Una oportunidad histórica

Noruega Foto: John Christian Fjellestad

Ese disparo de falta de Selçuk que extasió a Turquía supuso un mazazo para Hungría. Varios días después de cerrar su participación en la primera fase de clasificación y a pesar de no competir en el mismo grupo que los húngaros, el golazo de Inan tuvo un impacto a centenares de kilómetros de distancia, donde también se lamentaba la victoria de Kazajistán en Letonia, tan importante como el triunfo otomano. ¿Quién se iba a imaginar que un gol de un mediocentro kazajo en Riga en la lucha por el honor y la última plaza del Grupo A iba a dejar a los magiares fuera de la Eurocopa? Hungría se pasó dos días sufriendo al frente del televisor, rezando para que España no perdiera en Ucrania y que Letonia les hiciera un favor ante Kazajistán para que no importase lo que sucediera en el partido de Turquía. No les salieron los números y se perdió la oportunidad de ir a la Eurocopa de forma directa como la mejor tercera de grupo. Nunca fue tan amargo disputar una repesca desde que Hungría dejó de ser grande.

También Noruega soñó con clasificarse para la Eurocopa sin necesidad de la repesca cuando Tettey anotó el 0-1 en el Olímpico de Roma, en la última fecha de la fase de grupos. Sin embargo, Italia reaccionó a tiempo y remontó en los últimos 20 minutos de partido para atajar las críticas a la Azzurra, que no ha convencido a lo largo de la fase de clasificación. Pero se ha clasificado, a diferencia de una Noruega que ha terminado en la repesca, donde se puede considerar afortunada porque el sorteo la emparejó con el rival más débil entre los cabezas de serie. Después de la decepción que supuso acariciar la Eurocopa con la yema de los dedos y quedarse fuera de forma provisional, el emparejamiento permite soñar a ambos países con regresar a una gran cita.

Tettey estuvo muy cerca de evitar la repesca. Foto: Focus Images Ltd.
Tettey estuvo muy cerca de evitar la repesca para Noruega. Foto: Focus Images Ltd.

El fútbol húngaro se encuentra en una crisis profunda, pero asimismo se ha aprovechado de la horrible fase de clasificación de Grecia para acercarse a su primer gran torneo desde el Mundial de 1986. Los magiares no juegan una Eurocopa desde 1972, por lo que muchos magiares solo han visto a su país competir en competiciones internacionales a través de las cintas de vídeo. Hungría, de hecho, carece de grandes referentes a nivel futbolístico y por este motivo en los últimos tiempos el país parece más interesado en evocar ese pasado glorioso que precedió un presente tan oscuro. Así pues, hace doce meses las únicas camisetas serigrafiadas de la selección húngara que uno podía encontrar en Budapest eran las de Puskas, con el dorsal número 10. Esas camisetas históricas y el vídeo de la histórica goleada en Wembley de 1953 eran productos fáciles de encontrar en comercios que incluso no estuviesen especializados en la venda de reliquias futbolísticas. Al mismo tiempo, Hungría ha construido nuevas infraestructuras (sobre todo estadios) con el objetivo de mejorar a largo plazo, y también presume de varios proyectos ambiciosos como la Academia Puskas o el exigente plan del Ferencvaros, gran dominador del fútbol magiar esta temporada.

Puskás Hungría MarcadorInt
Camiseta de Puskas expuesta en una de las calles principales de Budapest en julio de 2015. MarcadorInt

Pero faltan futbolistas. Tanto jugadores maduros de nivel como un relevo que genere ilusión y obligue a los más veteranos a dar un paso atrás en la selección. No dispone de mucho material Bernd Storck, que reemplazó a Pal Dardai al frente del combinado nacional después de que firmara de forma permanente por el Hertha. Storck cuajó un buen Mundial sub-20 con una de las mejores camadas magiares en los últimos años, a la que dio rendimiento sin que fuese ninguna maravilla en lo que constituye su principal aval. Pero tres veteranos de guerra continúan al frente de la selección. Gabor Kiraly sigue defendiendo la portería húngara con 39 años y cumplirá su partido número 100 con la selección este jueves; Juhasz es una pieza clave en el eje de la defensa a sus 32 años tras su regreso a la liga nacional (aunque se perderá la ida por sanción); y se espera que Zoltan Gera siga marcando diferencias con 36 años. De los 26 futbolistas convocados por Storck, la mitad juega en el campeonato magiar y varios de los que militan en ligas extranjeras (Stieber, Megyeri, Bogdan, Stieber o Szalai) apenas han disfrutado de minutos este curso. La esperanza húngara pasa porque Balazs Dzsudzsak asuma el liderazgo que se espera del futbolista más desequilibrante (por regate y golpeo por la banda izquierda) y aprovechar el dulce momento de dos de sus futbolistas más en forma. Krisztian Nemeth ha terminado la temporada marcando goles en la MLS y Nemanja Nikolic ha anotado 16 dianas en 15 partidos con el Legia de Varsovia en liga. Son dos jugadores habitualmente secundarios pero cuya inspiración Hungría no debe desperdiciar.

