La primera de Antoine, ¿la última de Cristiano?

Stade de France undergoing final preparations for Euro 2016 at the Stade de France, Paris, France.
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
07/06/2016

Francia y Portugal se vieron las caras por última vez en una Eurocopa en el año 2000. Fue en la inolvidable eliminatoria de semifinales disputada en Bruselas, un encuentro marcado profundamente por dos liderazgos estelares en cada una de las dos selecciones. Aquel partido se interpretó mediáticamente como un Luis Figo vs Zinedine Zidane, uno todavía en el Barça y el otro en la Juve, que coparon después los dos primeros escalones del Balón de Oro de ese mismo año. Ambos llegaban al encuentro cargando sobre sus espaldas con la pronunciada responsabilidad de llevar a la final a su país y sobre el césped del Roi Baudouin dejaron un apoteósico duelo que oposita a ser la actuación de la vida de ambos. Aquello fue historia del fútbol: dos de los mejores futbolistas de la historia de su país en su peak asumiendo un protagonismo omnipresente de forma constante durante casi 120 minutos. Una poco explicable mano de Abel Xavier en los minutos finales de la prórroga decantaría la balanza a favor de Francia, que se proclamaría campeona de Europa después en Rotterdam en una sufrida final ante Italia. 16 años después, la historia se repite.

Lusos y galos se vuelven a encontrar. Y lo hacen, una vez más, siendo dos selecciones durante cuyo camino se han alzado dos figuras sobre el resto de sus compañeros. Más allá de que en España se busque dotar al encuentro de una rivalidad en clave interna, es riguroso decir que Antoine Griezmann y Cristiano Ronaldo han estado por encima sus colectivos, que los dos han tenido una responsabilidad individual muy significativa de que sus países estén hoy en Saint Denis. Por segunda vez en lo que va de temporada, se vuelven a ver en una gran final. Hoy todos los ojos estarán puestos sobre las dos camisetas con el número 7.

FIL GERMANY FRANCE 0260
Griezmann es el líder de esta Francia. Foto: Focus Images Ltd

Lo que ha hecho Antoine Griezmann es, sin paliativos, una auténtica burrada, que no sé si se valora como se debería. Liderar al país anfitrión, que llegó a la Eurocopa sumido en un clima bastante enrarecido, con autoridad militar hacia la final, apareciendo en cada uno de los momentos clave, mostrando una grandeza desmedida siempre que el peso de la trascendencia se posaba sobre su espalda. Resolviendo decisivamente ante Irlanda, brillando ante Islandia, sacando la cabeza por Francia cuando el rodillo alemán les estaba devorando. Ha sido diferencial tanto en los goles (seis acumula en seis partidos), como sobre todo en el puro juego: sus cerebrales culebreos desde segunda línea son uno de los grandes argumentos futbolísticos de esta Francia. Cambiar la formación para darle al colchonero un rol central ha sido la decisión de Deschamps que ha cambiado el potencial colectivo de su escuadra.

El futbolista del Atlético de Madrid se encuentra en pleno despegue de su carrera. A sus 25 años, su trayectoria dibuja un futuro en forma de línea ascendente clara. Sus mejores encuentros están por venir. Es quizá este año cuando ha evolucionado hasta el punto de madurez que le define como un crack mundial y él internamente debe ser consciente de que las dos finales de 2016 no serán las últimas de su carrera. Su Eurocopa ha sido la confirmación de lo que está por venir. El caso de Cristiano Ronaldo es bien distinto.

