Fue Yarmolenko

Yarmolenko se retiró lesionado. Foto: Focus Images Ltd.

En un Arena Lviv que reprodujo la escenografía de todos los grandes partidos que los clubes y selecciones ucranianas están disputando en los últimos tiempos -el Presidente de la República ondeando banderas escoltado por soldados del ejército mientras el himno nacional se canta en todo el estadio con los saludos militares abundando en las gradas-, el favoritismo local se cumplió a rajatabla, con el conjunto de Mikhail Fomenko arrollando a una Eslovenia pobre y desalmada, una caricatura del equipo que dieciséis años antes había superado al mismo rival tirando de espíritu y de garra. En la tarde en la que se esperaba a Yevhen Konoplyanka, fue Andriy Yarmolenko el que marcó las mayores diferencias: anotó el 1-0 tras un recorte que dejó rotos a tres defensores rivales e inició la acción del 2-0 atrayendo a todos los adversarios de su costado y lanzando a Fedetskiy una vez el lateral lo había doblado para que éste sirviera en bandeja el tanto a Seleznyov. En Eslovenia, nada de nada. Sólo Kevin Kampl asumió la responsabilidad en los últimos minutos, queriendo la pelota e intentando generar algo. A Josip Ilicic, ya sustituido en duelos anteriores y en evidente desencuentro con Srecko Katanec, ni se le vio ni se le esperó. Fue el primer cambio del técnico de Ljubljana, que ya lo había dejado en el vestuario tras una paupérrima primera parte en San Marino que acabó 0-0 en la última jornada de la liguilla regular. Muchos empiezan a pensar que la relación entre ambos se parece a aquella que, en pleno Mundial de Corea, desencadenó el fin de la generación dorada, con Zlatko Zahovic expulsado de la concentración y regresando a casa tras recordarle a Katanec que con el dinero que ganaba podía comprar todo el pequeño monte en el que el seleccionador residía cerca de la capital -y que les obligaba a subir corriendo regularmente en las sesiones de entrenamiento-.

UCRANIA 2-0 ESLOVENIA: PLANTEAMIENTOS INICIALES

Ucrania vs Eslovenia - Football tactics and formations

A Katanec no le salió bien nada. Samir Handanovic estuvo poco afortunado en la salida previa al primer gol, y Jan Oblak lo observó desde el banquillo. El 4-4-2 en rombo dejó las bandas libres y dibujó autopistas que Shevchuk y Fedetskyi recorrieron agradecidos (el 2-0 tiene mucho que ver con el mapa de posiciones). Kevin Kampl nunca tuvo capacidad de hacer daño cerca del área y tampoco pudo dar la salida pretendida a la pelota, ya que Krhin estuvo terriblemente impreciso y era imposible asociarse con nadie. Ante semejante panorama, el 2-0, que es un drama en cualquier eliminatoria a doble partido en el que cuente el valor doble de los goles anotados en campo contrario en caso de empate, pareció un castigo aceptable para una Eslovenia que podría haber regresado a casa ya eliminada y humillada. Necesitará el pequeño país balcánico que Maribor ejerza esa magia tan particular que la ha hecho ser elegida como sede de la repesca (las razones se desconocen, pero los resultados del equipo nacional son mucho mejores cuando juega como local en Ljudski Vtr que cuando lo hace en Ljubljana). Fomenko recuperará al sancionado Stepanenko, por lo que podrá plantear un centro del campo más sólido que el muy atrevido que le vimos en Lviv, con un hombre de mayor vocación ofensiva como Rybalka actuando de pivote. Era ésta la eliminatoria más decantada de todas a priori y lo fue también a posteriori tras haber observado los cuatro partidos de ida

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*