“Estoy contento porque los noruegos nos miran por encima del hombro. Tenemos muchísima confianza en nuestras opciones y queremos sorprenderles”. Balasz Dzsudzsak.

Nemeth ha jugado a buen nivel esta temporada en la MLS. Foto: brent flanders.
Nemeth ha jugado a buen nivel esta temporada en la MLS. Foto: brent flanders.

El caso de Noruega es distinto. El equipo nórdico compitió a buen nivel en un grupo complicado con Italia y Croacia y afronta el play-off con cierta ilusión. A diferencia de Hungría, que se ha encontrado con esta oportunidad gracias a la entidad de sus rivales y un cúmulo de circunstancias, la selección noruega cuenta con un elenco de futbolistas jóvenes que ya destacó en el Europeo sub-21 de hace un par de temporadas. El país ha depositado muchas esperanzas en que sigan progresando y se conviertan en un equipo asiduo en las grandes citas. Dos tercios de su convocatoria para el play-off (16/24) nació en 1990 o más tarde, lo que refleja la juventud de la vigente generación noruega. Aunque cuenta con un hándicap importante: a Noruega le falta gol. Tettey, mediocentro defensivo, ha sido el máximo anotador en la fase de grupos con tres goles. De hecho, estos tres tantos lo sitúan como el futbolista con más dianas con la selección entre todos los convocados para esta eliminatoria. Y precisamente si algo le puede costar a Noruega es generar ocasiones ante un rival que se le encierre, con la excepción de las jugadas a balón parado ejecutadas por Johansen.

Ningún delantero convence a Hogmo y Alexander Soderlund no es capaz de plasmar sus buenas cifras con el Rosenborg (45 goles en los dos últimos años entre todas las competiciones). En cambio, los desequilibrantes extremos (Helland y Elyounoussi) pueden tener un protagonismo importante como revulsivos en un once bastante asentado en el combinado nórdico a la espera de que Markus Henriksen castigue a Hungría con sus incorporaciones por sorpresa desde la segunda línea. El mediapunta del AZ Alkmaar tenía ocho años cuando Noruega disputó su último gran torneo, la Eurocopa del 2000. En sus piernas puede estar la próxima.

Alineaciones probables: Noruega-Hungría, 20:45h

La victoria de Noruega con menos de 2,5 goles en el partido se paga a 3.50 euros en bwin

Noruega vs Hungria - Football tactics and formations

Las cuota mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: John Christian Fjellestad

Related posts

3 comments

Una duda: No me queda claro en el artículo cuándo se produjo el relevo de seleccionado de Hungría. ¿Fue entonces antes de que se jugaran los últimos partidos? Respecto a los equipos, confiaba en Hungría más que en Noruega (si el por ahora sobrevalorado Odegaard llegó a destacar es que Noruega anda muy escasa de efectivos). Pero leo esto y veo que Gera y sobre todo Kiraly siguen jugando y ya me entran dudas. Va a ser una eliminatoria algo underground pero muy interesante.

En verano Pal Dardai firmó por el Hertha de forma permanente porque hasta entonces compaginaba sus tareas en el club alemán con la selección. Aprovechando el buen papel de la sub-20 húngara, promocionaron a Storck y ya dirigió los últimos 4 partidos de la fase de grupos.

El gran problema de Noruega sobre todo está en la delantera. Le cuesta horrores marcar goles si no son a balón parado, aunque tienen un equipo que les va a permitir crecer en el futuro.

Deja un comentario

*