Una Suiza en tensión aterriza a la por fin tranquila Lille

The players of Switzerland celebrate during the UEFA Euro 2016 match at Parc des Princes, Paris, France.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
15/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-FEI-160615-5238.jpg

Lille parece un lugar nuevo desde que los apasionados hinchas ingleses, galeses, rusos y eslovacos dejaron la ciudad. Ha recuperado buena dosis de su melancólico romanticismo y de su idílica inocencia. Los céntricos establecimientos que habían cerrado durante estos días por miedo a sufrir desperfectos vuelven a abrir, la presencia policial se ha disminuido enormemente y uno puede pasear por fin con tranquilidad por Gare Lille Flandres sin la sensación de continuo alboroto, jaleo y violencia de los días anteriores. Hasta se bromea con el civismo de los aficionados suizos – mi compañero de piso me comenta entre risas que el mayor altercado que ha creado un hooligan suizo jamás es tirar una colilla al suelo – que dotan de colorido a los cafés y terrazas del norte de Francia con sus atruendos rojos pero apenas alzan la voz. Lille vuelve a ser una ciudad de paz.

Stade Pierre-Mauroy, Lille. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.
Stade Pierre-Mauroy, Lille. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

Lille amanecerá hoy – temprano, pues a eso de las 4.30 ya es de día en esta región del oeste de Europa y el cantar de los pájaros impide conciliar el sueño a los que trasnochan escribiendo previas – y con toda seguridad con su sempiterna lluvia para albergar su tercer encuentro de esta Eurocopa: el Francia – Suiza. No se puede decir que la ciudad esté impregnada de entusiasmo colectivo por la selección local. La pasión, el colorido, el ambiente festivo lo importan los aficionados que van visitando temporalmente la ciudad mientras acompañan a su equipo. No existe por las calles una sensación de que el país ande excesivamente excitado por las posibilidades de los suyos. Incluso los partidos de rugby concentran más fervor popular local que el combinado nacional. Salvo en los días de partido, donde los grupos de jóvenes se reúnen en la fanzones ataviados con los colores de Francia, apenas se ve por la ciudad muestras de apoyo a su selección. La impresión es que el país se encuentra tan divido en torno a diferentes cuestiones de la vida política que es francamente difícil que el fútbol lo cosa y genere una unidad transversal. Simon, un chico de Rennes de 22 años que trabaja como voluntario en la Eurocopa pese a que no cobra un duro por ello, rompe un poco con ese esquema. Apasionado por Laurent Blanc, con teorías muy convincentes para respaldar su trabajo tanto en Francia como en Paris, confía plenamente en las posibilidades de los suyos. “Ok, no somos los mejores, pero somos los que más queremos ganar. Deschamps le ha transmitido ese carácter que tenía como jugador a esta selección plagada de jóvenes”, me comenta.

Pues, a día de hoy, quizá es a eso a lo que pueda agarrarse la selección de Francia: a la frescura de sus jóvenes y a la pasión competitiva de un grupo que se ha fortalecido en torno a los diferentes varapalos que ha ido sufriendo mientras se preparaba para tratar de hacer un buen papel en su propia casa. Si nos agarramos al juego, lo mostrado no nos permite ir más allá. Deschamps no da con la tecla en el centro del campo – Matuidi, Pogba, Kanté parece una combinación algo redundante y carente de un perfil más asociativo que los complemente- y sólo el algo más veterano Payet está respondiendo con contundencia entre esa amalgama de jóvenes y frescos atacantes galos. Con el pase a octavos en el bolsillo, el encuentro ante Suiza es una oportunidad de seguir evolucionando en la idea colectiva y tratar de que sus cracks vayan aterrizando en la competición. Francia los necesita.

Hugo Lloris. Foto: Kristian Kane/Focus Images Ltd.
Hugo Lloris. Foto: Kristian Kane/Focus Images Ltd.

El Shaq Attack revoluciona Suiza

La selección helvética atraviesa una situación similar. Sus resultados – casi con total seguridad incluso perdiendo estarán en octavos -son muy superiores a las sensaciones transmitidas. Y afronta este partido ante Francia envueltos en la tensa polémica que provocaron las explosivas declaraciones de Xherdan Shaqiri antes del partido ante Rumanía. Furioso tras no ser nombrado uno de los tres capitanes – Lichtsteiner, Behrami y Xhaka fueron los elegidos – encendió la mecha de la controversia preguntándose en voz alta: “¿qué pasa si Kosovo me quiere de capitán? ante las cámaras de los medios locales. El futbolista del Stoke nació en el país balcánico y dada su reciente inclusión por la FIFA podría vestir la camiseta de Kosovo pese a haber sido internacional 79 veces con Suiza. El bautizado como “Shaq Attack” divide el país en torno a si debe o no ser expulsado del once: en una encuesta del importante periódico Blick, un 55 % de los votantes piden su suplencia. Pese a todo, Petkovic le ha quitado importancia y ha salido en defensa de su estrella elogiando su implicación defensiva en el presente torneo. “Debe seguir así.”, ha dicho.

Fans of Switzerland during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 11/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-160611-0410.jpg
La afición de Suiza en el Stade Bollaert-Delelis. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

Uno de los grandes alicientes del encuentro será comprobar si Petkovic le otorga por fin el testigo de la delantera a Breel Embolo. Seferovic no ha estado especialmente acertado de cara al gol en los dos primeros partidos de la Euro y cada vez es mayor el clamor que pide la entrada del estimulante jugador del Basel a la titularidad. Incluso los aficionados suizos han compuesto cánticos para animar a su joven delantero.  Además, futbolistas importantes como Schär, Behrami o Xhaka se encuentran a una amarilla de perderse la eliminatoria de octavos, pero ya ha dicho el seleccionador suizo que hasta no estar matemáticamente clasificados no piensa reservarse nada. Tras el reciente 2-5 del pasado Mundial, Suiza quiere redimirse ante sus vecinos.

La victoria de Francia se paga a 1.87 en bwin

Suiza vs Rumania - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*