Procedimientos abiertos contra Serbia y Albania

Champions League Draw

Se esperaba una respuesta de la UEFA a los incidentes que se produjeron anoche en el partido de la Fase de Clasificación para la Euro 2016 entre Serbia y Albania en Belgrado y ya conocemos cuáles serán los puntos sobre los que deberá pronunciarse el Comité de Control, Ética y Disciplina de la UEFA el 23 de octubre:

Procedimientos abiertos contra la Federación de Serbia (FSS):

– Lanzamiento de bengalas al terreno de juego (Artículo 16, 2b y 2c).

– Disturbios en las gradas (Artículo 16, 2h).

– Invasión de campo por parte de los aficionados (Artículo 16, 2a).

– Insuficiencia en las medidas tomadas a la hora de organizar el encuentro (Artículo 16).

– Uso de punteros láser (Artículo 16, 2d).

Procedimientos abiertos contra la Federación de Albania (FShF):

– Negarse a jugar el encuentro (Artículo 27).

– Muestra de pancartas y banderas prohibidas o ilícitas (Artículo 26, 2e).

Champions League Draw

La UEFA deberá resolver sobre este asunto y tomar medidas para el Albania-Serbia que supone un problema adicional.

El conflicto va más allá de los futbolístico: “Serbia y Albania llevan siglos jugando una partida de ajedrez. Y el tablero es Kosovo. En su momento, griegos y turcos jugaron una partida y el tablero era Chipre. Pero las banderas eran griegas o turcas. Con Kosovo, aunque ahora tengamos un estado reconocido por muchos países, sucede lo mismo. Un Serbia-Albania dejaba de ser un partido de fútbol para muchos y se convertía en una metáfora de la herida kosovar. Por eso la prensa informó que hinchas albaneses de Kosovo habían intentado llegar a Belgrado. Por eso las banderas en la grada recordaban que “Kosovo es Serbia”. Por eso la bandera de la discordia colgada de un dron, mostraba un mapa en el que Kosovo forma parte de Albania”.

Para conocer mejor el origen de la problemática entre serbios y albaneses, Toni Padilla ha escrito “El barro de de Kosovo en un estadio”.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Me atrevo a mojarme, y digo que la UEFA debería haber hecho todo lo posible por evitar el cruce entre ambas selecciones, sabiendo cuál es la situación sociopolítica, y cómo se encienden los ánimos con el fútbol.
Se puede decir incluso que lo que pasó se quedó en poco para lo que podría haber sido.
También se debería haber tenido en cuenta que el partido se jugaba en Belgrado, en el campo del Partizán, un club que antaño fue glorioso, pero que destaca actualmente por la radicalidad de una parte de sus seguidores.
Ahora queda ver qué sanciones les ponen a ambas federaciones, y bueno, sí, Albania se negó a jugar lo que restaba de partido, pero es comprensible. No sería precisamente “ético” que se les sancionara por eso.

Deja un comentario

*