La Portugal del futuro ante la Gales de siempre

Manager Fenando Santos of Portugal during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
25/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-FEI-160626-5183.jpg

Portugal está en semifinales y a estas alturas ya no engaña a nadie: es la Portugal que todos esperábamos. La Portugal de siempre. Una Portugal rígida y robusta, no especialmente creativa, que como sigue sin encontrar un nueve de garantías y tiene serios problemas para hacer gol, se limita a no asumir riesgos, tratar de resistir y pulsar su carácter épico para competir. A establecer un cerrojo atrás y a pedirle a Cristiano, Nani y cía que acaben obrando el milagro ofensivo. Es una selección lusa plenamente reconocible: una versión muy parecida a la que nos hemos acostumbrado a ver portando la camiseta granate durante el pasado lustro. Las características de los Pepe, Carvalho, Coentrao, Moutinho, Miguel Veloso, Meireles y cía han impuesto esa identidad a sus diferentes seleccionadores durante los últimos años. Es un discurso que le ha llevado quizá no a ganar, pero sí a ser casi siempre muy competitiva: es cierto que siempre le ha costado clasificarse, pero a la hora de verdad, salvando el descalabro de Brasil 2014, ha habido que sudar sangre para echarla. Es una Portugal que intimida.

Cristiano Ronaldo of Portugal applauds the fans and apologises to them at the end of the UEFA Euro 2016 match at Parc des Princes, Paris Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 18/06/2016
Portugal ya está en semifinales. Foto de portada: Focus Images Ltd

De los citados anteriormente, la gran mayoría rozan los 30 años y muchos los pasan sobradamente. Es una generación que poco a poco va tocando a su fin. Por fortuna para los aficionados portugueses, por debajo, el relevo está más que asegurado. Pocas selecciones tienen un futuro tan prometedor como la selección lusa. Los Raphael Guerreiro, Andre Gomes, Joao Mario, Renato Sanches, Bernardo Silva o Adrien Silva suponen una fuente de talento que dibuja un horizonte muy estimulante para la Portugal que se viene. Mas esa Portugal tendrá que ser otra Portugal, pues las características de su pujante generación definen una identidad completamente diferente. Son futbolistas de un perfil más creativo, técnico y asociativo, más optimizados con la iniciativa y el balón en los pies que con la línea guerrera y combativa de la generación de Pepe.

A Fernando Santos le ha tocado gestionar una época de cierto impasse entre ambas facciones. Varios de los pesos pesados de la generación de los 80 siguen rindiendo a un nivel tal como para no poder prescindir de ellos y a la vez una parte de ese talento joven está lo suficientemente maduro como para tirar de él en toda una Eurocopa. Uno podía esperar que, dados los antecedentes del exseleccionador griego, iba a apostar por potenciar los últimos coletazos de su vieja guardia, pero lo cierto es que en un principio ha ido abonando el terreno para la transición futbolística que, tarde o temprano, tendrá que afrontar Portugal. No ha escurrido el bulto y ha ido modificando algunos de los sólidos cimientos que venían sosteniendo a este combinado durante años. Se vio especialmente durante la fase de grupos: Fernando Santos construyó inicialmente una selección lusa sorprendentemente ofensiva, que basaba su juego en un ataque posicional ágil, dinámico y asociativo que nos cautivó por su frescura. Una Portugal mucho más cómoda con el balón en los pies, con una inédita capacidad para desbordar y generar ocasiones. Sin embargo, los encargados de transformarlas no estuvieron acertados y eso mermó su confianza. Qué es el fútbol sino un estado de ánimo y el combinado luso acabó la fase de grupos sin una sola victoria, francamente decepcionado e inseguro de sí mismo. ¿Si no habían sido capaces de lograr una sola victoria ante Hungría, Austria e Islandia, cómo iban a competir cuando llegaran los favoritos? Fernando Santos tuvo que dar marcha atrás. Asumió que este equipo aún no estaba preparado para un cambio de modelo tan radical. Les devolvió a aquello que conocían, a donde se sentían más cómodos.

Nani of Portugal (2nd left) celebrates scoring their first goal to make it Portugal 1 Iceland 0 during the UEFA Euro 2016 match at Stade Geoffroy-Guichard, Saint-Étienne, France Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 14/06/2016
La mezcla entre vanguardia y tradición de la plantilla lusa. Foto: Focus Images Ltd

Llegaron las eliminatorias y Portugal volvió a ser la de siempre. Ante Croacia y Polonia, volvimos a ver esa versión clásica del conjunto luso: un equipo de perfil más conservador, rígido ofensivamente y que apenas concedía riesgos. Sólido, pero pasivo. Que daba la impresión más de querer resguardar el empate que de apostar decididamente por la victoria. Mostrar esa versión hoy ante Gales supone incrementar las posibilidades de un rival que, sin el sancionado Ramsey, pierde muchísima capacidad de intimidación. Que el cuento de hadas de Bale y cía no nos engañe: Portugal es descomunalmente superior en términos de calidad individual a la selección de Coleman y un encuentro de ritmo bajo, sin ocasiones, en el que ambos jueguen a no perder es una mala noticia para Fernando Santos. En primer lugar, porque el hipotético caso de una tanda de penaltis es una victoria para los británicos: llevar a la lotería un encuentro tan desigual sería una hazaña. Y en segundo lugar, porque si el encuentro debe decidirse por detalles, quizá Gales tiene el arma individual más resolutiva de los dos para que estos se resuelvan a su favor. A Fernando Santos le interesa recuperar a la Portugal de la fase de grupos, pues esa es un arma mucho más dañina ante un repliegue como el galés. Le interesa que hoy se imponga la Portugal del futuro.

Parece difícil que la selección de Coleman pueda ser muy ambiciosa en su duelo de hoy. La cautivante versión de Gales que vimos ante Bélgica, con una capacidad de acumular balón y dañar en ataque posicional totalmente inesperada, no parece posible sin Aaron Ramsey. El futbolista del Arsenal pone ese chispazo dinámico y resolutivo a una selección que, Bale aparte, tiene nula capacidad de desborde. El enlace de Ramsey a Joe Allen es la clave que permite que el madridista no tenga que bajar a llevar el balón arriba para hacer gol, sino que el mediapunta rubio pueda recoger el pase del futbolista del Liverpool y Gareth pueda encargarse de definir. Su ausencia obliga casi automáticamente a que la selección vuelva a ser lo que le llevó a los cuartos de final: un bloque inexpugnable atrás que viva de los milagros de Bale. Ellos sí tendrán que ser la Gales de siempre.

Alineaciones probables Portugal – Gales (21:00h)

La victoria de Gales al final de los 90 minutos se paga a 4.00

Gales vs Belgica - Football tactics and formations
Posibles onces. Foto: sharemytactics
Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portadas: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*