Cristiano Ronaldo of Portugal celebrates at full time during the UEFA Euro 2016 semi final at Stade de Lyons, Lyons, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 06/07/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-160707-0236.jpg
Cristiano está ante la gran oportunidad de sumar un gran título con su selección a su palmarés. Foto: Focus Images Ltd

Cristiano ha liderado a Portugal a su manera. Aquel futbolista enérgico, frenético y autosuficiente que fue, se ha ido y no parece que vaya a volver. El paso de los años ha ido transformando a ese extremo que era un torbellino ofensivo durante los noventa minutos en un atacante con gran técnica y lectura, pero sobre todo en un rematador bárbaro. Ha modulado sus características para seguir siendo diferencial. Se las ha arreglado para que su talento pueda seguir pesando. Al contrario que Griezmann, no ha brillado en su selección a través de actuaciones globales, de una participación muy constante, sino apareciendo en momentos muy específicos. Su puntualidad en los instantes trascendentales ha sido su gran hazaña. Sacó las castañas del fuego a su país con tres impresionantes acciones de gol ante Hungría, participó en la acción definitiva que resolvió el cruce ante Croacia y fabricó los dos tantos que le metieron en la final contra Gales. Su nivel es probablemente inferior al mostrado por el francés, pero su responsabilidad neta en que Portugal sea un finalista es indiscutible. Están aquí, en buena medida, gracias a él.

Para el madridista es ahora o nunca. Sabe que es muy probable que está sea la última oportunidad de añadir un trofeo de selecciones a su legendario palmarés, algo que ansía para poder dotar de otra perspectiva a su carrera cuando pasen los años. De ahí su obsesión por ganar, tan constatable debido a su particular lenguaje gestual. Se juega mucho. Su Eurocopa, en este caso, debe servir como constatación de lo que ha sido.

FIL GERMANY FRANCE 0277
Francia, a priori, partirá con la iniciativa. Foto: Focus Images Ltd

Anuncia L’Equipe que Deschamps, por cierto pieza clave en el campeonato del 2000, no hará cambios respecto a la formación que venció a Alemania en semifinales. De aquel encuentro, más allá del patrimonio emocional que supone eliminar a la campeona del mundo, quizá deba Francia tomar como referencia el segundo periodo, cuando consiguieron circular el balón con una serenidad muy llamativa. El seleccionador francés ha sido muy elogioso en la rueda de prensa con la fortaleza defensiva de su rival, quizá consciente de que les va a tocar llevar la iniciativa. Probablemente la mejor forma de aprovecharla no sea un fútbol asociativo, pausado y marcado por el pase (Francia no ha demostrado ser capaz de ello hasta ahora), sino imponiendo un ritmo físico, explosivo y de ritmo alto, donde las prestaciones físicas de los Sissoko, Pogba y Matuidi puedan pesar en el encuentro y desnortar a una Portugal algo más tibia en ese apartado. Y en el descontrol, aprovechar la claridad y calidad de Griezmann para dar la estacada. Su personalidad de jugador grande está fuera de toda duda.

Para tratar de no intimidarse ante la estampida gala, Portugal confía en Pepe, que vuelve a ser titular tras su ausencia ante Gales. El madridista es una pieza vital en la estructura lusa: en una defensa no demasiado experimentada, su liderazgo y personalidad debe imponerse para alejar a los atacantes franceses de Rui Patricio, para dotar de seguridad a un colectivo globalmente muy inexperto, para ganar duelos físicos ante las bestias francesas. Fernando Santos ha admitido en rueda de prensa que los franceses parten como favoritos, por lo que el escenario que se imagina en Portugal es el que le ha traído hasta aquí: apostar por la fortaleza defensiva del bloque, bajar el ritmo del encuentro y competir con valentía ante el paso de los minutos. Y, por supuesto, confiar en que Cristiano meta las contadas ocasiones de las que disponga. Cristiano ya no es autosuficiente, por lo que deben aparecer tanto Renato Sanches y Joao Mario como Nani para surtirle de balones en condiciones. Ronaldo sabe que no tendrá muchas más oportunidades para quitarse la espina de la final de 2004 y lograr por fin la hazaña que corresponde a su figura: la de ser quien dote a Portugal de su primer título de selecciones. Quién sabe si esta será la última.

Alineaciones probables Francia – Portugal (21:00h)

La victoria de Portugal al final de los 90 minutos se paga a 4.50

Francia vs Alemania - Football tactics and formations

Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*