusos, cuyos apoyos y movimientos constantes desorientaron por completo a la zaga serbia. Cristiano Ronaldo, finísimo técnicamente y abarcando todo el campo como en sus mejores días (ojo con cómo va a llegar este al final de temporada), partía de la izquierda y Danny ejercía de teórico nueve, pero eran posiciones ficticias, porque prácticamente nunca las ocupaban. Estaban continuamente permutando y cambiándose espacios, especialmente un CR7 inspiradamente omnipresente. Esto, junto a un incisivo Nani más fijo en la banda derecha y la hiperactividad de los centrocampistas por detrás de ellos, propiciaron un sistema ofensivo que desbordó por completo a una estructura serbia eminentemente ofensiva, que con certeza no esperaba este vendaval de juego.

Con el gol ya habían hecho lo más difícil, pero aún quedaba trabajo por delante. Tadic, Ljajic, Markovic y Mitrovic es un frente de ataque con los recursos técnicos como para agitar prácticamente a cualquiera. Sin embargo, consiguieron mantenerles razonablemente desconectados durante casi todo el partido con la comentada presión primero y con una defensa posicional muy compacta después. Ni siquiera la bofetada que supuso el tempranero gol de Carvalho propició una reacción balcánica que hiciera sufrir a los locales. Entrada ya la segunda parte, Matic se inventó un gol en una tijereta de dibujos animados (esta vez sí fue el balón parado a su bola), pero casi inmediatamente después, en una lúcida triangulación entre Cristiano, Moutinho y un Coentrao que con su gol llegando desde atrás cerró una actuación propia de box to box de renombre, asentaron el golpe mortal al partido. Portugal, con su victoria, queda en una posición privilegiada para la clasificación y obliga a Serbia a hacer un milagro si quiere estar en Francia 2016.

Foto de portada: Focus Images LTD

 

 

Related posts

4 comments

Deja un comentario

*